LA GRAN FARSA DEL SIGLO XXI: TEORÍA DEL CALENTAMIENTO GLOBAL ANTRÓPICO .-

Hay periodos en la historia de la tierra en que teníamos tres veces mas CO2 del que tenemos hoy, períodos en que teníamos hasta diez veces más, sin que cataclismo alguno sobreviniera al planeta. Es más el CO2 es y ha sido siempre un gas benigno e imprescindible para la vida vegetal y el ecosistema vegetal-animal en este orbe, siendo el principal proveedor de vida y oxígeno, desde hace miles de millones de años en la Tierra.

La premisa básica que tienes que tener clara, es que la opinión sobre un calentamiento global de origen antropogénico tiene muchas fallas y vacíos científicos.

TEORÍA (PUFO): CALENTAMIENTO GLOBAL ANTRÓPICO.-

El “supuesto consenso científico” (que no es tal), es que el calentamiento global es causado por las actividades humanas (antrópico). Un pufo de dimensiones pantagruélicas…

Esta teoría apocalíptica no es sino el producto de una “industria activista del calentamiento global” auspiciada por una determinada “Agenda de las Élites Globalistas”, impulsada por “fanáticos ambientalistas / ecologistas”, supuestamente antiindustrialistas; y elevada dicha teoría al altar de los dogmas, gracias a los intereses monetarios de “mal llamados científicos”, que buscan financiación a toda costa para sus pseudoinvestigaciones (para cualquier estudio apocalíptico que alimente el mito, siempre hay pasta a mansalva); y finalmente, de los “medios de desinformación (mass media)”, quienes crean y bombardean a diario en sus telediarreos, panfletos y demás polintoxicaciones (a un desinformando receptor), acerca de toda suerte de dramáticos escenarios y/o mitos y/o consecuencias nefastas relacionadas con el Clima; disuadiendo a la población en general y a la comunidad científica en particular, de admitir que es una farsa o incluso de debatir sobre ello; y lo que es peor: e incluso demonizando a quienes disentimos de tal paranoia.

Otros culpables y/o divulgadores de la farsa, son los políticos y los ambientalistas y especuladores financieros occidentales que promueven el uso de costosas formas de energía limpia en África, como los paneles solares y la energía eólica (de la que curiosamente son accionistas: caso Al Gore); en lugar de otras alternativas. Pero más aberrante si cabe, resulta que sólo los combustibles fósiles son el mismo demonio, si eres un país subdesarrollado, claro está (los del G8, tienen barra libre); en función de no permitir llevar a África y otras zonas deprimidas la industrialización.

REALIDAD : 31.000 CIENTÍFICOS EN TODO EL MUNDO, INCLUYENDO PREMIOS NOBEL, LO NIEGAN.

Si el CO2 tiene un impacto tan grande y drámatico sobre el clima, lógico sería que deberíamos poder apreciarlo en las reconstrucciones climáticas. Pero no es así, contrariamente a la pseudoinformación con la que te han bombardeado a todas horas.

Sin embargo, no es así…”

Gráfico de Risa defenido por el Panel Gubernamental de Calentólogos de la ONU (IPCC): No científico.
Ninguno de los cambios climáticos de los últimos mil años puede explicarse con relación al CO2. Tal cual…

“No existe evidencia científica de que el CO2 determine el clima. En el pasado nunca lo ha hecho. Las emisiones atribuibles al ser humano sólo representan en 0,28 % del total de CO2 que llega a la atmosfera con carácter anual”

Y toda ecolubración al respecto no es sino pseudociencia con un propósito bien definido en el que más adelante profundizaré: inicialmente se la conoció como Agenda 21, pero ahora (en una versión más aberrante), se la conoce como Agenda ONU 2030″ (*)

EVIDENCIAS CIENTÍFICAS.-

El consenso científico abrumador representado por 31.000 científicos climatólogos aportan evidencias que refutan la teoría predominante sobre el calentamiento global producido por el hombre:

  1. Mediciones del nivel de dióxido de carbono atmosférico y del cambio de temperatura desde 1940. Los niveles de CO2 atmosférico han ido en continuo aumento desde 1940, cuando la temperatura global iba en disminución, y no fue hasta 1975 cuando ésta comenzó a aumentar continuamente hasta nuestro días, lo que supone que en realidad el CO2 no es el causante directo del aumento de temperatura global.
  2. Variaciones en la temperatura de la atmósfera. Los científicos dicen que todos los modelos sobre un aumento de temperatura causado por los gases de invernadero predicen que el mayor rango de temperatura en la atmósfera se halla en algún punto de la tropósfera, volviéndose más fría a medida que se acerca a la superficie de La Tierra. Sin embargo, los registros de los satélites y globos meteorológicos no respaldan estos modelos, más bien muestran que la temperatura de la atmósfera cercana a la superficie es mayor o igual a la de la tropósfera.
  3. Relación entre el CO2 atmosférico y el cambio de temperatura global. De acuerdo con los científicos excépticos, el incremento de CO2 tiene un retraso de más de 100 años detrás del aumento de temperatura global. Con ello queda manifiesto que al aumento de temperatura global le sigue un aumento en los niveles de CO2 y viceversa; y no de ocurre de manera opuesta como afirma la (pseudo) teoría de los gases de invernadero. Esto se debe a que cuando la temperatura desciende, los mares se enfrían absorbiendo el CO2, y lo liberan cuando la temperatura asciende, pero ya que el océano es inmenso, le toma varios cientos de años seguir los cambios de temperatura de la atmósfera y liberar o atrapar el CO2, provocando un cambio en los niveles de CO2 atmosférico.
  1. Influencia del vapor de agua en el cambio climático. De acuerdo al consenso, el vapor de agua conforma el 95% de todos los gases de invernadero, siendo así el que más afecta la temperatura terrestre, y no el CO2, que apenas conforma el 0.054% de toda la atmósfera terrestre.
  2. Cantidad de CO2 producido por el hombre. El grueso de científicos asegura que de ese 0.054% de CO2 que se halla presente en la atmósfera, los humanos son responsables de menos del 1%, más concretamente el 0,28 %; siendo los océanos, por mucho, los principales emisores de dióxido de carbono, y luego los volcanes, las plantas y los animales. Los humanos producen no más de 6.5 gigatones de CO2 al año, mientras que solo los animales y las plantas producen unos 150 gigatones. Por tanto, se concluye que las emisiones humanas de CO2 nunca podrían ser la causa del calentamiento global.
  1. Influencia del Sol sobre el cambio climático: teoría de la variación del Sol. Esta teoría sobre el calentamiento global , defendida consensualmente, afirma que la actividad solar está directamente ligada a los cambios climáticos. Los datos muestran una concordancia muy exacta entre las mediciones de la actividad solar y el cambio de temperatura global; y evidencia que el presente y continuo calentamiento global se debe a un aumento de la actividad solar en las últimas décadas. Este hace que los vientos solares sean más intensos y desvíen la radiación cósmica que llega a La Tierra desde el espacio, provocando una disminución en la formación de nubes, las cuales según el documental, nos protegen de gran parte de los rayos solares que calientan La Tierra. Sin embargo el film asegura que el efecto de las nubes no puede ser exactamente simulado por los científicos a fin de predecir patrones climáticos futuros y sus efectos en el calentamiento global.
    Así se llega a la conclusión de que la actividad solar tiene una influencia inmensamente mayor sobre el cambio climático que cualquier otra acción realizada por el hombre.
  2. Anteriores episodios de calentamiento. Los científicos afirman que el calentamiento global no es un fenómeno para nada inusual, como lo pretenden hacer parecer los medios (falsa y alarmistamente); y que incluso La Tierra ha alcanzado temperaturas mucho mayores a las actuales durante el período cálido medieval, un periodo de gran prosperidad en Europa.

INTERESES DETRÁS DE LA FARSA.-

Una vez explicado el pufo sobre el calentamiento global, otro de los aspectos básicos para entender la raíz del engaño, son las razones que existen detrás de dicha farsa y que comprometen la integridad de la investigación climática. Son de muy diversa índole: intereses políticos, financieros e ideológicos. Veamos:

EL IPCC: UN PANEL INTERGUBERNAMENTAL CORRUPTO UNTADO PARA DAR APARIENCIA DE “CIENCIA” A LOS FANTASIOSOS PARADIGMAS DEL MITO DEL CALENTAMIENTO GLOBAL (FAKE).
EL IPPC NO ES SINO UN CONGLOMERADO DE BURÓCRATAS Y POLÍTICOS DEPENDIENTES DE LA ONU (NO CIENTÍFICO) QUE LANZA LOS DOGMAS APOCALÍTICOS QUE LOS BORREGOMATRIX Y LOS MASS MIERDA REPITEN SIN CESAR…
  1. Mayor financiación para investigaciones climáticas. Los gobiernos de todo el mundo han incrementado la financiación para cualquier investigación científica relacionada al (pufo) del calentamiento global; como producto del miedo inducido a la población por sus consecuencias futuras, convirtiéndolo en “una de las áreas de la ciencia mejor financiadas. Esto hace que la mayoría de científicos en el mundo busquen una manera de ligar sus investigaciones particulares al calentamiento global en busca de una o una mayor financiación, y sigan creando historias dramáticas que requieren más investigación.
  2. Otros intereses financieros. No sólo los científicos, sino millones personas en todo el mundo, dependen de esta farsa para asegurar sus ingresos financieros, gracias a los cientos de miles de empleos creados y subsidiados en el área científica, gubernamental y mediática que giran en torno al calentamiento global producido por el hombre.
  3. Supresión de las ideas disidentes. El concepto de un calentamiento global causado por el hombre es promovido con una ferocidad e intensidad similar al fanatismo religioso. Los científicos que se oponen a esta opinión son tratados como herejes y corren el riego de persecuciones, amenazas, muerte y daños a su reputación y a sus carreras, que dan como resultado el desconocimiento de la población en general de las teorías disidentes al calentamiento global antropogénico. Tal es el caso de Tim Ball, profesor retirado de la universidad, quien afirma en el documental y en otras publicaciones que ha recibido amenazas a muerte por sus afirmaciones contrarias sobre el calentamiento global.
  4. Influencia anticapitalista. Muchos activistas ambientalistas apoyan la teoría del calentamiento global antropogénico por su apego emocional e ideológico a las creencias anticapitalistas, oponiéndose al desarrollo económico, la globalización, la industrialización y a los Estados Unidos; algunos por zoquetes (ignorándolo), y otros a sabiendas.
  5. El papel de los políticos. El punto de vista sobre un cambio climático antropogénico, fue promovido (en sus inicios) por la Primera Ministra Británica, la conservadora Margaret Thatcher, a fin de promover la energía nuclear y reducir el impacto de las huelgas en la industria estatal de carbón por parte de Unión Nacional de Mineros en Gran Bretaña.
  6. El papel de la industria. Muchos científicos entrevistados afirman haber sido acusados de aceptar sobornos de las industrias privadas — tales como las de gas, aceite, y carbón —, por la idea de que son estas mismas industrias las que promueven teorías disidentes al consenso científico. Estos científicos niegan las acusaciones y dicen que no tienen fundamento.
  7. Oposición al desarrollo de África. Escritores y economistas dicen que la campaña ambientalista busca matar el sueño africano de alcanzar el desarrollo. Así las formas de energía renovable, no son sino como una “experimentación lujosa”, útiles para los países ricos que pueden costearlas, pero nunca para África. Como ejemplo de esto, una clínica de salud en Kenia con dos paneles solares, no proveen la suficiente energía eléctrica para que funcionen el refrigerador médico y las luces al mismo tiempo.
    La idea de restringir a los países más pobres del mundo a usar fuentes de energía alternativas es “el aspecto más moralmente repugnante de la campaña del calentamiento global.”
  8. Falso consenso científico. El consenso científico “dogmático sobre el calentamiento global en realidad no existe. Es mentira que “2,500 de los mejores científicos” respalden el reporte sobre el calentamiento global hecho por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC); un panel de corruptos, políticos y pseudocientíficos, que sólo está ahÍ para mantener la FARSA (previo suculento pago, en forma de sobornos y subvenciones millonarias).
  9. De hecho, el reporte incluye muchos políticos y no científicos, e incluso disidentes que solicitaron borrar sus nombres del reporte, pero se rehusaron. Tal es el caso de Paul Reiter, del Instituto Pasteur, quien sin tener éxito tomó acciones legales para eliminar su nombre del reporte, protestando que el IPCC no consideró su opinión profesional.

LA PERVERSA AGENDA GLOBALÍSTICA – EUGENÉSICA DETRÁS DE ESTA FARSA.-

Para saber algo más sobre esta Agenda, es preciso que leáis y visionéis previamente la info que os dejo a continuación: https://elcojoneroblog.com/2019/11/28/la-agenda-2030-de-las-naciones-unidas-decodificada-es-un-plan-para-la-esclavitud-global-de-la-humanidad-bajo-el-control-de-las-corporaciones/

ANUNCIO DEL PAPA JESUÍTA MASÓN LUCIFERINO SOBRE
LA AGENDA ONU-VATICANO 2030

Es la historia de los países desarrollados invocando el miedo a desastres climáticos para evitar el progreso industrial en el mundo en desarrollo.

AL GORE: EL PRIMER GURÚ APOCALÍTICO USADO DE TÍTERE DE LA AGENDA GLOBALISTA
MEGA ESTAFA DE MILES DE MILLONES DE EUROS CADA AÑO, REPERCUTIBLES A TODOS LOS BORREGOMATRIX EN CADA PAÍS DEL MUNDO

Nos dicen que debemos preocuparnos porque el clima de la tierra esta cambiando. Pero el clima de la tierra siempre esta cambiando. El la historia del planeta, ha habido infinidad de épocas en las que hacia mas calor y mas frió que hoy”

EL IMPACTO DE LA ACTIVIDAD HUMANA EN RELACIÓN CON EL INCREMENTO DE CO2 EN EL PLANETA ES RÍDICULA: SÓLO UN 0,28 %

Si el CO2 no determina el clima, entonces ¿que lo hace?. Hay que mirar al Sol...

VER DOCUMENTAL A CONTINUACIÓN:
EL DOCUMENTAL MÁS CENSURADO EN INTERNET

LA GRAN MENTIRA DEL CO2 y SUS FINANCIADORES / PROFÉTAS.-

LOS ORÍGENES DE LA FARSA: LOS ROCKEFELLER.-

La campaña #ExxonKnew se lanzó en 2015 después de que se publicaron una serie de artículos acusando a ExxonMobil de estudiar en secreto el cambio climático y al mismo tiempo negar la ciencia climática. Esos artículos dieron inicio a una agresiva campaña de activistas, que incluye una compleja operación de medios sociales y tradicionales, y una agresiva estrategia legal, todo dirigido a convencer a los funcionarios públicos para que investiguen y procesen a la compañía.

¿Qué tienen en común todos estos componentes, desde los artículos originales hasta la investigación académica y los grupos de activistas? Todos han sido financiados por los Rockefeller, una familia adinerada que debe sus riquezas a la misma compañía que ahora está tratando de destruir.

SI BIEN LA FAMILIA ROCKEFELLLER FUE LA IDEÓLOGA Y PRECURSORA DE ESTA AGENDA, HOY EN DÍA EL ENCARGADO DE IMPLEMNTARLA ES GEORGE SOROS.




Financiación de la investigación “revisada por pares”

En 2013, Rick Heede, jefe del Instituto de Responsabilidad Climática (CAI), financiado por Rockefeller, tomó la iniciativa al escribir artículos de revistas académicas para impulsar la campaña. Se asoció con Naomi Oreskes, miembro de la junta directiva de CAI y profesora de Harvard para escribir una serie de documentos académicos que atribuyesen las emisiones de gases de efecto invernadero a compañías específicas, de una manera que distorsione enormemente las contribuciones de las compañías: la investigación esencialmente culpa las emisiones de los consumidores a las compañías que producen las materias primas para esos combustibles. A Oreskes se le atribuye haber concebido la Conferencia de La Jolla y ha admitido haber presentado su trabajo al personal de varias oficinas de los Fiscales Generales junto a Sharon Eubanks, quienes encabezaron el enjuiciamiento de la industria del Tabaco.

Llevando los esfuerzos de Heede un paso más allá, Oreskes y su colega de Harvard, Geoffrey Supran, publicaron más tarde un estudio acusando a ExxonMobil de engañar al público sobre el cambio climático. El estudio ampliamente criticado fue financiado por el Rockefeller Family Fund.

Financiamiento “Periodístico”.-

En septiembre de 2015, InsideClimate News (ICN) publicó el primer artículo de su serie #ExxonKnew, acusando a la compañía de realizar investigaciones internas sobre el cambio climático, mientras promocionaba externamente una campaña que negaba su existencia. Unas semanas más tarde, Los Angeles Times publicó una investigación casi idéntica realizada por estudiantes de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia.

David Kaiser del Rockefeller Family Fund y Valerie Rockefeller Wayne del Rockefeller Brothers Fund más tarde admitieron que financiaron el programa Columbia con el propósito explícito de escribir las piezas originales #ExxonKnew. Solo el CIE recibió más de $ 1.2 millones desde 2014 de Rockefeller Brothers Fund y Rockefeller Family Fund. De hecho, Michael Northrup, director del programa de donaciones para el Desarrollo Sostenible en RBF, “proporcionó la subvención inicial que inició InsideClimate News en 2007“, y RBF sigue siendo un “financiador central” hasta nuestros días.

EN SUS CRÉDITOS PODEMOS APRECIAR QUIÉN ES EL PAGANINI DE LA FIESTA: La Fundación McKnight desea expresar su gratitud a todos los que contribuyeron a la producción de este video, incluidas las muchas organizaciones y miembros de la comunidad con los que trabajamos para crear un planeta más justo, creativo y abundante.

Eón
Damir Bosnjak en Unsplash
Centro Tyrone Guzman
Amigos del rio Mississippi
Fuma Gaskiya
Fundación Iniciativa
Molly Miles
Northside Funders Group, Bruce Silcox
Fundación Northland, Joe Rossi Photography LLC
Poder de minnesota
Compañía de Danza Ragmala
La universidad de rockefeller
La confianza para la tierra pública

Patrick Moore, expresidente de Greenpeace: “El calentamiento global es la mayor estafa de la historia”

En una entrevista a ‘SiriusXM’, el propio exdirector de Greenpeace explicó que la catástrofe climática es “estrictamente una campaña de miedo” llevada a cabo por “científicos corruptos“. LaSexta.com | Madrid | 11/03/2019

https://www.google.com/url?sa=i&url=https%3A%2F%2Fwww.lasexta.com%2Fnoticias%2Fsociedad%2Fpatrick-moore-expresidente-greenpeace-calentamiento-global-mayor-estafa-historia_201903115c8635ac0cf2b793325f8871.html&psig=AOvVaw2hgm5WPfpGYij1yzLiL
Patrick Moore, exdirector de Greenpeace
Patrick Moore, exdirector de Greenpeace | Youtube

El exdirector de la ONG Greenpeace y ahora lobbista de la industria nuclear, Patrick Moore, ha declarado en una entrevista a la cadena de radio ‘SiriusXM’ que el calentamiento global es “un engaño y la mayor estafa de la historia” que se ha “apoderado del mundo científico”.

Asegura además que está impulsado por científicos “corruptos enganchados a subvenciones gubernamentales”.

Moore explicó en el programa ‘Breitbart News This Night’ que los que aseguran que el cambio climático es una realidad se están aprovechando del miedo y la culpa para controlar las mentes y las carteras de las personas.

¡El CO2 es el alimento de la vida! No es contaminación. La catástrofe climática es estrictamente una campaña de miedo. Bueno, miedo y culpa. Los científicos intentan producir más miedo para que los políticos puedan usarlo para controlar la mente de las personas y obtener sus votos. Así muchos podrán decir:”Oh, este político puede salvarme””, concluye.

Pese a que de momento la ONG no se ha pronunciado al respecto, sí lo hizo hace unos días cuando Moore calificó a la representante demócrata de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, de “imbécil pomposa” e “hipócrita” por pedir que se redujera la producción de combustibles fósiles.

Patrick Moore formó parte de la organización desde la década de los 70 hasta 1986. Desde entonces pasó a promover posiciones antiambientales, al ver negocio en ellas, como la tala de árboles, la energía nuclear, el salmón de cultivo o la minería al mando de empresas como Monsanto, Weyerhaeuser y BHP Minerals, a las que Greenpeace ha expuesto por delitos ambientales. Ahora es un consultor de relaciones públicas de la industria nuclear gracias a su firma Greenspirit Strategies.

Ante estos hechos Greenpeace emitió un comunicado alegando que la opiniones de Patrick Moore “no tienen nada que ver con Greenpeace” y que él no es más que un “cabildero pagado” por la industria nuclear que no representa a la asociación.

ESTADO DE MIEDO.-

Desde hace unos años están desapareciendo los más grandes y peligrosos escépticos. Parecía casualidad… Hasta que ahora un calentólogo llamado Peter Wadhams denuncia que estan matando a científicos vendidos que asustan por el timo del deshielo ártico. Por esta estafa del calenta-miento pagamos el doble en el recibo de la luz y sirve para que legislen abusivamente sobre los borregomátrix pagaimpuestos.

Son además jóvenes y mueren en extrañas circustancias, según Wadhams. Los asesinos, las petroleras…

Ahora está la verdad. Lo cierto es que los que están muriendo sospechosamente, son los escépticos, y hasta este artículo nadie habla de ellos. John Daly tenía un blog que los machacaba contínuamente y Michael Crichton la suficiente notoriedad para denunciar cosas como:

“SIMULACIÓN POR ORDENADOR, PODRÍA SER ERRÓNEA Y NO CUMPLIRSE”

Había un escéptico que les machacaba con este blog: http://www.john-daly.com/,       

John Daly se llamaba. Rebatía todo con ciencia, bibliografía y lógica, ya que toda la tonteoría del calentón es una burda estafa. El C02 es lo mejor de la Naturaleza, da vida y no es contaminante ni peligroso,  ha descendido y está en los niveles más bajos de la historia. Pues Daly desapareció de súbito.

El artículo “¿Rarezas del Tiempo Sobre Alaska?” por Jan Curtis, del Alaska Climate Research Center (21 Diciembre, 2001) acerca del sitio web de John Daly “Still Waiting for Greenhouse” incluye dos comentarios interesantes. “Entonces, si no hay ninguna explicación física para estas rarezas, las estadísticas podrían responder a este misterio” y “Para que exista una rareza, se necesita de un mecanismo físico.”   El autor especula sobre la reducción del calentamiento solar durante el invierno, una expansión del denso y frío aire y una subsecuente oleada a lo largo de Alaska como una causa. “Con la liberación de esta charca de aire frío sobre el Ártico, ocurre un rebote pasajero de temperatura. Después de más o menos un mes, se repite este escenario y un mes más tarde vuelve a ocurrir.” Una especulación razonable, pero describe simplemente los patrones de las Ondas Rossby. Un ciclo de 4 a 6 semanas que causa cambios en el tiempo a medida de que las ondas emigran hacia las regiones de latitudes medias. Los cambios en la amplitud de las ondas provocan una variación en la severidad de los cambios – una característica pasada por alto en los patrones del clima en los último años. El cambio de amplitud da por resultado un aumento de la variación, y sin embargo el foco estadístico permanece cercano a los promedios a largo plazo. Tenemos que distinguir entre el incremento de variabilidad de eventos cíclicos y las verdaderas rarezas. También debemos comprender a los promedios de las temperaturas hemisféricas y globales creadas por el patrón de Ondas Rossby.

https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=4&cad=rja&uact=8&ved=2ahUKEwj0ur3Ogr7mAhVMDmMBHa3cDpoQFjADegQIBRAG&url=http%3A%2F%2Fblogs-lectores.lavanguardia.com%2Fsubidosenelmeteosat%2Fla-farsa-calentamiento-global-ii&usg=AOvVaw1x2beoEiIXQypQ-ze8bHq7

Los actuales patrones del tiempo tienen extremos de frío y calor en todo el mundo – lo que parecen ser rarezas. Los patrones son más notorios en el Hemisferio Norte por la diferencia de las relaciones tierra/agua, especialmente en las latitudes medias. Los partidarios del calentamiento global antropogénico usan estos patrones como un apoyo a su argumento. Es problema es que las Ondas Rossby ofrecen una explicación natural.

La climatología es un objeto de amplia generalización, que lucha contra la dominación por parte de la especialización. Requiere de un amplio conocimiento que ligue a todos los factores, pero eso es un reto muy grande. Los modelos computados ofrecieron una posibilidad de manejar grandes volúmenes de información y hacer muchas conexiones, pero los Modelos de Circulación General (MCG) sólo ilustran las limitaciones y resaltan el problema de las interconexiones.

Los MCG son modelos matemáticos que compuestos por otros modelos matemáticos interligados. El fracaso consistente de las predicciones de los modelos no es una sorpresa. Los intentos de solucionarlas añadiendo variables sin ninguna evidencia, como los sulfatos, sólo lo empeoran. Existe una responsabilidad científica con las suposiciones y ensayo de los modelos, que por lo general no se cumple. Un ejemplo clásico es la incapacidad para determinar el efecto de las nubes. Se incurre en una responsabilidad social cuando se le presentan al público los modelos como un preciso retrato de la realidad, con predicciones válidas. Por desgracia, mucha gente no está aceptando ninguna de esas responsabilidades.

La especialización también crea dificultades, en especial cuando un estudio individual o un fenómeno se aplica de manera incorrecta a una multitud de problemas. La información es sacada de contexto, sin comprensión de la naturaleza científica de la teoría original, especialmente las limitaciones impuestas por las suposiciones. Una analogía es que cada especialista tiene una pieza del rompecabezas, pero no tiene la tapa de la caja. En efecto, no tenemos las esquinas o la mayoría de las piezas de los bordes. El Niño/La Niña no son fenómenos nuevos. Los labradores Incas y los marinos Españoles estaban familiarizados con su ocurrencia hace ya varios siglos. Sir Francis Drake conoció su existencia y navegó por ‘la ruta Española’ en 1578-79, un año con un fuerte El Niño. Sin embargo, cuando fueron ‘descubiertos’ en los años 80, fueron inadecuadamente aplicados a casi cualquier otro fenómeno. Era la última moda meteorológica que explicaba todo.

Environment Canada ha aplicado patrones El Niño/La Niña a predicciones a largo plazo con muy poco éxito. En 1992 predijeron que habría condiciones secas y calientes para el oeste de Canadá: fue el verano más frío y húmedo de la historia, una verdadera rareza. El Monte Pinatubo hizo erupción en 1991 y causó un enfriamiento global en 1992. La posición del Frente Polar a mediados del verano estaba a varios cientos de kilómetros al sur de la latitud promedio de largo plazo para los veranos. Winnipeg, Manitoba, tuvo temperaturas de verano similares al clima normal para Churchill, 800 kilómetros al norte, sobre la Bahía Hudson. Dos factores son importantes: el aire frío es más denso y pesado que el aire caliente, y determina qué pasa cuando ambos se encuentran. Los patrones de fenómenos del clima y del tiempo difieren si la tendencia global es hacia el enfriamiento o calentamiento. Entonces, a medida de que la posición promedio del frente Polar cambia con la variación de las temperaturas globales, los patrones del tiempo en las latitudes medias son diferentes.

La mayoría de los investigadores aceptan ahora que la inversión de las corrientes oceánicas en el Pacífico juegan un rol en el clima y el tiempo de algunas regiones de la Tierra. Los pronosticadores en Australia y los Estados Unidos monitorean el Index de la Oscilación del Sur (IOS) muy estrechamente por el significado que ella tiene en sus condiciones agrícolas. El IOS mide la diferencia de presión entre Darwin, Australia y Tahiti, que indica la dirección de los vientos subtropicales. No hay claras explicaciones para los cambios en la presión. La literatura está plagada de vagas declaraciones sobre cambios de temperatura y subida de agua fría, pero falta todavía explicar la cuestión de la causa.

Lo mismo Thomas  Landscheidt, un genio autodidacta experto en ciclos solares, que predijo la glaciación hace años y demostró que el calentamiento global es una estafa.

Michael Crighton, una estrella de Horrywood y best seller mundial, también escribió una gran novela, pero llena de gráficos e información, Estado de Miedo, donde desmontaba con apabullante lógica la petardada que defiende el “indocumentado e infalible” Santo Padre. Con gráficos  de la propia NASA demostraba por ejemplo que no hay calentamiento.. o que en los 70 el C02 subía y las temperaturas bajaban.

Pues murió súbitamente. ¡Vaya !, te decías, Están desapareciendo todos los escépticos con fuerza mediática y sin ella, especialmente un peso mesado como Crighton.… ¡qué casualidad!

Pero hay más…

LLEGA UNA GLACIACIÓN

Había otro gran escéptico, el glaciólogo Zbgniew Jawaroski. Era el jefe mundial de protección radiactiva, UNSCEAR,  de la UNESCO. Predecía una glaciación  (hablaba español). Era deportista y estaba muy sano, aunque tenía ya edad, pues también murió de súbito. ¿Casualidad? Era también un científico pro nuclear y lo demostraba con argumentos demoledores. El terror nuclear es también una farsa del sistema, la espía Merkel, que es supuestamente física, es su mayor abanderada…Claro, es de la logia judeomasónica Bin´a Brith.

Jawarowski era un gran científico, una gran persona, muy sabio y experimentado y especialista en glaciares. Hace muchos años también desmontó el calentón global en la revista Siglo XXI y avisó que llega una glaciaciaón. Como Bokov, como LCC…. Y algo que ya se ha confirmado por cientos de estudios y científicos. El último el de la experta solar Valentina Zarkova, que ha salido en todos los mass mierda, para estupefacción de los despistados borregomátrix, cansados de oir el mantra ese de que “se deshiela el Ártico”. Algo que es falso , aumenta en hielo y sobre todo La Antártida (Davis, 2005).

DIMITEN POR ESTAFA DEL IPCC

Un veterano e importante científico de la Asociación Americana de Física y la Universidad de California ha dimitido porque dice que el calenta-miento global es una estafa, el dr. Hal Lewis:

-Es el mayor fraude pseudocientífico que he visto en mi larga vida como físico… -ha declarado-La ciencia del calentamiento global con los miles de trillones que implica a corrompido ya a tantos científicos..

Muchos capos del IPCC como Vicent Gray o Mohaf Latif han dimitido, porque el IPCC ES UNA ESTAFA. Latif dice que llega una glaciación…

SON JÓVENES, GUAPOS Y  CALENTÓLOGOS

SE INVENTAN QUE LOS MATAN “LAS PETROLERAS”

La chica murió porque la pilló un camión mientras andaba en bici , los otros murieron por un rayo y por caída de escaleras.

Nos acojonan con la subida del nivel del mar, pero es pura paranoia, el IPPC dice que subirá medio metro en 100 años, lo cual es mínimo y una chorrada. El nivel del mar sólo ha subido 18 cms en un siglo según la ONU (6 cm reales según Wadhams & Munk, 2003). Solía citar este dato de Wadhamas cuando hablaba sobre las bolas del IPCC y las mentiras que cuenta para acojonar a la peña. Wadhams es encima calentólogo y vive como todos de estudios absurdos justificando la patraña….¿Vive? o vivía…porque como científicos no tragaban con algunas cosas y varios de ellos, han muertos en circunstancias extrañas, que son claros asesinatos.

Los calentóloos han publicado un estudio en el que pretenden convencernos de que los escépticos tienen tendencia a creer en teorías de la conspiración como que el hombre no ha llegado a la Luna.  Siempre se inventan esa pelotudez, junto con que somos negacionistas.

Hay que decir que el timo del calentamiento global está movido por las petroleras, como British Petroleum, que son las que venden la estafa de las renovables.

EL CHORIZO DEL IPCC QUE HACE LA DENUNCIA PRONÓSTICO: QUE EN 2015 NO HABRÍA HIELO EN EL ÁRTICO

Professor Peter Wadhams (pictured) believes three scientists who were investigating climate change may have been assassinated

El acusica Peter Wadhams vive de subvenciones  de los gobiernos  y pertenece al International Programme for Antarctic Buoys. Y como a 50 chiriguitos calentólogos más, subvencionados por los gobiernos. En una falsa expedición al Ártico te pueden dar mil millones de subvención, como hacían con otro chorizo calentólogo llamado Lemoroux. Sin miedo no hay calentón, ni robo ni subvenciones. Ahora que la glaciación es obvia y el borregomátrix empieza a dudar se inventan el miedo de que les matan por decir “una verdad incómoda”.

El profesor de oceanografía física de la Universidad de Cambridge y especialista en el hielo ártico Peter Wadhams ha declarado al Telegraph que cree que la muerte de tres colegas suyos en un plazo de pocos meses en 2013 no es casualidad.

Wadhams es un calentólogo de pura cepa, aunque a veces da algún dato para disimular o porque se va dando cuento del bulo. Es el tipo que empezó a a cojonar con que el Ártico se iba a quedar sin hielo.

El Ártico es un mar congelado, así que es lógico que en verano pierda. Esto no tiene nada que ver con el C02. De hecho los fanáticos de Greenpis, pagados por los Rockefeller, fueron un verano allí a estafar para concienciar del Calentón y tuvieron que rescatarles en helicóptero por el aumento del hielo….¡en pleno estío!!!!  Un chiste que refleja la realidad de esta estafa con la que nos machacan un día sí y otro también.

RAYOS, CAMIONES Y ESCALERAS

Los científicos son Seymour Laxon y Katherine Giles, de la University College de Londres, y Tim Boyd, de la Asociación Escocesa de Ciencias Marinas. El primero falleció al caer por las escaleras, la segunda al ser atropellada por un camión y el tercero alcanzado por un rayo. Raro Raro…

“Creo que fueron asesinados, pero también entiendo que podría ser considerado como un chiflado por ello”, afirma Wadhams, “pero es una coincidencia muy extraña que algo así sucediera en un periodo de tiempo tan corto”. Además, Wadhams asegura que pocas semanas después de la muerte de Laxon denunció a la Policía que un camión intentó echarlo fuera de la carretera, como en la película  El diablo sobre ruedas

Asegura que no denunció sus sospechas a la Policía porque hubiera sido “estúpido” hacerlo, entre otras cosas porque sospecha de las autoridades. Cree que el principal sospechoso es “el lobby de las petroleras”.

Los activistas del cambio climático han publicado incluso un estudio en el que pretenden convencernos de que los escépticos tienen tendencia a creer en teorías de la conspiración como que el hombre no ha llegado a la Luna. Estudio, claro, difícilmente defendible salvo para los fanáticos. Sin embargo, parece que al menos un científico del bando más alarmista es un firme creyente de las teorías de la conspiración, hasta el punto de haber creado una él mismo.

Fiona Strawbridge, que era pareja de Laxon y amiga de Giles, reaccionó con enfado a las declaraciones de Wadhams, recordando que estaba en la casa cuando Laxon cayó por las escaleras y que lo oyó todo. “A veces hay coincidencias trágicas y hay que aceptarlo”, concluye. Tampoco parece razonable que las petroleras sean capaces de dirigir un rayo a un científico que pasea por el campo.

Peter Wadhams predijo en 2012 que en 2015 o 2016 el Ártico se vería libre de hielo durante el verano.Por supuesto, metió la gamba hasta el fondo.  Los veranos de 2013 y 2014 vieron un aumento en el hielo, así que Wadhams retrasó su predicción hasta 2020 sin dar ninguna explicación científica de por qué. Incluso el IPCC da una fecha de alrededor de 2050.

MICHAEL CRICHTON SE CARGÓ EL CALENTAMIENTO. Y LA MAFIA DE ESTUDIOS GENÉTICOS…, Y MURIÓ…

CRICHTON DENUNCIO CALENTÓN Y PATENTES

La teoría cospirativa de Wadhams es poco convicente y sólo parece una maniobra más para seguir acojonando con el calentamiento global y parecer que estudian y alertan de algo, pero lo cierto es Michael Crichton  se cargó dos sendas estafas con sus libros Next y Estado de Miedo.  Fue una dura crítica a la mafia de la investigación genética y  los calentólogos…y claro “hacerle desaparecer” tiene bastante lógica…

Articulistas como Philip Weiss sugirieron que Michael fue asesinado por su heterodoxia y que todo le iba fantásticamente bien hasta su último año de vida. Michael denunció que los genes se patentan y así luego los laboratorios que patentan los genen inventados se forran de por vida. Con el calentamiento es igual, es un negocio y el enemigo necesario para tenernos en Estado de miedo  permanente…y del terrorismo decía lo mismo. Gran tipo y despierto este Michael Crichton , que indica que no todos los famosos, bestsellers o relacionados con Horrywood son mala gente.

De hecho, no acabó su última novela donde denunciaba el fraude de las patentes genéticas. Murió a los 66, supuestamente de cáncer, pero se le veía sano los meses previos. El New York Timos dijo que “murió inexperadamente”. (“Best-selling author Michael Crichton died unexpectedly in Los Angeles Tuesday, November 4th..”). Recordamo que las agencias de espionaje pueden inocular cáncer , como hizo el Dr. Rhoads con negros portorriqueños en hospitales.

Jawarowski tenía trolles que metían bolas por internet y la acosaban, llegó a dar una charla en el Senado de Estados Hundidos criticando el calentón global, por lo que levantó muchas ampollas. Los trolles decían cosas como que a su hijo le pagaba la universidad las petroleras, cuando se lo dije , el buen hombre se quedó de piedra.

LOS CICLOS SOLARES SON MATEMÁTICOS, AQUÍ ESTA LA PRUEBA DE LA GLACIACIÓN

GRÁFICAS HECHAS POR EL GENIO SOLAR THOMA LANDSCHEIDT

Los ciclos solares son matemáticos y son los que regulan el clima, no el Co2, como bien demostró Jawarowski. Ambos eran científicos que apabullaban con su información, como John Daly. Todos desaparecieron casi al mismo tiempo .

¿Y por qué les matan…pues por decir esto…que todo es una estafa, aquí lo desmonto todo:

CONTAMINAMOS MÁS AL RESPIRAR

La desinformación del cambio climático y la manipulación de la propaganda que nos da la ONU son ubicuas. El C02 humano anual es de 6000 millones de toneladas, que queda en 1.500 porque la mitad se absorbe por la vegetación y océanos y la otra mitad es de agricultura y ganadería. Al respirar emitimos al año unos 2.500 millones de toneladas y hay 750.000 millones totales en la atmósfera (Essex & MacKitrick, 2003), por lo que es imposible que el C02 humano pueda producir un cambio climático.

El C02 o el vapor de agua (el mayor factor invernadero) actúan como el plástico o cristal de un inver-nadero, retienen el calor que sale de la tierra por la irradiación solar infrarroja.El efecto invernadero es bueno y natural, da prosperidad como dijo Arrenhius, su descubridor y corroboró Budyko, otra autoridad.

El aumento de temperatura en un siglo ha sido de 0, 6º, y sólo la mitad se debe al C02 según los exper-tos de la ONU (informe IPCC, 2001). Las máximas diurnas únicamente han aumentado 0,2 grados en un siglo (Esterling et al, 1997). El C02 actual es 380 ppm (parte por millón), cantidad que ya teníamos en el Carbonífero sin Bush y no pasó nada.

En el Cámbrico teníamos 7.000 ppm y en la época de los dinosau-rios 3.000 y 6.000 ppm (Scotese, 2001; Berner 2001) y nadie contaminaba entonces ni la temperatura media pasaba apenas de 22º C. En nuestro aliento tenemos 50.000 ppm y nadie se muere. Además, el C02 preindustrial está mal medido, como denuncian Wagner y Van Hoff, por lo que el aumento actual es todavía menor al estipulado: sólo 40-50 ppm.

Dicen que con 540 ppm vendrá una catástrofe, pero esa proporción ya la tenemos en grandes ciudades industriales y seguimos vivos. Hace 70.000 años hubo un aumento de 16º C en Groelandia (Evento Dansgaar-Oeschger 19) y no pasó nada y nadie contaminaba. ¿Cómo vamos a haber provocado un desastre nosotros por sólo medio grado (0,3º C real por C02) y 18 cms de subida de nivel del mar?. Esto es Ciencia Ficción. Sólo esto rebate Kioto.

El Dr. William Ruddiman, de la Universidad de Virginia, ha dicho que el C02 es bueno porque retrasa la glaciación y afirma que el actual calentamiento empezó hace miles de años. El C02 no aumenta la tem-peratura, como lo prueba que en los 40-70 el C02 subía y la temperatura bajaba 0,3º debido a los ciclos solares (Murray Mitchell jr, 1976).

Hace mil años cultivábamos la vid en el sur de Inglaterra en el llamado Óptimo Climático Medieval: hubo un calentamiento antes de la mini era glacial del Mínimo de Maunder del 1650, algo que es lo que va a pasar ahora con el mínimo de Gleissberg del 2020 por lo que la histeria del IPCC no tiene ninguna base científica. Esto demuestra que el actual calentamiento no es el mayor de los últimos siglos: es una oscilación lógica, cíclica y natural, que anticipa una fase de enfriamiento, todo lo contrario a lo que nos venden.

El nivel del mar sólo ha subido 18 cms en un siglo según la ONU (6 cm reales según Wadhams & Munk, 2003) y el cataclismo que dicen los modelos que ocurrirá en 100 años será –si ocurre- por 55 u 88 ridículos centímetros, según el IPCC. La ONU pide sospechosamente 200.000 millones de dólares anuales para prevenir este Apocalipsis.

El NERC, Instituto Inglés que se está forrando con el calentamiento, pide 9 trillones de dóalres. Del NERC proviene el Informe Stern que pregonó Blair, que anuncia un gran desastre. Pero Nicholas Stern es fuente interesada, un miembro de la ONU, vicepresidente del Banco Mundial, además de que el NERC ha recibido 20 millones de libras para salvarnos del calentamiento.

Kioto es un mercado que movió 200.000 millones de dólares sólo  hasta 2012 y que a España le va a costar 19.000 millones de Euros, según auditoría de Price Waterhouse Coopers. Somos los que menos contaminamos y los que más pagamos, debido a las pésimas negociaciones que hicieron las exministras  Narbona y Tocino. Detrás de la indemostrable hipótesis de Kioto, que no multa por ejemplo el CO2 de los automóviles, hay principalmente dinero, negocio y política, porque la ciencia ahora está politizada y los científicos viven de las subvenciones del gobierno e instituciones.

EL BULO DEL CONSENSO: 31.000 ESCÉPTICOS

La mayor parte de los científicos del mundo rechaza la hipótesis de que el C02 haya calentado la atmósfera, 18.000 la rechazan en la llamada Oregon Petition de 1997 (puede verse aquí www.oism.org), presidida por Frederick Seitz, ex miembro de la ONU-IPCC allí y ex presidente de la Academia Nacional de Ciencias de EE UU, que abandonó al IPCC, como el experto en huracanes Dr. Landsea, por la corrupción con que se topó por allí.En total son 25.000 que han denunciado en decenas de manifiestos (declaración de Leipzig, Informe Senado EE UU etc…). la estafa del calentón global.

Asimismo rechazó a Kioto enérgicamente la llamada Declaración de Leipzig de 1995 firmada hasta por el famoso científico Sir Fred Hoyle, creador de dos de las más célebres teorías sobre el origen del uni-verso y la vida (panespermia); quien anunció junto con su colega Chandra Wikramasinghe, astrofísico autoridad mundial, que nos estamos acercando a una glaciación inminente (Campos, Calor Glacial, 2005).

El Dr. Víctor Bokov, del AARI (Instituto de Investigación Ártica y Antártica), el principal del mundo y el único que predijo el tsunami del Indico, anuncia, basándose en el Índice Meteorológico Vanghenheim-Girs que nos acercamos a una edad de hielo que se iniciaría en el 2010 alcanzando el pico en el 2090. (Campos, 2005).

En el 2006 el Dr. Kabhibullo Abdusamatov, jefe de la Estación Espacial rusa (“la NASA rusa”) quien rechaza las tesis de Kioto, dice exactamente lo mismo: “En 9 ó 6 años iniciaremos una mini era glacial”. Muchos científicos solares como Solanky o Soon y Baliunas, de la Universidad de Harvard, hacen idénticos pronósticos.

Theodor Landscheidt, desaparecido súbitamente,  fue el único que acertó con la llegada de El Niño, también avisó en los 90 sobre una mini-glaciación, ya que nos acercamos al mínimo de Gleissberg del 2030. De ahí vienen las olas de frío que arrasan en todo el mundo desde hace tres años. De acuerdo al ciclo solar de Suess de 180 años, también toca enfriamiento, ya que el periodo del mínimo de Dalton del XIX ya se ha agotado. Pero el IPCC siempre ningunea los ciclos solares.

Los científicos que predicen un enfriamiento y al mismo tiempo critican Kioto son una legión, encabezados por Fred Singer, John MacKitrik, Steven MacIntyre, Frederick Seitz y Richard Lindzen, el meteorólo-go más reputado de EE UU. El Dr. Zbigniew Jaworoski, ex presidente del UNSCEAR, Comité Científico de las Naciones para los Efectos de las Radiaciones Atómicas, dice que “la civilización occidental será barrida por el hielo” (Campos, 2005).

Cientos de expertos de todo el mundo consideran el escenario de peligro de glaciación como Robert Essenhigh, de la Universidad Estatal de Oregon, que dice que llegará en 5 ó 50 años, Robert Gagosian y William Curry del principal instituto oceanográfico del mundo (Woods Hole Oceanographic Institution), el Informe del Pentágono del 2004, expertos en la Corriente del Golfo como Bryden, Wadhams o Marotzke, oficialistas españoles como Millán Millán o Bailarón (” El día de mañana podría ocurrir”, ha dicho), Peter Clark, Howard Conway, Gerald Dickens, Gerard Bond, Jonh Gribbin, Laurence Hecht, Jack Sauers etc…

Dicen que el incompetente Bush o la petrolera Exxon-Mobil pagan a estos científicos. pero ¿dónde está la campaña de estos autores a quienes los medios silencian por completo? Dicen calentólogos y miembros del IPCC, como Piltz y Pielke, que Bush censura estudios, pero es justo al revés: es el IPCC quien depura sin piedad toda disidencia. El Dr. Roy Spencer y otros muchos critican que Science y el IPCC censuran sus estudios anticalentamiento. (Bethell, 2006)

FUNDAMENTALISMO MATEMÁTICO

Los expertos de la ONU -IPCC son sólo 2.500 y todos modeladores, es decir que sólo se basan en simulaciones computarizadas hechas por ordenador a 100 años para asustarnos o gráficas falsificadas como el famoso Palo de Hockey de Mann y Bradley (miembros del IPCC), donde quitaron el calentamiento medieval para que el actual parezca mayor. Nature, dirigida por el calentólogo Philipo Campbell, tuvo que pedir perdón en 2004 por esta trapacería. La mayoría de los autores del IPCC son burócratas científicos -como Pachauri y Qin, los capos de la organización- y todos los científicos especialistas en ciclos solares o paleoclimatólogos son censurados, como todos los citados en este artículo.

El creador del IPCC fue Bert R. Bolin, un fanático de las simulaciones por ordenador que hizo carrera especulando sobre la acción humana en el cambio climático, basándose en estudios de Roger Revelle, el Guru de Al Gore, un paranoico obsesionado por peligro del C02, que es incluso muy beneficioso, porque ayuda al crecimiento de las plantas (Maier-Reimar, Hesselman, Climate Dynamics, 1987)

Por eso el Michael Crichton avisó sobre este fundamentalismo carbónico y matemático en Estado de miedo (2005) que habría que poner un sello en los modelos computarizados del calentamiento como en los paquetes de tabaco del tipo:

– “SIMULACIÓN POR ORDENADOR, PODRÍA SER ERRÓNEA Y NO CUMPLIRSE”

Michael Crichton

Esto lo dice un bestseller y te pueden matar…

PACHAURI, EL CHORIZO JEFE DEL IPCC-ONU, RECOMIENDA ABSTENERSE DE LA CARNE PARA COMBATIR EL CALENTÓN GLOBAL

No es ni científico ni nada, ha sido empresario de ….¡automoción!. Es un psicópta eugenésico multimillonario pagado por las petroleras. Un negacionista de la verdad.Su careto degenerado, mefistofélico, repulsivo, psicopático lo DICE TODO. Tuvo que dimitir por intento de violación. Sólo ladrones , fanáticos, vendidos y estafadores venden la estafa del calenta-miento global.

CONCLUSIÓN:

Esto es información y datos y lógica. El resto es desinformación y telediarreos. Los grande escépticos desaparecen misteriosamente, mientras los calentólogos trabados en mil estafas ahora se inventan que los matan las petroleras.

Seguramente usen muertes casuales para asustar y pedir más dinero y salir en los papeles, pero también es posible que “la agencias secretas” los maten para seguir dando la murga de este timo de que el Ártico se derrite. El que lo denuncia es el mismo mentiroso que dijo que en 2015 no tendríamos hielo. A la cárcel por estafa debería ir.

Todo es una bola, pero tranquilos , al final La Verdad triunfa.

El Panel Intergubernamental Fraudulento (IPPC) constituye el principal grupo de expertos que, bajo el paraguas de la ONU, desarrolla los informes climáticos que sirven de falsa referencia a administraciones públicas y grupos ecologistas para mantener, ante la opinión pública internacional, que el mundo se enfrenta a un calentamiento global de dimensiones catastróficas debido a la emisión de gases de efecto invernadero (GEI).

Y ello, cómo no, por culpa del ser humano y del desarrollo económico.   Sin embargo, el origen antropogénico (es decir, causado por el hombre) del cambio climático no sólo es puesto en duda por un pequeño e irrelevante número de pseudocientíficos escépticos, que actuán bajo la tutela y servidumbre de las grandes petroleras, tal y como suelen argumentar los defensores del calentamiento global.   El número de expertos y climatólogos que cuestiona la validez de dicha teoría es cada vez mayor. De hecho, incluso alguno de los miembros que han formado parte del prestigioso IPCC (ganador del premio Nobel de la Paz en 2007) denuncia que el trabajo del IPCC es “esencialmente corrupto” abogando, incluso, por su “abolición” o, al menos, “reforma en profundidad”.   Teoría “falsa” sobre el CO2   El autor de estas afirmaciones es el prestigioso climatólogo neozelandés Vincent Gray que, desde 1990, ha trabajado en el seno del IPCC, por lo que conoce perfectamente su funcionamiento interno. Así, en un reciente documento hecho público el pasado 11 de julio, Gray desgrana los grandes mitos y “mentiras” presentes en el afamado trabajo de este supuesto panel internacional de expertos en materia de cambio climático.   El citado documento (ver adjunto), bajo el título de IPCC: Sesgando el Clima, no tiene desperdicio. Su inicio es, ya de por sí, demoledor al afirmar lo siguiente: “He sido un Experto Evaluador del IPCC desde su primer gran informe en 1990. El IPCC se ha distinguido por proporcionar pruebas de que el clima de la Tierra ha sido dañado por los cambios que han originado las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero”.   Sin embargo, esta afirmación es “falsa”. La realidad y evidencias científicas han sido “distorsionadas e hiladas para apoyar una campaña mundial”, con el objetivo de “limitar las emisiones de ciertos gases de efecto invernadero que carece de base científica”, según dicho informe, recogido en el blog desdeelexilio.   Manipulación de datos   En esencia, Gray denuncia que este grupo de expertos carece de independencia. El Panel está formado por funcionarios y burócratas, así como por científicos que son seleccionados por los propios gobiernos en función de su posicionamiento favorable a la tesis del calentamiento global.   De hecho, tal y como explica el documento, dicha teoría se ha intentado promover “sin éxito” en, al menos, dos ocasiones anteriores a lo largo del último siglo: “La primera fue realizada por el químico sueco Svante Arrhenius en 1895”. Si embargo, no cuajó, ya que la temperatura de la Tierra se enfrió posteriormente durante 15 años consecutivos, y luego el planeta se vio envuelto en dos guerras mundiales y una grave crisis económica.   El segundo intento, también fallido, fue llevado a cabo por Guy Stewart Callendar, que revisó esta teoría en 1938. Pero, una vez más, la temperatura se enfrió a lo largo de casi cuatro décadas. “Después de esto, los ciclos naturales del planeta comenzaron a elevar las temperaturas”, algo que fue aprovechado por los ambientalistas para revivir la tesis del efecto invernadero. La idea cuajó, finalmente, en la conferencia de la ONU sobre el Clima celebrada en Río de Janeiro (Brasil) en 1992.   Restricciones económicas   El objetivo de dicha cumbre internacional, según Gray era claro: “Convertir la teoría del cambio climático en un arma para emprender una campaña  destinada a empobrecer el mundo”. Y es que, los sucesivos informes del IPCC (existen cuatro hasta el momento) han sido empleados con el fin de implementar “crecientes restricciones a la actividad económica”, advierte el climatólogo.   El IPCC fue creado con el fin de acumular “pruebas” de que el “mundo” está sufriendo un “calentamiento global” como consecuencia del aumento del CO2 en la atmósfera. Sin embargo, “nunca ha existido la intención de proporcionar un planteamiento equilibrado e imparcial, así como una evaluación científica sobre el clima”. Desde el inicio de sus trabajos siempre “ha habido científicos que han mostrado su desacuerdo” con la tesis de que los GEI son “perjudiciales”, pero sus opiniones “no se han incluido en los informes del IPCC” bajo la excusa de alcanzar el “mayor consenso posible”, añade Gray.   Además, los informes del IPCC contienen una cláusula de exención de responsabilidad, que reza lo siguiente: El término “cambio climático” por parte del IPCC se refiere “a cualquier cambio que registre el clima del planeta en el tiempo, ya sea debido a causas naturales o como resultado de la actividad humana”. Sin embargo, tan sólo los gases de efecto invernadero (GEI) están autorizados a “cambiar el clima”, indica Gray. Mientras, los procesos naturales son percibidos como meras “variables” que, en la práctica, carecen de relevancia científica.   La gran “estafa” climática   Por otra parte, el climatólogo advierte de que el “Resumen para los responsables políticos” sobre los informes del IPCC son elaborados respondiendo al interés de los “Gobiernos patrocinadores”. Por ello, es “elaborado principalmente por científicos que son seleccionados” por los Estados. Es decir, no son expertos independientes, tal y como arguyen los ecologistas y la mayoría de medios de comunicación.   En realidad, se trata de un “Resumen de políticas” aprobado por los responsables de formular esas mismas medidas. Las afirmaciones de Gray a este respecto son contundentes e, incluso, temibles: Los capítulos y contenidos de cada informe del IPCC se “organizan de tal modo que promuevan la idea de que el cambio climático es causado por el aumento de gases de efecto invernadero”. Así, según el miembro del Panel, las “observaciones sobre la evolución real del clima son, o bien ocultas, o bien suavizadas, filtradas…”.   De hecho, los datos científicos contradicen los modelos de predicción que contienen los diferentes informes, y por ello, han sido modificados u ocultados en los trabajos posteriores, según Gray. Así, los modelos climáticos que contenía el Primer Informe (1990) “exageraron las predicciones de temperatura actual”, advierte.   Exageraciones y falta de evidencias científicas   Es más. Los escenarios climáticos que elaboran los científicos “no son predicciones del futuro y no deben utilizarse como tales”, según advierten los propios documentos internos del Panel. Pese a ello, aunque los autores de los trabajos declaran insistentemente que dichas hipótesis no deben ser tomadas como previsiones, tales advertencias ha sido “sistemáticamente ignoradas por los políticos, los medios de comunicación y los gobiernos, sin una sola protesta oficial por parte de cualquier miembro del IPCC”, asegura Gray.   Además, el climatólogo denuncia que los métodos de “evaluación” climática (que no “validación”) que elabora el IPCC nos son comprobados científicamente. Y es que, “la mayoría de los expertos dependen financieramente de la aceptación de los modelos, por lo que sus opiniones se ven afectadas por un conflicto de intereses”, asegura.   Modificación de informes   En este sentido, desde 1995, el IPCC siempre hace “proyecciones”, nunca “predicciones”. Así, el propio Panel admite de algún modo que “sus modelos no son adecuados, en absoluto” para predecir el clima del futuro, advierte Gray.   Las afirmaciones de Gray no son meras opiniones. Así, el climatólogo demuestra que algunos de los borradores del IPCC han sido modificados parcialmente en la redacción final de los informes, eliminando aquellas conclusiones que cuestionaban el origen antropogénico del calentamiento global.   Algunos párrafos eliminados o modificados en la redacción definitiva del segundo informe del IPCC (1995) son elocuentes, tal y como expone el documento de Gray:   SECCIÓN 8.4.1.1   “No se excluye la posibilidad de que una parte significativa de la tendencia (calentamiento) se deba a factores naturales”. MODIFICADASECCIÓN 8.4.2.1   “Ninguno de los estudios antes citados han puesto de manifiesto una clara evidencia para que podamos atribuir los cambios observados (temperatura) a un incremento específico en la emisión de GEI”. ELIMINADASECCIÓN 8.6   “Finalmente, llegamos a la cuestión más difícil de todas: ¿Cuándo podemos atribuir de un modo inequívoco el cambio climático a causas antropogénicas (emisión de CO2)? […] No es de sorprender que la mejor respuesta a esta pregunta sea No lo sabemos”. ELIMINADAIntereses gubernamentales   De este modo, las opiniones contrarias a la tesis del CO2 como causante del calentamiento han sido “eliminadas”, tal y como demuestra Gray. Por último, el climatólogo pone en evidencia que el último informe del IPCC (2007), tanto el Resumen para políticos como el técnico, ha sido cocinado exclusivamente por los representantes afines a los gobiernos promotores de la tesis sobre el cambio climático.   La mayoría de sus conclusiones “no han sido aprobadas” por los científicos del Panel integrados en el Grupo de Trabajo I, asegura Gray. Todo ello constituye un gran “engaño”, por lo que este científico aboga por la “disolución” del IPCC o, al menos, por aplicar una profunda reforma en el seno de su funcionamiento.   Los estudios del IPCC ignoran quedurante los últimos 8 años no ha habido calentamiento global”. Con el paso de los años como miembro del Panel, Gray concluye que la recopilación de datos y métodos científicos han sido empleados de forma “iarracional” por esta entidad, en teoría, científica.   El IPCC desaparecerá   Por todo ello, “considero que el IPCC es fundamentalmente corrupto. La única reforma que podría contemplar, sería su abolición”. Sus trabajos y sucesivos informes se han manipulado para tratar de demostrar que las emisiones de CO2 están “dañando el clima”.  Gray concluye que “la desaparición del IPCC, por desgracia, no sólo es deseable sino inevitable”. La razón es que el mundo se dará cuenta lentamente de que “sus predicciones no van a ocurrir. La ausencia de cualquier calentamiento global en los últimos ocho años tan sólo es el principio. Tarde o temprano todos se darán cuenta de que esta organización, y la teoría que existe tras ella, es falsa. Lamentablemente, su influencia provocará graves problemas económicos antes de que esto ocurra”. – Seguir leyendo: http://www.libertaddigital.com/sociedad/un-miembro-del-ipcc-destapa-la-gran-mentira-del-cambio-climatico-1276335809/

VÍDEOS RECOMENDADOS.-

SUPUESTOS PERIODISTAS INTENTANDO CALLAR A UN CIENTÍFICO:

LA GRAN ESTAFA DEL CALENTAMIENTO GLOBAL (NO CENSURADO): Documental, producido y emitido por el Canal 4 en Gran Bretaña en 2007. Más evidencias de que la teoría del Calentamiento Global causado por el hombre es un engaño. “La Gran Estafa del Calentamiento Global”, está apoyado por eminentes científicos que critican el aceptado consenso de que el cambio climático está causado por el hombre. Nos mostrará un grupo de respetados científicos atacando a la “propaganda” que ellos alegan está matando a los pobres del mundo. Incluso el cofundador de Greenpeace, Patrick Moore, es mostrado reclamando que los países africanos deberían ser animados a producir mas CO2. Nadie en el documental defiende la teoría del efecto invernadero, sin embargo reivindican que el cambio climático es natural, ha estado ocurriendo durante años y el desprendimiento de hielo de los glaciares sucede precisamente en la primavera, tan normal como que las hojas caigan en otoño. El controvertido director Martin Durkin dijo: “Tu puedes ver las incoherencias con la ciencia del calentamiento global, pero la gente no te cree, son necesarios diez años para conseguir este objetivo.” “Pienso que se recordará en la historia como el primer capítulo en una nueva era de las relaciones entre los científicos y la sociedad. Los científicos legítimos -gente con títulos- son los chicos malos.”Es una gran historia que va a causar polémica” “Es muy raro que una película cambie la historia, pero pienso que este es un punto de inflexión y en cinco años la idea de que el efecto invernadero es la principal razón del calentamiento global será visto como una total gilipollez”.
HACIA UNA MINI-GLACIACIÓN:
LA ESTAFA DEL IPPC:
Vamos a hablar del mayor fraude científico de la historia humana, como es el Informe intergubernamental de la ONU sobre el cambio climático. Este informe, representa los intereses de los poderosos del siglo XXI, quienes a toda máquina, impulsan políticas y estrategias para enterrar de manera definitiva los estados independientes, acabando así con la resistencia de los pueblos a la instalación de un mundo unipolar y el pensamiento único. El IPCC, el cambio climático y la eco propaganda es un inmenso logro de las elites genocidas en la propaganda moderna y el control del pensamiento del pueblo, que sólo alude a las poderosas fuerzas detrás de una agenda mucho más oscura y de un alcance tan profundo, que no nos podemos ni imaginar, parece ciencia ficción pero no lo es…
EL PUFO DEL IPCC
Una red global de mas de 500 científicos y profesionales con conocimientos y experiencia en el clima, han notificado oficialmente a las naciones unidas de que no existe una emergencia climática y que las políticas de gastar miles de billones para paliar este supuesto problema son crueles e imprudentes.
ESCLAVITUD VERDE
JETA THUMBERG
EL GRAN ENGAÑO DEL CO2: La agenda para impulsar el cambio climático antropogénico, en un principio llamado calentamiento global, comenzó alrededor de los años 80 y ha estado ganando impulso durante décadas, engañando a millones de personas por todo el planeta… La incesante publicidad que ha recibido este movimiento y los nuevos pactos globales todavía no han aclarado un punto fundamental en toda esa imposición de ideas… ¿Exactamente cuánto y qué porcentaje de carbono, específicamente CO2, contribuye y/o aporta la humanidad a nuestra atmósfera?
El brillante investigador holandés Salomón Kronnenberg, considerado por algunos “un poeta entre geólogos”. Geógrafo físico vinculado a la universidad de Delft, controvierte los diagnósticos de alarma frente al cambio climático.
EL ESCÁNDALO CLIMAGATE: CÓMO LOS CIENTÍFICOS MANIPULARON LAS CIFRAS DEL CLIMA A NIVEL MUNDIAL PARA JUSTIFICAR LA FARSA: El Dr. Müller, profesor del departamento de física de la universidad de Berkeley en California, hace una exposición, que muestra como fueron manipulados los datos y graficos sobre los que se basa la investigación sobre el cambio climático.
SALTA EL ESCÁNDALO CLIMAGATE A LOS MEDIOS:
La noticia de los emails hackeados a miembros del IPCC salta a los medios. En estos emails parece demostrarse sin lugar a dudas que existe un gigantesco fraude. Al final CNN intenta lavar la cara diciendo datos sobre hielo y otras historias.
Fragmentos de algunos mensajes de correo electrónico hackeados de la Universidad de Oriente de Anglia -sede de la Unidad de Investigación del Clima. Base de datos de los e_mails: http://www.eastangliaemails
Alex Jones: Habla acerca de los Hackers que han entrado en el sistema informático de una universidad del Reino Unido, de donde la ONU saca sus datos e información para basarse en el Calentamiento Global y posteriores impuestos y prohibiciones mundiales con el fin de “intentar detenerlo”. Dichos hackers han publicado mas de 1000 emails liberando información del Fraude del Calentamiento Global
El engaño del Calentamiento Global para obligar a los gobiernos del 3er mundo a reducir la industrialización, sembrar mas hambre creando combustibles a partir del maíz o la caña, todo un plan para Justificar la REDUCCIÓN de la Población!!!
El Clima es una de las piezas del rompecabezas de un megaproyecto para tomar control de los medios de producción del planeta a traves de un Gobierno Mundial...
31.000 cientificos rechazan las teorias de Al Gore y su “película”. Al Gore afirma en la Cumbre de Copenhague que en 5 años desapareceran los polos… Joder, por qué no estamos muertos??
Godfrey Bloom habla sobre calentamiento global en el Parlamento Europeo – Subtitulos Español. Godfrey Bloom talks about The Climate-Gate.
Premio Nobel Ivar Giaever desmiente el Calentamiento Global, pero sólo es uno de los 31.000 científicos que conforman un panel silenciado.
CALENTAMIENTO GLOBAL ES PSEUDOCIENCIA
Patrick Moore, expresidente de Greenpeace: “El calentamiento global es la mayor estafa de la historia”. En una entrevista a ‘SiriusXM’, el exdirector de Greenpeace reveló que la catástrofe climática es “estrictamente una campaña de miedo”, llevada a cabo por “científicos corruptos”. El exdirector de la ONG Greenpeace y ahora lobbista de la industria nuclear, Patrick Moore, ha declaró en una entrevista a la cadena de radio ‘SiriusXM’ que el calentamiento global es “un engaño y la mayor estafa de la historia” que se ha “apoderado del mundo científico”.
Asegura además que está impulsado por científicos “corruptos enganchados a subvenciones gubernamentales”. Moore contó en el programa ‘Breitbart News: This Night’, que los que aseguran que el cambio climático es una realidad se están aprovechando del miedo y la culpa para controlar las mentes y las carteras de las personas.
“¡El CO2 es el alimento de la vida! No es contaminación. La catástrofe climática es estrictamente una campaña de miedo. Bueno, miedo y culpa. Los científicos intentan producir más miedo para que los políticos puedan usarlo para controlar la mente de las personas y obtener sus votos. Así muchos podrán decir:”Oh, este político puede salvarme””, concluyó…
Físico atmosférico, Richard Lindzen, conocido por su trabajo en la dinámica de la atmósfera media, las mareas atmosféricas y la fotoquímica del ozono, te cuenta la realidad del “apocalipsis climático”.

Giaever es profesor emérito en el Instituto Politécnico Rensselaer y presidente de la compañía Applied Biophysics. Además de Premio Nobel, también recibió el Premio Oliver E. Buckley de la American Physical Society en 1965, y el Premio Zworykin de la Academia Nacional de Ingeniería en 1974. En 1985, recibió un título honorífico, doctor honoris causa, en el Instituto Noruego de Tecnología, luego formó parte de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología. Es miembro de la Academia Noruega de Ciencias y Letras. Formó parte del panel original sobre Calentamiento Global realizado por Lindau Nobel Laureate Meetings, que son conferencias científicas anuales celebradas en Lindau, Baviera, Alemania desde 1951; hasta que descubrió el fraude. Lo que ni impidió ser galardonado con el Premio Nobel. Aquí, nuevamente, unos años después, el dr. Giaver expone con claridad en datos científicos la verdad detrás del movimiento ambientalista actual.
El calentamiento global es uno de los temas más discutidos actualmente. Lo abordan incesantemente los medios de comunicación para desinformar; los ecologistas subvencionados; y los políticos, también a sueldo.

Tras la última Cumbre del Cambio Climático en Copenhague, la falta de acuerdos entre los líderes mundiales para continuar con una estrategia de reducción de la emisión de gases se hizo evidente. Todos los análisis apuntaron al mismo lugar: la cumbre había sido un fracaso; no obstante, hoy numerosos científicos ponen en duda la alarmante teoría con sólidos argumentos, sobre todo los “calentólogos” del IPCC.
La gran farsa de Jeta Thunberg para vender castigos (pasta) y restricciones (vivir como ratas) al mundo con el Calentamiento Global. ¿Es necesario que usen a una niña asubnormalada para “mejorar” el planeta con la amenaza del calentamiento global?… O es que la intención es totalmente distinta y es empeorar el mundo e implantar su Nuevo Orden Mundial. Ustedes mismos…
NOS LO VENDIERON Y MUCHOS HIJOS DE PUTA GANARON MILES DE MILLONES DE DOLARES/EUROS QUE PAGAMOS LOS PAÍSES COMO TONTOS…
Lord Christopher Monckton joins us on stage for a quick talk to discuss the economics behind windmills and the problems behind them.
Rupert Darwall y Ben Weingarten discuten el nuevo libro de Darwall ‘Tiranía Verde: Exponiendo las Raíces Totalitarias del Complejo Industrial Climático’ y una serie de temas que incluyen las raíces nazis del movimiento ambientalista moderno, el acaparamiento del poder ambientalista de Suecia, los fundamentos anticapitalistas del movimiento ecologista, los vínculos entre el fraude de la lluvia ácida y el movimiento actual del calentamiento global, por qué el acuerdo climático de París representa una batalla por el alma de Estados Unidos y mucho más.

Más información sobre Rupert Darwall “Green Tyranny” en https://www.encounterbooks.com/books/… Rupert Darwall es consultor estratégico y analista de políticas. Estudió economía e historia en la Universidad de Cambridge y posteriormente trabajó en finanzas como analista de inversiones y finanzas corporativas antes de convertirse en asesor especial del Canciller del Tesoro del Reino Unido. Ha escrito extensamente para publicaciones en ambos lados del Atlántico, incluyendo el Spectator, Wall Street Journal, National Review y Daily Telegraph.

Ben Weingarten es miembro principal del Centro de Investigación de Políticas de Londres y fundador y CEO de ChangeUp Media.
Hay grupos priviligiados interesados en generar una alarma climática, sin embargo los hechos dicen lo contrario.
EL EVANGELIO SEGÚN “AL GORRONE”
Luis Carlos Campos: Autor del Betseller: “Calor Glacial”. El Timo del Calentamiento Global Demolido. La Histeria del Calentamiento Global no tiene ninguna base cientientifica. No te dejes engañar por esta estafa por la que pagas impuestos y recibo de la luz”
CALOR GLACIAL: EL LIBRO DE LCC RESPALDADO POR VARIOS PREMIOS NOBEL.-

CASO JULEN: EL FATAL E INESPERADO DESENLACE .-

Localizan el cuerpo sin vida de Julen en el pozo de Totalán

Los equipos de rescate han localizado esta madrugada el cuerpo sin vida de Julen, el niño que el pasado 13 de enero cayó a un pozo de Totalán, a 73 metros de profundidad.

“A la 1.25 horas de esta madrugada, los equipos de rescate han accedido al punto del pozo donde se buscaba a Julen y han localizado el cuerpo sin vida del pequeño.

Se ha activado la comisión judicial”, ha informado Subdelegación del Gobierno. Hasta la zona de la excavación, en el cerro de la Corona, se han acercado el delegado del Gobierno Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y el jefe de la Guardia Civil de la zona. También se ha desplazado la policía judicial y los servicios funerarios.

La fase final del rescate comenzó este jueves alrededor de las 17.00 horas. Un túnel horizontal de apenas cuatro metros cavado a mano por el equipo de mineros, con ayuda de los especialistas en explosivos y espeleología de la Guardia Civil, encargados de realizar las cuatro microvoladuras que han sido necesarias para perforar la roca y permitir el avance en la excavación. Antes, se habían empleado seis días (desde el sábado 19 al jueves 24) en realizar el túnel vertical de -60 metros por el descendería en una cápsula el operativo para realizar el horizontal. Un trabajo en tiempo récord y sin descanso para el que, sin estas condiciones de urgencia, habrían sido necesarios meses.

Se pone fin a un operativo de rescate sin precedentes que ha tenido en vilo a toda España.

La Brigada de Salvamento Minero ha encontrado el cuerpo sin vida del pequeño a la 1.25 en el punto donde se le buscaba, después de cavar manualmente y con gran dificultad los cuatro metros que separaban el pozo donde se encontraba el menor y el túnel paralelo -de casi 60 metros de profundidad y aproximadamente un metro y medio de ancho- perforado para que pudieran entrar los mineros para llegar hasta el pequeño. El pozo en el que estaba atrapado el menor tiene unos 110 metros de profundidad y cerca de 25 centímetros de ancho. Un guardia civil es el encargado de sacar el cuerpo del pequeño de fondo del pozo, tras recibir la pertinente autorización judicial. Una comisión judicial se ha activado para proceder al levantamiento del cadáver. Los padres del menor han sido informados antes de que se hiciera pública la localización del cuerpo.

Cronología

Los trabajos de rescate se han demorado por la orografía del terreno, los materiales que lo componen -la dura roca de cuarcita ha ralentizado el avance- y las dificultades que se han encontrado los técnicos a lo largo de la perforación. Más de 300 personas han participado en el operativo de rescate, cuyos componentes llevan más de 300 horas trabajando de manera ininterrumpida. Pero los enormes esfuerzos de los equipos de rescate han resultado en vano.

El pozo y las obras son ilegales.-

Un juzgado de Málaga investiga las circunstancias en que se produjo el incidente. El juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, en base a un informe del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, ha encargado una serie de actuaciones tras constatar que tanto el pozo en el que cayó el niño como las obras que se realizaron en los días previos al accidente -y que provocaron que se moviese la piedra que había colocado el pocero sobre el agujero- no contaban con los permisos pertinentes.

La principal incógnita en Totalán, el “inexplicable” tapón sobre Julen.-

Su composición es estudiada por la Guardia Civil

Los mineros se introducen en el pozo para buscar a Julen

Los mineros se introducen en el pozo para buscar a Julen

El principal impedimento para el rescate de Julen Roselló es el “inexplicable” tapón que mantiene al pequeño malagueño a 71 metros bajo tierra.

Un tapón –cuya composición no ha trascendido a la opinión pública y que investiga la Guardia Civil-, que se ha convertido en el principal impedimento para rescatar y sacar a la superficie al niño de dos años.

Una vez rescatado Julen, el tapón será estudiado para dirimir responsabilidades y determinar qué pasó en Totalán.

Miembros del equipo de rescate deslizan, pidiendo absoluta confidencialidad, que la existencia del tapón es difícilmente explicable.

“Para empezar, porque no es razonable que el crío cuando cae, probablemente golpeando las paredes, provoque desprendimientos en el interior de la cavidad como para generar tanto material que luego se coloca sobre sí mismo y obtura el hueco al completo, de forma tan fuerte”, cuentan.

Tal y como informa el periodista Quico Alsedo, no se trata sólo del material en sí, sino del volumen: pese a que en los primeros días se extrajo tierra con un potente equipo de succión y se rebajó entre 30 y 60 centímetros su grosor, el tapón siguió impidiendo el acceso al niño y desconcertando tanto a los investigadores como, más importante, a los rescatadores que al principio tenían la esperanza de que el niño pudiera seguir con vida en el subsuelo -hipótesis lamentablemente menos firme después de que se ha confirmado el peor de los desenlaces posible.

La caída de Julen se investiga como una negligencia castigada con hasta 4 años de prisión.-

Desde que el Seprona de la Guardia Civil pisó Totalán comenzó la investigación penal, porque como mínimo, alguien cometió una negligencia que provocó la caída del pequeño Julen en un pozo de 100 metros de profundidad.  Es un delito de homicidio por imprudencia . La pena llegaría a los 4 años de prisión. El responsable es el pocero si no selló el pozo, o el dueño de la finca, novio de una prima de la familia. El papel juegado por la Familia en todo el suceso sigue aún en el aire. Incluso tendría responsabilidad la empresa que hizo obras ilegales para construir una casa si desplazó el sellado para hacer la zanja en la que Julen  jugaba temerariamente junto al pozo abierto. Ellos se echan la culpa. 

El culpable será responsable de pagar el coste del rescate; 23 empresas privadas y públicas que de momento lo hacen voluntariamente.  Pero solo el empleo de la maquinaria y materiales (sin gastos de personal) ya cuesta más de 600.000 €, según la estimación hecha por Guardia Civil aportada al juzgado. No incluye los daños ecológicos y tampoco está cuantificado el de las fincas aledañas a las que, como mínimo, han arrancado árboles. También la Confederación de Aguas multará  al dueño de la finca y al pocero por la ilegalidad del pozo. Un,o por no pedir permisos para la cata; y otro, por no verificar que había permisos antes de perforar. La multa estará agravada porque Julen cayó, serán 300.000 €. Por la obra ilegal para hacerse una casa, el familiar de Julen tendrá otra multa del ayuntamiento.

Así pués, quedan aún muchas incógnitas por desvelar…

EL CASO JULEN: VERSIÓN NO OFICIAL.-

Existe circulando una #HIPÓTESIS #PARALELA a la #OFICIAL. La Fuente procedería supuestamente de sectores cercanos a la GC. A pesar de haberse descartado ciertas informaciones iniciales, otras incógnitas siguen persistiendo, pendientes de lo que determine la instrucción del caso.

Nosotros no damos por cierta esta hipótesis; lo que sí podemos afirmar es que, otros muchos medios de “la prensa del Sistema” han tenido acceso a idéntica información. Aquí no ocultamos ninguna verdad, ni admitimos que nadie (por muy delegado del Gobierno que sea, o coronel de la Guardia Civil, nos sugiera qué debemos o no publicar); sugerencias que después se pagan debidamente con inserciones publicitarias.

 

El pasado mes de diciembre un pocero fue contratado por el primo del padre de Julen, para supuestamente realizar un pozo ¡sin permiso ni licencia de obra alguna!; con el fin de encontrar agua en su terreno.

Según afirma el primo del padre del pequeño desaparecido, el pozo se selló con una piedra de seguridad a 5 metros, pero no se hizo ninguna fotografía como es preceptivo, lo que da lugar a diferentes líneas de investigación por parte de la Guardia Civil.

El domingo, el primo del Padre de Julen le llama y le invita a comer una paella en su terreno; los investigadores de la Benemérita sospechan que -mientras las mujeres cocinaban- el padre y el tío de Julen, intentaban supuestamente introducir escombros; aprovechando que había resultado ser inservible como pozo de agua (por lo tanto, no estaría tapado tal y como señaló éste inicialmente a los agentes de la Guardia Civil (sin poder aportar ninguna fotografía de ese sellado).

La intención sería que, ya que no han encontrado agua, supuestamente aprovechar el pozo para guardar (supuestamente) material ilegal, y (en tal supuesto), supuestamente, sustancias ilegales – estupefacientes, según públicó el periódico digital La Tribuna de España. Este último supuesto quedó descartado en el análisis posterior de los escombros.

Padre y tío del pequeño desaparecido, habrían estado intentado (supuestamente) rebajar el borde del agujero para hacerlo más accesible.

Las fuentes de investigación de la Guardia Civil trabajan sobre tres únicas hipótesis de lo sucedido:

La primera hipótesis, lanzada por el periódico digital La Tribuna de España –y ya descartada– que ambos hombres estuvieran supuestamente preparando un escondite de droga, para lo cual necesitaban primero rellenarlo de escombros (porque el túnel vertical era demasiado profundo). Pretenderían rellenarlo hasta la mitad de su longitud; y con un mecanismo muy simple introducir y sacar la sustancia de su escondite.

Esto ha quedado totalmente descartado en el análisis posterior de los escombros hallados en el lugar del hallazgo.

La segunda, que hubieran intentado supuestamente rellenar el túnel vertical de escombros -con la supuesta intención de ahorrarse el dinero de un camión que tuviera que venir a desalojar los escombros de una obra ilegal- y que podría provocar que vecinos denunciaran los hechos al SEPRONA.

Y la tercera, que estuvieran intentado supuestamente rellenar de sedimientos el fondo del pozo, para poder aprovechar el agua de lluvia.

Time-lapse de la finca de Totalán. Gracias al satélite Sentinel 2 de la ESA podemos analizar lo ocurrido en el último año en la finca donde desapareció Julen en Totalán, es decir, desde enero del año 2018 hasta la fecha de hoy.

Primeramente tenemos que localizar la finca rústica que corresponde con la parcela catastral 33 y 32 del polígono 2 de Totalán. La zona se denomina Cerro de la Corona y presenta fuertes pendientes superiores al 30%. A partir del año 2018 se inician trabajos de movimientos de tierra en la parcela, según se puede ver en este time-lapse obtenido gracias al satélite Sentinel 2 de la ESA y al programa Copernicus.

Existen varias fechas claves en el último año:

-3 de junio de 2018: en medio de la pantalla aparece un punto blanco que es una carpa o nave prefabricada de unos 50 m2 de superficie. Se mantiene hasta la fecha de la desaparición.
-30 de noviembre de 2018: se produce un movimiento de tierra próximo a la edificación blanca. La superficie de la explanación es de unos 125 m2.
-19 de enero de 2019: se puede comprobar la superficie de tierra movida para la localización de Julen

30 de noviembre de 2018: se produce un movimiento de tierra próximo a la edificación blanca. La superficie de la explanación es de unos 125 m2.
-19 de enero de 2019: se puede comprobar la superficie de tierra movida para la localización de Julen

Las fuentes muy próximas a la investigación de la Guardia Civil supuestamente sospechan que el pequeño Julen se encontraba con su madre y su tía, jugando con su prima en el exterior, donde las mujeres estaban haciendo la paella.

La madre habría dicho al pequeño, que fuera a avisar al padre de que la comida ya estaba lista (y su prima se habría quedado con las mujeres).

Se trata de un pozo muy próximo a la obra y de perfecta visualización desde la casa, por lo que no parece ninguna negligencia que la mujer enviara al pequeño en búsqueda de su padre y su tío.

El pequeño Julen habría llegado hasta el pozo en búsqueda de su padre padre, pero los hombres se habrían alejado unos metros a recoger más escombros con una carretilla, y el pequeño Julen habría caído al interior del pozos al intentar mirarlo (se trata de un niño que no tiene el sentido de la precaución de un adulto).

Julen habría caído en su interior, quedándose encajonado a 71 metros de profundidad. Posteriormente se supo que el niño habría fallecido prácticamente en el acto, como consecuencia de la caída libre; como consecuencia de varios politraumatismos.

La duda está en el aire. ¿Y si los hombres habrían vuelto al lugar y sin percatarse de que Julen estaba en el interior habrían supuestamente continuado echando escombros sin saber, por supuesto, que lo que estaban haciendo era sepultar al pequeño y condenarlo supuestamente a la muerte por asfixia?. Nosotros no podemos afirmar ni desmentir esta hipótesis. Sólo la instrucción llevada a cabo por el Juzgado de Instrucción Nº 9 de Málaga, determinará lo sucedido.

Lo que sí ha quedado claro, es que el pequeño Julen podría haber muerto sólo con la caída, según el informe preliminar de la autopsia revelado por fuentes del Ministerio del Interior.

La madre, al comprobar que no regresaban a comer, se habría acercado supuestamente hasta el agujero y al llegar habría visto a los hombres que continúan echando escombros y les habría preguntado por el pequeño Julen.

Gritos, temor, el nerviosismo y la desesperación se apodera de todos…

Primero lo buscan en las inmediaciones del campo y al no encontrarlo, la madre telefonea a su puesto de trabajo para comunicar que no acudirá al día siguiente porque se encuentra enferma.

Cunde el pánico, comienzan los gritos de desesperación y unos senderistas que pasan cerca del lugar se percatan de la situación, llaman por teléfono al 112. En ningún momento, los padres efectúan dicha llamada.

Al contar la version inicialmente, padre y primo del pequeño supuestamente entrarían en contradicciones- y sus declaraciones o resultarían del todo coincidentes, lo que supuestamente despertó cierto recelo de los investigadores desde el primer momento.

Resulta también extraño para los agentes de la Guardia Civil que los padres no telefonearan de inmediato al 112; y que esta llamada no se produjera hasta que aparecieran los citados senderistas.

Para evitar más contradicciones, la familia decide no hablar en público y no complicar más las cosas de lo que están.

Cuando llega el constructor del pozo al lugar, comunica a los agentes de la Guardia Civil, que aquello no está como él lo dejó; y que falta el sello puesto tras haber realizado a la obra.

El principal impedimento para el rescate de Julen Roselló ha sido, sin duda, “inexplicable” tapón que mantenía al pequeño malagueño a 71 metros bajo tierra.

Un tapón –cuya composición no ha trascendido a la opinión pública y que investiga desde el primer día la Guardia Civil-, que se convirtió en el principal impedimento para rescatar y sacar a la superficie al niño de dos años.

Una vez rescatado Julen, el tapón será estudiado en profundidad para dirimir responsabilidades y determinar qué pasó en Totalán.

Miembros del equipo de rescate deslizaban -antes de confirmar la muerte del menor y pidiendo absoluta confidencialidad-, que la existencia del tapón era difícilmente explicable.

“Para empezar, porque no es razonable que el crío cuando cae, probablemente golpeando las paredes, provoque desprendimientos en el interior de la cavidad como para generar tanto material que luego se coloca sobre sí mismo y obtura el hueco al completo, de forma tan fuerte”.

Tal y como informaba el periodista Quico Alsedo, no se trata sólo del material en sí, sino del volumen: pese a que en los primeros días se extrajo tierra con un potente equipo de succión y se rebajó entre 30 y 60 centímetros su grosor, el tapón siguió impidiendo el acceso al niño y desconcertando tanto a los investigadores como, más importante, a los rescatadores que al principio tenían la esperanza de que el niño pudiera seguir con vida en el subsuelo -hipótesis lamentablemente menos firme conforme pasaban las horas y los días-.

    Ahora la investigación judicial abierta, será la que despeje las preguntas sin resolver que siguen sin respuesta.

 

AGENDA GOBIERNO KENT CANTAMAÑANAS (P$O€) 2019.-

49735079_2290381874574301_274702745292767232_o

 

Aquí les dejo resumidos en 20 puntos, sus insulsas pretensiones para los próximos 3 meses. Puede cambiar algún pequeño aspecto, según le manden desde #Bildelberg o su personal handler #Soros.

49461879_2290407547905067_8165399464454914048_n

1.- ELECCIONES.- El planteamiento del Gobierno siempre ha sido el mismo, agotar la legislatura, llegar hasta el año 2020.

2.- PRESUPUESTOS.- Va a presentar los presupuestos en el próximo Consejo de Ministros, el día 11 de enero, el próximo viernes, a ver si cuelan”.

3.- APOYOS PRESUPUESTARIOS.- No solamente va a seguir pasando la manita a las fuerzas independentistas, sino que va a escenificar, el tender la mano a Ciudadanos y al PP (por a la patria).

4.- CATALUÑA.- La propuesta política que resuelva la crisis en Cataluña va a parecer que sale de Cataluña, quizá a través del Pota-Hobbit.

5.- ARTÍCULO 155.- Si, pero que no se note…

6.- PP.- seguirá sosteniendo que Casado habla de que la única forma de gobernar es el entendimiento entre el #TRIFACHITO para descabalarles, y #Kent repetirá hasta la saciedad, que está ligando su futuro político al de la ultraderecha (de cara a la Galería).

7.- P$O€.- El único partido del Universo será repetido hasta la extenuación; y dirá que eso lo dicen todos los estudios demoscópicos (manipulados por Ellos mismos) a través del #PIS; bla, bla, bla. Y que POTA$OE es la primera fuerza políticaaaaaa,,, y que aspira a representar a una mayoría de los españoooooooles.

8.- CIUDADANOS.- Intentará crear distancia con #Farlopo, arguyendo que el Pota$oE no tiene pactos con fuerzas Antidemocráticas (VOX), con las que sí está pactando Ciudadanos…

9.- ELECCIONES EUROPEAS.- Le chupará el culo a Borrell, y seguirá diciendo que es un extraordinario ministro de Asuntos Exteriores y podría ser también, lógicamente, un extraordinario candidato a las elecciones europeas, pero hay muchas personas más, para que no se note mucho que es su candidato (impuesto por el propio Isidoro e IBEX).

10.- CANDIDATURAS.- Habrá independientes en las listas para ganarse a su estulta militancia.

11.- AVIÓN OFICIAL.- Balones fuera…

12.- JUICIO DEL “PROCÉS”.- Dirá que no se puede indultar a quien no está condenado, bla, bla, bla; y así no cabrear a los indepes…

13.- TUIT DEL PP CON VÍDEO DE HUMORISTA.- Más fanfarria, y pseudovictimismo…

14.- GOBIERNO ANDALUCÍA.- “El Gobierno va a tratar de escenificar ser respetuoso con la formación del nuevo Gobierno en Andalucía y no va a cuestionar su legitimidad, pero van a adoptar una retórica de grito al cielo frente a VOX, la Autonomía, y defensa de su criatura: Política de Ideología de Género.

15.- P$OE ANDALUZ.- Retirada de apoyo a Gusana paulatino, pero firme, con énfasis en que a nivel Estatal son la puta ostia.

16.- GUSANA DÍAZ.- Para quedar bien; y neutral, dirá que el futuro del Partido Socialisto en Andalucía lo elegirán y lo decidirán los militantes.

17.- EXHUMACIÓN DE FRANCO.- Dará largas. Siempre fue una distracción. Dirá que: está siendo más largo de lo que inicialmente previmos, pero eso es bueno porque está garantizando el derecho de las personas aludidas a alegar y plantear sus diferentes visiones y discrepancias y, que cuando llegue el momento y se finalice el procedimiento administrativo, el Consejo de Ministros resolverá”.

18.- BRASIL BOLSONARO.- Ataques con la boca pequeña. En el fondo, le produce una erección. Pero la retórica (ante el palurdo), será de rechazo.

19.- TREN EXTREMADURA.- Dará largas, como ellos bien saben. Frases evasivas tales como: “Empatizamos con ellos y vamos a darle la respuesta debida que necesitan los ciudadanos extremeños”.

20.- FOTO MENDIA CON OTEGI.- Balones fuera. Frases grandilocuentes del tipo: “Respeto la decisión que pueda tomar Múgica, pero si ha habido una persona que a lo largo de estos últimos años ha defendido la memoria de las víctimas y la convivencia en el País vasco es Idoia Mendia”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

SIGÁMOS CRECIENDO JUNTOS.-

Sigámos creciendo juntos. Cuantos más seamos, más fuertes seremos…

Sólo dale seguir y forma parte de unas de las 10 Comunidades más Libres, Críticas y Diversas de #España

Síguenos en:

logo fb    -Facebook:  

-EL COJONERO:  https://www.facebook.com/elcojonero/

-EL COJONERO INTERNACIONAL (Español / English): https://www.facebook.com/elcojonerointernacional/

-EL COJONERO EN FRANCÉS:  https://www.facebook.com/Cojonerofrancais/

images -Twitter:

@elcojonerooficial: <a href=”https://twitter.com/cojonerooficial

logo_google_v6-Google:

Google: https://plus.google.com/u/0/113466175175480136228

nuevo-logo-youtube-YouTube:

Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCFXzm7ksgDqVMHfGoCejTSw

tumblr-Tumblr:

http://elcojonero.tumblr.com/post/125549169741/destripamos-y-denunciamos-la-corrupci%C3%B3nsea-de

logo wordpres-Wordpress:

WordPress: https://elcojoneroblog.wordpress.com

logo_google_v6-Google:

https://plus.google.com/u/0/me

yahoo-logo-Yahoo:

 

“Victoria usque ad unum”

El cojoneroGrupo Cojonautas: El cojonero

LA NUBE RADIOACTIVA QUE AMENAZA A EUROPA y DE LA QUE NADIE HABLA.-

El Instituto francés de radioactividad y seguridad nuclear, (IRSN, por sus siglas en francés), ha afirmado mediante un comunicado que a finales de septiembre hubo una liberación de rutenio 106, un nucleido radiactivo usado comúnmente en medicina nuclear. El incidente tuvo lugar en Rusia o Kazajistán.

La nube radioactiva que se ha detectado en Europa en las últimas semanas tendría su origen en un accidente en una instalación nuclear en Rusia o Kazajistán, al sur de los montes Urales, según ha informado el ISRN en un comunicado.
La organización francesa ha informado de que el incidente tuvo lugar en la última semana de septiembre y ha descartado que se produjera en un reactor nuclear. En su lugar, aboga por un fallo ocurrido en un sitio de tratamiento de combustible nuclear o en un centro de medicina radioactiva.
Afortunadamente la nube no ha provocado ningún impacto en la salud humana o en el medio ambiente del continente europeo, tal y como ha asegurado el IRSN, sin embargo otras fuentes hablan de 250 heridos graves.
2994530
En el comunicado, no se precisa la ubicación exacta de la liberación de rutenio 106, pero según los patrones climáticos, la zona más plausible se encuentra al sur de los montes Urales, entre éstos y el río Volga, al este de Europa.
El rutenio 106 es un nucleido radiactivo usado comúnmente en medicina nuclear. Es el producto de la división de átomos en un reactor nuclear, por lo que su liberación no ocurre de forma natural.
El IRSN estima que la cantidad del material liberado fue grande, entre 100 y 300 teraBecquerel. Si el incidente hubiera ocurrido en Francia, afirma la organización, hubiera requerido la evacuación inmediata en un radio de unos kilómetros alrededor del centro de la liberación.
Tras descartar un accidente (supuestamente) en un reactor nuclear, lo que habría provocado contaminación con otros radionucleidos, la IRSN también ha descartado el colapso de un satélite con rutenio, ya que una investigación del Organismo Internacional de Energía Atómica, (OIEA) ha concluido que ningún satélite que contenga rutenio ha caído en la Tierra durante este período.
No obstante, lo más preocupante es que se negara el Hecho por completo, tal y como se hiciera con el accidente de CHERNOBYL  en su momento.
Las autoridades rusas han dicho que no están al tanto de ningún accidente en su territorio”, destaca el director del instituto de seguridad nuclear de Francia, Jean-Marc Peres.

De hecho, según reportes de medios rusos, en esa región existe un grupo instalaciones nucleares, incluida una gran planta de reprocesamiento nuclear conocida como la Asociación de Producción de Mayak.

Fue en esta zona donde tuvo lugar en 1957 la explosión de Kyshtym, considerada el tercer accidente nuclear más peligroso jamás registrado, detrás del de Fukushima y Chernóbil.

No obstante las autoridades rusas aseguraron que no tenían conocimiento de ningún accidente o fuga nuclear en alguna de sus centrales.

Una de las teorías que se ha manejado es que las liberaciones de la sustancia radioactiva podrían provenir de la entrada a la atmósfera terrestre de un satélite, pero la Agencia Internacional de Energía Atómica informó que ninguno de estos dispositivos impulsados por rutenio reingresó a la Tierra durante ese período.

Así que los expertos siguen tratando de hallar el origen de la misteriosa nube.

Los 5 mayores accidentes nucleares de la historia.-

  • Accidente de Kyshtym Daiichi (Unión Soviética, septiembre de 1957): tuvo lugar en un sitio de producción de plutonio para armas nucleares y combustible para plantas de reprocesamiento. Ocurrió en realidad en el pueblo de Ozyorsk, que pertenecía a una ciudad cerrada construida alrededor de la planta. Dado que su nombre no se encontraba en los mapas, el desastre recibió el nombre de Kyshtym, la localidad más cercana.
  • Incendio de Windscale (octubre de 1957, Reino Unido): Fue el peor accidente nuclear en la historia de Reino Unido. El núcleo de un reactor de grafito ardió durante tres días y liberó grandes cantidades de material radioactivo que se extendieron por toda Europa.
  • Accidente de Three Mile Island (marzo de 1979, Estados Unidos): ocurrió en una central de energía nuclear en Pensilvania y fue el mayor accidente en la historia industrial de Estados Unidos, aunque no dejó víctimas mortales. Ha sido uno de los más estudiados, no desde la física, sino desde la psicología: la forma en la que sus operarios tomaron decisiones erróneas sirvió de base a varias investigaciones sobre la capacidad de discernimiento del ser humano en situaciones de tensión.
  • Accidente de Chernóbil (Unión Soviética, abril de 1986): ocurrió en la central nuclear Vladímir Ilich Lenin, en la actual Ucrania) y está considerado, junto con el accidente nuclear de Fukushima I en Japón en 2011, como el más grave en la Escala Internacional de Accidentes Nucleares y uno de los mayores desastres medioambientales de la historia. Liberó 1.000 veces más radiactividad que Windscale y se cree que causó 47 muertes durante la explosión y más de 9.000 después, como resultado del cáncer por las radiaciones, según estimaciones de la Organización Mundial para la Salud.
  • Explosión de la central nuclear de Fukushima I (Japón, marzo de 2011): es el último gran accidente nuclear reportado en el mundo y se originó cuando un terremoto de magnitud 9,0 dañó cuatro de los seis reactores nucleares de la planta. Generó una poderosa fuga de material radioactivo al mar y a la atmósfera y todavía no se tienen estadísticas certeras sobre sus daños a la población y al medio ambiente.

EL LUNES – MARTES PODRÍAMOS VIVIR UN CRASH BANCARIO O LA GRAN `PURGA FINANCIERA´.-

Some content on this page was disabled on 17 May, 2017 as a result of a DMCA takedown notice from Eladio Fernández. You can learn more about the DMCA here:

https://en.support.wordpress.com/copyright-and-the-dmca/

GARGANTA PROFUNDAMENTE CORRUPTA: EL CHIVATAZO COMO CORTAFUEGOS E INTENTAR DEJAR AL MARGEN A GALLARDÓN.

Una magistrada alertó de la investigación a Ignacio González a través de Casals.

Actualizado: 21/04/2017 09:03h. Guardado en: España

ep_esperanza_aguirre_e_ignacio_gonzalez_620x350

Esta sería la responsable del chivatazo a Ignacio González de su inminete detención.

El jefe de Anticorrupción quiso limitar el registro del Canal de Isabel II para dejar al margen la gestión de Gallardón y la sospechosa compra de Innasa

4520577w-640x640x80

El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González supo que le estaban investigando al menos por una vía: una magistrada informó al presidente de «La Razón», Mauricio Casals, de que estaban grabando al que había sido mano derecha de González en Suramérica, Edmundo Rodríguez, quien además es consejero delegado de ese periódico.

El miércoles ambos fueron detenidos en el marco de la operación Lezo, acusados de liderar una trama corrupta en torno al Canal de Isabel II, y hoy declararon ante el juez Eloy Velasco.

Los investigadores tienen acreditado ese «chivatazo» porque el propio González se lo contó en una conversación al expresidente de la Comunidad Valenciana, su amigo Eduardo Zaplana, según las fuentes consultadas.

Casals, que ayer declaró como investigado, se refirió a la jueza -cuyo nombre no mencionan- como amiga de la casa y mostró su preocupación porque hubieran grabado al consejero delegado.

Edmundo Rodríguez presidió Innasa, la filial del Canal de Isabel II entre 2006 y 2016, cuando lo destituyó Cristina Cifuentes tras aparecer en los llamados «papeles de Panamá» vinculado a tres empresas con sede en Hong Kong.

Cifuentes, poco valorada.-

En esa misma conversación, el expresidente muestra su inquietud porque estén siguiendo el “tema de Colombia” (se refiere al supuesto espionaje en Cartagena de Indias) y atribuye ese renovado interés a la presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes, de quien habla en términos poco correctos.

González se sentía acosado e intentaba defenderse y saber qué había contra él. Los investigadores sospechan que también un policía le facilitó algún tipo de información aunque no fuera directa, dado el secreto de la operación Lezo.

Una operación que se inició en 2015 y se judicializó el año pasado por parte de la Fiscalía Anticorrupción, cuyo nuevo jefe Manuel Moix está siendo cuestionado por intentar limitar el alcance de la misma, como adelantó ayer ABC.

1487793147_216725_1487793603_noticia_normal

Moix trató de restringir uno de los registros que iban a pedir al juez Velasco los dos fiscales del caso. Ante esa situación, le solicitaron la orden por escrito y el jefe se la hizo llegar. Los fiscales recurrieron al Estatuto del Ministerio Fiscal y el asunto acabó el martes en la Junta de Fiscales de Anticorrupción.

En esa reunión, en la que estaban presentes una veintena de miembros de la misma se examinaron algunas intervenciones telefónicas y se distribuyeron a los asistentes -otros las recibieron por mail- para argumentar la pertinencia de los registros y las detenciones que se pretendían.

El principal punto de discrepancia, según fuentes fiscales, fue el registro del Canal de Isabel II. Moix quería que se limitara a la intervención de documentos sobre la compra de sociedades de los últimos años (por algunas empresas se pagó hasta cinco veces su precio), pero la tesis de los fiscales es que había que remontarse a la adquisición de Innasa (Sociedad Interamericana de Aguas y Servicios S.A.), la matriz del Canal en Suramérica. Dicha sociedad se compró en 2001 por 83 millones de euros (la operación completa acabó costando casi 100 millones a los madrileños), diez veces más del precio pagado un año antes por otros compradores.

DETENIDO EL EXPRESIDENTE DE LA COMUNIDAD DE MADRID IGNACIO GONZÁLEZ

461317-406-304

Esa compra afecta directamente a la gestión de Alberto Ruiz-Gallardón, presidente de la Comunidad en ese momento, quien, según los investigadores, modificó los estatutos para hacer posible dicha adquisición.

«Discrepancias técnicas».-

manuel-moix

Moix quería que el registro del Canal dejara al margen todo lo relacionado con Innasa y era partidario de que se investigara en un procedimiento distinto y, por tanto, se aplazara ese registro.

Las fuentes consultadas lo interpretan como una especie de «cortafuegos» para evitar que la operación pueda salpicar a Gallardón. Pero los fiscales del caso se opusieron a esa postura argumentando que los investigados podrían destruir documentación clave probatoria. Sus compañeros de Anticorrupción les apoyaron de forma casi unánime por lo que Moix aceptó la propuesta de actuación.

La sobrevaloración en la compra de Innasa hace 16 años es el punto de partida de la trama de corrupción gestada en torno al Canal de Isabel II, por cuanto los investigadores consideran que se produjo un desvío de fondos de hasta 25 millones de euros, que habrían acabado en una cuenta suiza.

La Fiscalía General del Estado negó ayer en un comunicado que Moix haya intentado obstaculizar la investigación o paralizar las pesquisas sobre Ignacio González y detalló que en la Junta de Fiscales del martes lo que se habían producido eran «puntuales discrepancias técnico-jurídicas». El jefe de Anticorrupción fue el candidato del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, pese a ser el único que no tenía experiencia en esa Fiscalía. Según las fuentes consultadas, Maza fue alertado meses antes de que los investigados en Lezo hablaban sobre Moix pero eso no afectó a su nombramiento.

Otros: Continúa leyendo GARGANTA PROFUNDAMENTE CORRUPTA: EL CHIVATAZO COMO CORTAFUEGOS E INTENTAR DEJAR AL MARGEN A GALLARDÓN.

LOS “RECUERDOS” DE SABINO FERNÁNDEZ CAMPOS: 23-F.-

RECUERDOS DE SABINO FERNÁNDEZ CAMPO. LO QUE PASÓ DE VERDAD EL 23 F.-

 

Aquella mañana llegué algo tarde a “Río Frío” y Don Sabino ya estaba allí, en la mesa habitual donde nos sentábamos los sábados y con vistas a la plaza de Colón. Tenía un café delante, un vaso de agua, y ojeaba los periódicos del día. Nada más saludarnos me senté y casi sin mediar más palabras sacó unos folios doblados del bolsillo interior de su chaqueta y me dijo:

“Ten, este es uno de los “Recuerdos” que estoy escribiendo. Lo escribí anoche casi de un tirón. Quiero que lo leas aquí y ahora y me des tu opinión”.

517738_1tejero-644x362

Yo cogí aquellos folios y me puse a leer con verdadero interés. Reproduzco aquí las notas que allí mismo tomé a vuelapluma y cuando él me lo autorizó, pues no quiso dejármelos ni para sacar fotocopias. Los folios estaban escritos de su puño y letra. Y recordaré siempre su bella letra.

“Aquella tarde, la tarde del 23 de febrero de 1981, yo estaba en mi despacho revisando papeles, como casi todas las tardes, cuando de pronto irrumpió sin ni siquiera llamar a la puerta, Fernando Gutiérrez* y casi gritando me dijo:

¡Sabino, rápido, conecta la radio!

Inmediatamente conecté la radio y ambos escuchamos con asombro lo que todos los españoles: los gritos de Tejero y los tiros… y sentí como un latigazo en todo mi cuerpo. Debí ponerme blanco en segundos y sin pensarlo di un salto y me fui directo al despacho del Rey.

rey-juan-carlos-y-sabino

Cuando entré, tampoco yo llamé a la puerta, vi que el Rey y la Reina ya estaban pegados a la radio y escuchando atentamente. Eso sí, tranquilos.

– ¡Señor!, ¿qué está pasando en el Congreso?

– Sabino, por favor, no te alteres. ¡Estás pálido!

– ¡Señor, si ha habido tiros!.

– Lo sé, yo también lo he oído.

– Majestad, esto es muy grave. ¡Puede haber muertos!

– Tranquilo, hombre, tranquilo. No hay que perder la calma en situaciones difíciles. Ponte en contacto rápido con Seguridad y entérate de lo que está pasando.

– Señor, por si acaso voy a dar instrucciones para reforzar la seguridad del Palacio.

– Sí, me parece bien. ¡Hazlo!

La Reina no había dicho nada, aunque su cara era un poema. Pero, cuando fui a salir sonó el teléfono y el Rey, mientras lo cogía, me pidió que esperase.

Entonces Su Majestad, ya al teléfono, dijo muy alterado:

– ¡Alfonso!, ¿qué pasa? ¿Qué han sido esos tiros?

– …¿?

– Naturalmente yo no escuché bien las palabras del otro lado del teléfono ni me enteraría salvo por las respuestas del Rey.

– ¡Qué coño es eso de intimidación! ¡Eso no estaba previsto! ¡Quiero saber urgentemente lo que está pasando ahora mismo allí.

– … ¿?

– Sí, entérate de todo y te vienes urgente a la Zarzuela

– … ¿?

– En ese momento y con señas le hice saber al Rey que pospusiese su respuesta. Entonces Su Majestad dijo:

– Alfonso, déjame unos minutos y me llamas después (y colgó el teléfono).

– ¿Qué pasa, Sabino?

– Señor, no sé lo que pasa, pero pienso que el General Armada debe quedarse en su puesto.

– ¿Por qué?

– Señor, en plena batalla un jefe no puede abandonar su puesto. Sería un disparate.

– Pero, es que necesito saber lo que ha pasado. Los tiros no estaban previstos.

– Señor, no lo entiendo.

– Sí, Sabino, perdona (y el rey volvió a su control habitual). Después te lo explicaré. Bueno, tal vez tengas razón. Le diré ahora que se quede en su puesto.

– Tiene razón Sabino –dijo la Reina.

Y entonces, no habían transcurrido ni tres minutos, volvió a sonar el teléfono y otra vez era el general Armada.

CUADERNO DEL DOMINGO ALFONSO ARMADA

– Mira, Alfonso, hemos decidido que sigas ahí y no te muevas hasta nueva orden.

– …¿?

– Sí, ya lo sé, Alfonso, ya sé que la situación es difícil y complicada. Pero, insisto, quédate ahí, más tarde volveremos a hablar.

– Señor, me voy a mi despacho –dije entonces, asombrado como estaba-. Voy a recabar información y a dar instrucciones a Seguridad.

– Vale, está bien.

Y me volví a mi despacho, donde esperaba angustiado Fernando Gutiérrez.

– Fernando, tienes que llamar urgentemente a la televisión, a las radios y a los periódicos, para enterarte qué está pasando y que noticias tienen ellos. Venga, rápido.

Al quedarme sólo me di cuenta que mi cabeza era un volcán y cien preguntas me surgieron como centellas. ¿Qué significaba lo de “no estaba previsto”? ¿Por qué el Rey aparentaba estar tranquilo conmigo y no con Armada? ¿Qué era aquello? ¿Era la acción individual del loco Tejero? ¿Era un Golpe de Estado? ¿Era la cabeza de puente de otra cosa mucho más seria?… ¡Y las dudas inundaron mi cabeza! ¡Dios, la situación apenas si me dejaba pensar!. Así que cogí el teléfono y llamé al teléfono especial que tenía del Congreso para hablar con la persona de la CASA que habíamos destacado aquella tarde para tener información directa. Pregunté, al descolgarlo alguien al otro lado, por el hombre de confianza que tenía allí destacado porque no estaba. Pero la persona que lo cogió me adelantó, muy nerviosa, lo que había pasado y lo que estaba pasando, y una cosa me produjo tal impacto que casi me tumba. Que Tejero había dicho que aquello lo hacía ¡¡EN NOMBRE DEL REY!!. Eso me nubló hasta la vista y hasta mi corazón empezó a latir peligrosamente. ¿En nombre del Rey? ¿Qué está pasando aquí? Entonces llamé también a mi amigo Lacaci, el Capitán General de Madrid, y comprobé que estaba tan desorientado y desconcertado como yo. El hombre estaba intentando saber con exactitud lo que estaba pasando en la Brunete. Quedamos en hablarnos después y estar en permanente contacto, porque era fundamental saber lo que iba a hacer la Acorazada.

1466908

Y otra vez me fui a ver al Rey. Entré en el despacho y Su Majestad estaba hablando por teléfono y a su interlocutor, que no era otro que el General Armada, le decía:

– Alfonso, si es verdad que ese loco ha entrado en el Congreso en nombre del Rey hay que desmentirlo urgentemente y quiero saber con urgencia –y el Rey casi gritó- por qué ha dicho Tejero semejante cosa.

– Y sin más colgó el teléfono. Yo me acerqué y sin sentarme, de pie (allí sentada seguía la Reina).

– Señor, veo que ya lo sabe. Eso es muy grave.

– Sí, Sabino, la cosa es grave. Creo que debemos autorizar a Armada a que venga a la Zarzuela y nos explique detalladamente lo que está pasando, porque creo que aquí están pasando cosas que no estaban previstas.

– ¿Cosas que no estaban previstas? ¿A qué se refiere Su Majestad?

– Bueno, es un decir (pero, por primera vez noté cierto nerviosismo en el Rey, como si quisiera ocultarme algo)

– Pues, Señor, sigo pensando que el General Armada debe quedarse en su puesto. Señor, creo que es urgente que Su Majestad hable directamente con los Capitanes Generales para saber qué opinan ellos y que está pasando en sus respectivas Regiones. También pienso que es urgente que Su Majestad desmienta públicamente lo que está diciendo Tejero en el Congreso. Creo que debería dirigirse a los españoles por Televisión Española.

– Muy bien, haz tú las gestiones con televisión y en cuanto termines te vienes aquí y hablamos con los Capitanes Generales.

– Así que volví a mi despacho, donde estaba supernervioso Fernando Gutiérrez, quien sin perder tiempo me dijo:

– Sabino, los militares han tomado Televisión Española y Radio Nacional.

– ¡Cómo! ¿Qué me dices?

– Me lo acaba de confirmar el propio director general*.

En ese momento sonó el teléfono. Era el General Juste que pedía hablar conmigo. Rápidamente me puse al habla.

indices

– Juste, ¿qué pasa?

– Sabino (el general Juste y yo éramos muy amigos desde mi estancia en el Ministerio del Ejército). ¿Está el general Armada en la Zarzuela?

– No, ¿por qué me lo preguntas?

– Porque me han dicho que a estas horas el General Armada tenía que estar en la Zarzuela.

– Y eso ¿por qué? ¿Quién te ha informado de ello?

– El Comandante Pardo Zancada, que al parecer lo sabe de boca del General Milans.

– Pues, Juste, Armada no está en la Zarzuela, ni está ni se le espera.

– Gracias, Sabino, eso cambia las cosas. Gracias otra vez. Te llamaré después.

– Oye, oye, ¿por qué cambian las cosas? ¿qué cosas?

– Sabino, por favor, después te llamo.

Colgué el teléfono y mi cabeza era un hervidero. Por primera vez intuí algo sobre el General Armada, acaso por su insistencia en acudir a la Zarzuela. Mi instinto ya me puso en guardia. También que la noticia de Armada hubiese llegado a través de Milans del Bosch.

Y así, ya con “todas las moscas detrás de la oreja”, me dirigí de nuevo al despacho de Su Majestad y cuando entré me llevé la sorpresa de la noche, qué digo, la sorpresa de mi vida. Porque allí se estaba brindando. Y eso me nubló la mente y me enfureció. Así que, y ya sin protocolos, me dirigí a Su Majestad y sin pensarlo le dije mirándole de frente:

– ¡Señor!… ¿Está usted loco? Estamos al borde del precipicio y usted brindando con champán –y casi grité- ¡Señor!, ¿no se da cuenta de que la Monarquía está en peligro? ¿No se da cuenta que puede ser el final de su Reinado? ¡¡¡Recuerde lo que le pasó a su abuelo!!!

img_43323

Entonces la cara del Rey cambió de color y vi como sus manos le empezaron a temblar y en voz casi inaudible mandó salir a los allí presentes, que de inmediato abandonaron el despacho. (*) Todos, menos la Reina, que tenía cara de póquer.

Una vez solos Su Majestad se vino hacia mí, y tembloroso y casi llorando, me tomó de las manos y en tono suplicante me dijo:

– ¡Sabino, por favor sálvame! ¡Sálvame, salva a la Monarquía, ahora mismo no sé lo que hago ni qué decir!

– Majestad, vamos a tranquilizarnos todos. No es el momento de pesares. Usted mismo me decía antes que no había que perder la calma en los momentos difíciles. Lo que hay que hacer es tratar de controlar la situación y para ello es fundamental hablar con los Capitanes Generales. Le advierto que la Brunete ha tomado ya Televisión Española y Radio Nacional.

– ¡Lo sabía, lo sabía! ¡Yo lo sabía!

– ¿Qué sabía, Señor?

– Lo que iba a pasar

En ese momento la Reina se levantó y sin decir nada salió del despacho. Y yo me derrumbé. Me temblaban las piernas.

Entonces el Rey se sentó en su mesa y apoyó su cabeza entre las manos. Yo me senté enfrente y esperé unos segundos antes de hablar.

– Señor, no sé lo que Su Majestad sabía, pero fuere lo que fuere, ahora lo que hay que hacer es parar esta locura. Si triunfa “eso” la Monarquía caerá como cayó la de su abuelo.

– Sí, sí, tienes razón. Por favor, habla tú con los Capitanes Generales y haz lo que puedas.

– No, Señor, con los Capitanes Generales tiene que hablar el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, y ese honor le corresponde a Su Majestad.

– Sí, tienes razón… pero, no te vayas de aquí. Y allí permanecí mientras el Rey hablaba por este orden, con Jaime Milans del Bosch (III Región Militar), Guillermo Quintana Lacacci (I Región), Pedro Merry Gordon (II Región), Antonio Pascual Galmes (IV Región), Antonio Elícegui Prieto (V Región), Luis Polanco Mejorada (VI Región), Angel Capano López (VII Región), Manuel Fernández Posse (VIII Región), Antonio Delgado Álvarez (IX Región), Manuel de la Torre Pascual (Baleares), Jesús González de Yerro (Canarias) e Ignacio Alfaro Arregui, en ese momento Presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor (JUJEM) y Luis Arébalo Peyuz, almirante jefe del Estado Mayor de la Armada.

23f-tejero-bosh-armada

_rey_a4b849f1

De lo que habló el Rey con los altos mandos del ejército hablaré en la siguiente entrega”.

– ¡¡Esto es una bomba, Sabino!!

– Ya lo sé.

– Esto lo cambia todo.

– Ya lo sé.

– Esto cambia la Historia.

– Ya lo sé… pero es la Verdad.

– ¿Sabes lo que puede suceder si esto se publica?

– No se publicará, al menos mientras yo viva.

– ¿Serán tus “Memorias”?

– No, ya sabes que yo no soy partidario de “Memorias”. Unas “Memorias” son una cosa muy seria y muy detallada. Yo prefiero llamar a esto que escribo “Recuerdos”. Un “Recuerdo” sólo te obliga a escribir lo que recuerdas.

– Pero, entiendo que esto es sólo el comienzo de lo que pasó aquella tarde-noche.

– Así es, el sábado que viene te mostraré lo que escriba estos días, si tengo ganas, porque tengo mis dudas… A veces pienso que la Historia que se ha escrito de “aquello” ya es inamovible. Además, me estoy viendo como el Prometeo encadenado.

– ¿Y eso?

– Sí, me veo encadenado a mis propias palabras y a todo lo que he venido diciendo desde 1981. Yo ayudé a crear la versión que ha pasado a la Historia y desdecirme ahora seguro que me lo echarían en cara todos. Porque bien pueden pensar que si entonces mentía, ahora también lo puedo estar haciendo. Muchos me achacarían que hablo ahora con resentimiento, por la “patada en el culo” que me dio Su Majestad el año pasado.

– No, Sabino, tu prestigio de hombre serio está fuera de toda duda y seguro que te creerán a pies juntillas. Muchos acontecimientos de la Historia han sufrido vaivenes y cambios importantes con el paso del tiempo. Lo que sí me preocupa es la postura que pueda adoptar el Monarca si tu versión de ahora se hiciera pública.

– Pues, te lo puedes imaginar.

– Es que podría ser hasta la caída de la Monarquía.

– No lo creo. Aunque muchos no lo crean España no tiene ahora mismo otra salida que la Monarquía. En eso tal vez Franco tenía razón y ¡todo estaba atado y bien atado!

– Sí, pero la imagen del Rey “salvador de la Democracia” se habrá terminado.

– Bueno, eso es verdad, pero entre la Historia, la Monarquía, el Rey o la Verdad, yo prefiero quedarme con la Verdad. Es mi conciencia. Voy a cumplir 77 años y ya estoy, como decía Baroja, en la última curva del camino. Además se lo debo a mi teniente Rubio, ya conoces la historia (2).

16807310_410179405981435_6412283647187302426_n

– Y ahí dejamos ese día la conversación. Fue entonces cuando me dijo que tomase las notas que quisiera, a sabiendas, como ya le había demostrado en muchas ocasiones que yo era una tumba.

EL ELEFANTE BLANCO y EL 23F.-

El coronel Martínez Inglés ha denunciado al rey Juan Carlos de Borbón por el 23F

El coronel Martínez Inglés denuncia al rey Juan Carlos de Borbón por el 23F
AL SR FISCAL GENERAL DEL ESTADO ESPAÑOL 
          martinezingles-4
Don Amadeo Martínez Inglés, ciudadano español, coronel del Ejército, escritor e historiador militar, se dirige a su autoridad como primer defensor de la ley y máximo garante del Estado de derecho en la nación española, manifestándole lo siguiente:
img_28476
En el año 1983, dada mi condición de historiador militar, mis antiguos destinos en puestos de responsabilidad de la cúpula militar, mis relaciones con los servicios de Inteligencia del Ejército y mi negativa a dar por buenas las resoluciones de un juicio militar (el de Campamento) llevado a cabo sin las debidas garantías jurídicas e inmerso desde el principio en continuas irregularidades procesales… decidí emprender una exhaustiva investigación en todos los campos (castrense, político, periodístico…) relacionados con la atípica intentona militar llevada a cabo en España en la tarde/noche del 23 de febrero de 1981.
mx36e08
Para poder llegar al fondo de unas responsabilidades que evidentemente no terminaban (y de eso éramos conscientes amplios sectores militares, políticos y sociales) con las de los generales monárquicos Armada y Milans y, mucho menos, con las de toda la serie de personajes de segundo y tercer nivel que pagaron con amplias condenas la mera obediencia a órdenes que provenían, según numerosos indicios, de lo más alto de la jerarquía del Estado.
img_26669
A lo largo de todos estos años he investigado ese oscuro intento involucionista denominado popularmente como “23-F”, he estudiado a fondo todas las circunstancias políticas y militares que incidieron directa o indirectamente en él, he analizado durante miles de horas los más pequeños detalles relacionados con su planificación, preparación, coordinación y ejecución, he reflexionado largo y tendido sobre las conclusiones a las que me llevaban mis investigaciones, he entrevistado a altas autoridades militares que intervinieron en la famosa asonada, he preguntado en los más cerrados ambientes del estamento castrense, he publicado cuatro libros sobre el tema (con un total de 1.121 páginas) que no han sido rebatidos ni en una sola de sus líneas, he hecho en suma todo lo humanamente posible para llegar hasta lo más recóndito de una de las cuestiones más vidriosas de la reciente historia de España…
Ahora, a pocos días de cumplirse el 36 aniversario de aquél bochornoso espectáculo político-militar, creo que ha llegado la hora de que esa Fiscalía General del Estado tenga puntual conocimiento de mis estudios, de las conclusiones que de los mismos he extraído, así como de los abundantes indicios racionales que apuntan a que la máxima responsabilidad de los sucesos que se desarrollaron en Madrid, Valencia y otras ciudades españolas a partir de las 16,20 horas del día 23 de febrero de 1981 debe recaer en el entonces rey Juan Carlos I, que fue informado con anterioridad de los planes de los generales monárquicos Armada y Milans (colaboradores, amigos y confidentes suyos) y autorizó a ambos a coordinar y poner en ejecución los mismos para tratar de salvar su corona del golpe militar duro o “a la turca” que en aquellos preocupantes momentos se estaba fraguando en los ambientes más radicales del franquismo castrense.
23f213088_Captura_de_pantalla_2017-01-2_a_las_.png

LA GRAN FELONÍA DE JUAN CARLOS.-

Es decir, para frenar un posible golpe futuro castrense contra su persona, autorizó irresponsablemente un golpe preventivo contra la legalidad y el Estado de derecho existentes en España a llevar a cabo por la facción del Ejército más afín a él, poniendo con ello en peligro cierto de una nueva guerra civil a este país en el que dos importantes estamentos militares se encontraban claramente enfrentados: el franquista a ultranza dominando cinco Regiones militares con el 70% del poder operativo total y el aperturista o partidario de una transición sin traumas, sensiblemente más débil que el anterior.
trabajo-abenia
En consecuencia, con la autoridad moral que me da el haberme dedicado en cuerpo y alma, y durante tanto tiempo, a esclarecer uno de los más tenebrosos episodios de la democracia española, de cuyas conclusiones he dado cuenta repetidas veces al Congreso de los Diputados, al Senado y al Gobierno de la nación, me permito ahora, con los conocimientos y la perspectiva que me da el largo tiempo transcurrido, dirigirme a su autoridad, como máximo responsable del cumplimiento de la ley en este país, para lanzar una grave acusación de presunción de culpabilidad contra la persona que ha ocupado durante casi cuarenta años la Jefatura del Estado español: el rey Juan Carlos I. Presunta culpabilidad que, después de su abdicación el 2 de junio de 2014 con la consiguiente pérdida de su inviolabilidad constitucional, puede y debe ser investigada y, en su caso juzgada y sentenciada, por tribunal competente de la justicia española.
Todo ello en relación con el supremo derecho que tiene un pueblo desarrollado, soberano y celoso de su independencia y libertad, como sin duda es el español de hoy, de conocer hasta el último detalle las actuaciones de sus servidores públicos (incluido el más alto, el rey), en el marco de un Estado democrático y de derecho en el que la primera magistratura de la nación debe estar, como el resto de los ciudadanos, sometido al imperio de la ley. Para una vez conocidas esas actuaciones, y si hubiere lugar, pedirle las responsabilidades pertinentes (penales, administrativas, históricas…) que siempre, siempre, deben quedar aclaradas ante la opinión pública (sobre todo las históricas, que conforman la esencia misma de la vida de los pueblos) sin importar ni el tiempo transcurrido ni las vicisitudes políticas que hubieran podido incidir en las mismas.
img_13626
En el exhaustivo Informe (35 páginas) que le adjunto, señor fiscal general, le trasladó toda la verdad sobre cómo se planificó, preparó, coordinó y, en definitiva, ejecutó aquél presunto golpe de Estado denominado “23-F”, que nunca fue un verdadero golpe militar sino una mal planificada operación político-militar-institucional nacida, como acabo de señalar, en las más altas instancias de la nación; le expongo después, clara y rotundamente, algunos de los muchos indicios racionales de culpabilidad (dieciséis en concreto) que señalan al entonces rey de España como presunto responsable último de los hechos; y, por último, le enumero los cargos que contra él pueden desprenderse de mis investigaciones teniendo en cuenta su actuación personal antes, durante y después de los mismos y en virtud de los cuales la justicia en cualquier país verdaderamente democrático hace tiempo que habría actuado.
España es diferente, desde luego, pues aquí incomprensiblemente la figura del Jefe del Estado es constitucionalmente irresponsable e inviolable siempre ¡ojo! que sus actos, y de esto todo el mundo parece olvidarse, sean refrendados por el Gobierno legítimamente elegido por el pueblo soberano. Y esta norma no fue respetada a lo largo de la crisis institucional desatada en España tras la rocambolesca entrada del teniente coronel Tejero en el Congreso de los Diputados, hace ahora casi treinta y seis años.
Del pormenorizado estudio de este singular evento histórico recogido en el Informe que le acabo de señalar se desprende que don Juan Carlos de Borbón podría haber incurrido en las siguientes responsabilidades:
1ª.- Autorizar la puesta en marcha de una compleja operación político-militar inconstitucional y, por supuesto, ilegal, para cambiar el Gobierno de la nación al margen del deseo de los ciudadanos expresados en la urnas y que básicamente consistía en crear una situación de emergencia nacional ficticia (o por lo menos factible de ser controlada en cualquier momento) a cargo de un pequeño círculo de militares cortesanos para, una vez desatada ésta y creado un peligrosísimo vacío de poder, neutralizarla mediante la instauración en España de un Gobierno de concentración o unidad nacional presidido por un militar de prestigio (el general Armada) que pudiera abordar de inmediato el “golpe de timón” político hacia posturas más radicales y autoritarias, como insistentemente demandaba el ala más derechista del franquismo castrense. Y desmontando así el golpe involucionista (duro o a la turca) que contra la corona preparaban los generales con más poder dentro de ese núcleo duro franquista (planes previstos para ponerse en marcha en la madrugada del 2 de mayo de ese mismo año 1981 y que este historiador militar expuso con todo detalle y abundante documentación en el libro “La Conspiración de Mayo”, publicado en 2009).
los-19
wpid-screenshot_2014-02-24-15-45-47_1
2ª.- Una vez desencadenado el atrabiliario “golpe”, alarmado ante la incalificable actuación del teniente coronel Tejero en el asalto al Congreso de los Diputados y aconsejado por sus fieles edecanes palaciegos en el sentido de que no podía asumir unos acontecimientos que podían dañar seriamente a la Institución monárquica, se desmarcó inmediatamente de ella abandonando a su suerte a los dos generales monárquicos que la habían planificado, renegando de ellos y de las acciones que habían emprendido bajo sus órdenes para inmediatamente tratar de neutralizar la peligrosa situación creada en el país.
En el curso de esta apresurada reconducción de sus propios planes despreció una y otra vez la autoridad del Gobierno interino de subsecretarios y secretarios de Estado que él mismo había aceptado, tomó decisiones políticas sin refrendo alguno de ese Ejecutivo provisional (y, por ende, sin ningún valor legal), se arrogó poderes que no le correspondían constitucionalmente (actuando de facto como un dictador) y “negoció” directamente con los capitanes generales franquistas la sumisión a su persona y a la Institución que ella representaba mediante promesas de actuación política a cargo de futuros Gobiernos de la nación.
imagen-sin-titulo
3ª.- Dentro de esas decisiones políticas y tomas de postura personales sin refrendo alguno del Gobierno interino destacan las órdenes y conversaciones directas con el capitán general de Valencia, Milans del Bosch, obviando una y otra vez la autoridad de los responsables interinos del ministerio de Defensa, en orden a que retirara sus tanques y el bando por el que asumía todos los poderes en su Región Militar; así como la orden a la JUJEM, también directa y sin consultarla siquiera con el Ejecutivo provisional, para que controlara toda la estructura operativa de las Fuerzas Armadas a través de la cadena de mando y le informaran a él directamente de la más mínima novedad.
También ordenó, en una actuación que pone de relieve la autoridad que ejercía sobre los presuntos golpistas (que iban dando vivas a su persona y a España), a la Unidad militar que ocupaba las instalaciones de TVE en Prado del Rey (un escuadrón de Caballería del Regimiento Villaviciosa 14) el envío de dos equipos técnicos para grabar un mensaje al pueblo español, que finalmente y tras varios aplazamientos salió al aire a las 01,13 del día 24 de febrero.
foto20
23f-tejero-bosh-armada
1298399821_0
coronel-diego-camacho-23f-un-golpe-de-estado-en-busca-de-autor-parte-2-43-728
Sin embargo, no impartió orden alguna ni ejerció personalmente ninguna presión sobre el teniente coronel Tejero para que retirara sus hombres del Congreso y pusiera fin al secuestro del Gobierno legítimo de la nación. Lo que hubiera podido solucionar la grave crisis que asolaba al país en cuestión de minutos puesto que una de las primeras manifestaciones que hizo el citado jefe de la Guardia Civil, después de ocupar la sede de la soberanía nacional, fue que él “sólo obedecería al rey y al general Milans”.
abc-2

 

 

 

UN REY GOLPISTA.-

En definitiva, respetando la presunción de inocencia que le corresponde al antiguo jefe del Estado como a cualquier otro ciudadano español, si el entonces rey Juan Carlos, como parece desprenderse de los numerosos indicios racionales apuntados, conspiró con los militares de su entorno más íntimo para cambiar el Gobierno legítimo de la nación al margen del pueblo y salvar así su corona desbordando e ignorando una y otra vez sus competencias constitucionales, podría haber incumplido sus obligaciones de “desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las comunidades Autónomas” recogidas en el artículo 61.1 de nuestra Carta Magna, convirtiéndose así de facto en todo un presunto “rey golpista”. Una figura histórica muy peculiar pero no ciertamente única pues otros miembros de la misma estirpe borbónica también han caminado en épocas pretéritas por los tortuosos caminos de las asonadas militares palaciegas.
coronel-diego-camacho-23f-un-golpe-de-estado-en-busca-de-autor-parte-1-65-728
                  quic3a9n-tramc3b3-el-23-f-quic3a9n-era-el-elefante-blancorey
Han pasado treinta y seis años, señor fiscal general, y las circunstancias que rodearon aquél extraño evento siguen sin aclararse adecuadamente. Permanece inmerso todavía en los entresijos de la historia y del secreto de Estado. Hasta el momento muy pocos (por no decir ninguno) han sido los historiadores e investigadores españoles que se han atrevido a estudiarlo adecuadamente tratando de desentrañar el misterio que rodea un hecho tan insólito y rocambolesco.
coronel-diego-camacho-23f-un-golpe-de-estado-en-busca-de-autor-parte-2-3-728
Que, evidentemente, nunca fue un verdadero golpe militar sino una maniobra político- militar-institucional planificada y ejecutada desde la cúspide del Estado pero que conllevaba muy importantes responsabilidades históricas y penales al poner en peligro la vida de miles de ciudadanos españoles.
Y esto no es retórica vacía, señor fiscal general, puesto que el estallido de una nueva guerra civil estuvo a punto de producirse y el historiador que suscribe, a la sazón jefe de Estado Mayor de una Brigada operativa (4.000 soldados) de la Capitanía General de Aragón, puede dar fe de ello ya que desde las 18,20 horas del 23-F hasta las 01,13 del día siguiente, a lo largo de las siete horas de dudas y vacilaciones del monarca español que no sabía qué hacer con la situación que él mismo había creado, su Unidad permaneció acuartelada en Zaragoza en estado de máxima alerta lista para salir hacia Madrid con todos sus pertrechos de guerra. Y aunque afortunadamente la nueva contienda fratricida no llegó a estallar por cuestión de minutos, los daños colaterales en cuanto a credibilidad y reconocimiento social a encajar por las dos instituciones básicas españolas (las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil) han sido, y todavía son, muy importantes.
coronel-diego-camacho-23f-un-golpe-de-estado-en-busca-de-autor-parte-4-13-728
coronel-diego-camacho-23f-un-golpe-de-estado-en-busca-de-autor-parte-6-10-728

LA EXTRAÑA MUERTE DE ALFONSITO DE BORBÓN.-

“El hermano del Rey JuanCarlos de Borbón era el predilecto de Juan de Borbón para sucederle”
El que esto escribe, militar español e historiador, obviamente, sí se ha atrevido, señor fiscal general del Estado español, a estudiar e investigar durante muchos años el oscuro hecho delictivo que comentamos en el marco de un exhaustivo trabajo histórico sobre la figura personal y política del heredero de Franco a la jefatura del Estado español, a título de rey, Don Juan Carlos de Borbón, y que contempla, tanto las irregularidades cometidas en su ya largo reinado (algunas de ellas graves y presuntos delitos que ya ha puesto repetidas veces en conocimiento del Congreso de los Diputados y Gobierno español para que se constituyera con urgencia una Comisión parlamentaria que los depurara y obrara en consecuencia) como sus impresentables avatares juveniles, entre los que sobresale el sospechoso homicidio cometido en la persona de su hermano menor, don Alfonso de Borbón, aspirante como él al trono de España e hijo predilecto de su padre, el conde de Barcelona.
img_20957
Usted tiene, permítame que se lo recuerde desde el más profundo de los respetos, señor fiscal general, el deber moral y la responsabilidad profesional de, conocidos mis estudios, tomar las oportunas medidas judiciales para que un presunto delito de golpismo militar e institucional como el que comentamos, que puso en peligro la estabilidad del sistema democrático español y con ello la vida de miles de ciudadanos españoles, no quede impune a pesar del tiempo transcurrido. Y para que queden desveladas definitivamente las circunstancias en las que se desarrolló tan alucinante suceso histórico, la primera de las cuales debe ser la autoría del mismo que los hechos conocidos hasta ahora hacen recaer con toda su fuerza y dramatismo en la persona de Juan Carlos de Borbón.
alfonso-xiii-junto-a-su-esposa-y-sus-hijos
 maxresdefaulte
img_25705
rey11-285x206.jpg
alfonso_borbon_g_1508290737
nalalfonso1992
la-tragica-muerte-del-hermano-del-rey-juan-carlos-60-anos-del-tema-tabu-que-ya-no-lo-es
Es por todo ello por lo que me permito solicitarle, a través del presente escrito, que interese de la instancia judicial a la que corresponda (presumiblemente, el Tribunal Supremo por ser en estos momentos el ciudadano Juan Carlos de Borbón una persona aforada) abra las oportunas investigaciones y los trámites necesarios para esclarecer de una vez y caiga quien caiga el sorprendente hecho histórico que estamos tratando y que se relata y analiza exhaustivamente en el Informe que le remito.
Reciba, señor fiscal general del Estado, mi más sincera consideración
Firmo el presente escrito en Alcalá de Henares (Madrid) a 14 de febrero de 2017″
 
Amadeo Martínez Inglés

INFORME SOBRE EL “23-F” QUE ELEVA AL SR FISCAL GENERAL DEL ESTADO ESPAÑOL EL CORONEL E HISTORIADOR MILITAR AMADEO MARTÍNEZ INGLÉS.-

 

RESUMEN SUCINTO DE LOS HECHOS.-

En los primeros días del otoño de 1980, dada la precaria situación política, económica y social del país y el malestar institucional en el que se debatía el Ejército debido al terrorismo etarra y a la puesta en marcha del Estado de las autonomías, se encontraban en período de gestación en España tres golpes militares: el golpe duro o “a la turca” patrocinado por un grupo muy numeroso de generales franquistas de la cúpula militar con mando de Capitanía General (conocido indebidamente como “el de los coroneles” por los servicios de Inteligencia militar por mimetismo profesional en relación con procesos similares en Turquía y Grecia) y por lo tanto con un gran poder operativo dentro del conjunto de las FAS, que apuntaba directamente contra el titular de la Corona (tachado de “traidor” al generalísimo Franco por sus máximos dirigentes) y, por supuesto, contra el sistema político recién instaurado en España; un segundo movimiento involucionista era el de corte “primorriverista” personalizado por el capitán general de Valencia, teniente general Milans del Bosch, que aspiraba a instaurar en nuestro país una dictadura militar pero respetando la institución monárquica; y el tercero, denominado de “los espontáneos” o “golpe primario” por los servicios secretos castrenses, apuntaba al teniente coronel Tejero y al comandante Inestrillas como posibles cabezas rectoras de un nuevo intento, limitado sin duda en medios y alcance, de alterar la pacífica convivencia entre los españoles.

 

Estos movimientos subterráneos en el seno de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil eran conocidos y seguidos muy de cerca por la División de Inteligencia del Ejército y, sobre todo, por el CESID que en noviembre de ese mismo año 1980 redactaría un “Informe sobre las operaciones en marcha” del que tuvimos constancia, además del Gobierno y la Jefatura del Estado, los altos mandos de las FAS y sus Estados Mayores.
coronel-diego-camacho-23f-un-golpe-de-estado-en-busca-de-autor-parte-4-54-728
De estos tres golpes de Estado en preparación el que más peligro representaba, obviamente, era el primero puesto que sus responsables ostentaban el mando del 80% del poder militar real y, además, aspiraban a dar un vuelco total a la situación política en nuestro país. El que esto escribe, a la sazón comandante Jefe de Estado Mayor de la Brigada DOT V con sede en Zaragoza, tuvo plena constancia de la existencia de este movimiento involucionista en tres reuniones de jefes de Cuerpo de la guarnición con el capitán general Elícegui Prieto, titular de la Región Militar, celebradas en octubre y noviembre de 1980 y enero de 1981, y a lo largo de las cuales se planteó sin ambages la necesidad perentoria de que nuevamente el Ejército “enderezara” abruptamente el rumbo político de nuestra nación. De lo tratado en estos tres encuentros cursé inmediatamente la oportuna nota informativa al mando del Ejército a través del canal de Inteligencia de la Brigada.
armada-general-644x362
Pues bien, en esas preocupantes fechas en las que se iniciaba en España uno de los otoños políticos más convulsos de la Historia de este país, La Zarzuela, que recibía periódicos y oportunos informes del CESID, de los servicios de Inteligencia de las FAS, de la cúpula militar (JUJEM) y, sobre todo, de personajes muy allegados a la Corona y de un monarquismo incuestionable como los generales Armada y Milans, entre otros, fue alertada con pavor del ensordecedor “ruido de sables” que llegaba desde los cuarteles y urgida a tomar drásticas y pertinentes medidas que neutralizaran la peligrosa situación. En respuesta a estos “consejos” de su entorno más íntimo, el rey Juan Carlos, según reconocerían el propio Armada y el general Milans del Bosch en conversaciones privadas durante su permanencia en la prisión militar de Alcalá de Henares en unos momentos especialmente dramáticos para ambos, autorizó al antiguo secretario general de su Casa, marqués de Santa Cruz de Rivadulla y general de División del Ejército de Tierra, Alfonso Armada y Comyn, a consensuar lo más rápidamente posible un hipotético Gobierno de concentración o unidad nacional presidido por el propio Armada (la inmediatamente aireada por los medios de comunicación “Solución Armada”) con los dirigentes de los principales partidos del arco parlamentario español. Gobierno que debería ser instaurado, tras la ya asumida salida de la presidencia del Gobierno de Adolfo Suárez, de un modo totalmente pacífico, respetando “lo máximo posible” las normas constitucionales, con un marcado carácter eventual y con una muy principal misión en su agenda: desmontar, desde la fachada de dureza y afán de cambio que sin duda podía irradiar un Ejecutivo presidido por un militar, el golpe involucionista que contra la monarquía y el sistema preparaban los generales más radicales del franquismo castrense.

“LA OPERACIÓN GALAXIA: UN GOLPE FALLIDO PREVIO AL GOLPE DEL 23-F, CON LOS MISMOS PROTAGONISTAS”

23-f-operacion-gaulle-l-oaamjl
El general Armada, apoderado del rey para esta singular reconducción política del país (solicitada por amplios sectores del mismo en aquellos momentos, todo hay que decirlo) obtendría muy pronto la aquiescencia más o menos interesada de los principales partidos políticos nacionales para entrar a formar parte de un proyecto que, aunque de una legitimidad constitucional muy dudosa, podía ser aceptado como mal menor ante una situación nacional casi explosiva.
También obtendría el emisario del rey el placet, en el campo militar, de la Junta de Jefes de Estado Mayor (JUJEM) y de algunos capitanes generales moderados como los titulares de las Regiones Militares de Madrid, Granada y Canarias, pero sus buenos oficios, avalados siempre por unas credenciales regias nunca escritas pero que nadie osó nunca poner en duda dada la amistad y confianza con las que el rey Juan Carlos había distinguido siempre a su antiguo preceptor, ayudante, confidente y asesor, fracasarían estrepitosamente ante el núcleo duro del franquismo castrense cuyos máximos dirigentes (Elícegui, De la Torre Pascual, Merry Gordón, Fernández Posse, Campano…) hacía ya tiempo que habían traspasado el Rubicón de la lealtad y la subordinación al rey, al que públicamente tachaban de “traidor al sagrado legado del generalísimo”, para abrazar decididamente la senda de la involución pura y dura.
13953996908000_997x0

 

LA SOLUCIÓN ARMADA.-

En consecuencia, a primeros de noviembre de 1980, en La Zarzuela, informada exhaustivamente del avance ineludible del golpe de los capitanes generales franquistas, se toma una nueva decisión político-militar al margen, por supuesto, del Gobierno de Adolfo Suárez que sería una vez más marginado dadas sus malas relaciones con los militares: se le encarga al general Armada que “negocie” con el teniente general Milans del Bosch (de demostrada lealtad a la corona pero que llevaba tiempo preparando su particular movimiento antisistema de corte primorriverista y era objeto, además, de presiones de todo tipo por parte de los generales franquistas que querían que liderara su previsto golpe de la primavera) la adhesión del carismático general a la Solución que lleva su nombre, haciéndole las concesiones que sean necesarias en aras de vencer sus reticencias de meses atrás y conseguir con su respaldo el rápido desmantelamiento del peligrosísimo órdago franquista.
De estas conversaciones Armada- Milans, iniciadas con la entrevista de ambos en Valencia el 17 de noviembre de 1980, saldría un nuevo plan político-militar con vocación de ejercer de urgente corrector de la preocupante situación del país en general y de la Corona española en particular: la que podríamos denominar ahora, con la perspectiva del tiempo transcurrido, como “Solución Armada II”, una variante de la anterior (de corte pseudo-constitucional y pacífico en principio) pero trufada de irrenunciables exigencias de Milans que la convertirían en algo mucho más peligroso, cuestionable y, por supuesto, inconstitucional e ilegal. Exigencias tales como la de incluir en el nuevo plan la operación de “los espontáneos” con el fin de humillar a los políticos y crear la imagen de una intervención en toda regla del Ejército en la vida nacional que satisficiera a los generales franquistas y diera la impresión a la ciudadanía y, sobre todo, a las amplias capas de la ultraderecha que conspiraban contra el régimen, de que se acometía un verdadero cambio en la dirección general del país; o la de que los ministerios de Defensa e Interior del nuevo Gobierno recayeran en manos militares (el primero de ellos en las del propio Miláns que, ante la negativa del rey a que hubiera más generales en el Ejecutivo de Armada, tendría que conformarse finalmente con el cargo de PREJUJEM, Presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor); o la promesa de un mayor protagonismo de las FAS en la lucha contra el terrorismo etarra para terminar con él cuanto antes, incluso por la vía de la intervención directa.
Desde mediados de enero de 1981 la reconvertida Solución Armada, en la que el capitán general Milans del Bosch ha adquirido un protagonismo esencial quedando bajo su control toda la planificación operativa castrense, empieza a concretarse, a desarrollarse, a coordinarse y, en consecuencia, a ser conocida y seguida por el CESID (que la apoyará totalmente ya que la JUJEM la ha aceptado desde el principio por indicaciones de La Zarzuela) y por el Servicio de Información de la Guardia Civil, dependiente del Estado Mayor del Cuerpo, que, ignorando totalmente a su Director General, ayudará a Tejero en la planificación y ejecución de su arriesgado operativo. No ocurrirá lo mismo con los servicios de Inteligencia del Ejército que, obedientes a distintos mandos enfrentados entre sí, trabajarán en campos muy distintos y distantes.
1467344
De los avatares de esta compleja maniobra político-militar-institucional en marcha (la Solución Armada II), salvadora de la monarquía en peligro, el rey será puntual y regularmente informado por el propio Armada, que se entrevistará en numerosas ocasiones con el monarca (personalmente y a través del teléfono) durante los meses de diciembre de 1980 y enero y febrero de 1981. En concreto once veces. Tanto durante su destino como Gobernador Militar de Lérida y Jefe de la División de Montaña Urgel nº4 como desde su puesto de segundo Jefe del Estado Mayor del Ejército, cargo al que accede escasas semanas antes del 23-F por expreso deseo de Juan Carlos manifestado numerosas veces ante el ministro de Defensa, Rodríguez Sahagún, y ante el propio presidente del Gobierno, Adolfo Suárez; que una y otra vez se habían mostrado reticentes a que el antiguo secretario general de la Casa del Rey y hombre de la entera confianza del monarca “desembarcara” en Madrid en un puesto de escasa importancia operativa pero inestimable como plataforma de relación política y amplísima información disponible.
1466908
Armada se configurará, con el paso de los días y con el cantado apoyo del rey que nadie desmiente (ni el propio monarca que perfectamente enterado del operativo le “deja hacer”) como la gran figura político-militar de esta maniobra palaciega en planificación acelerada. El tiempo apremia, el golpe duro de los capitanes generales se va consolidando y su aparato mediático (el grupo Almendros) y su apoyo político (la vieja infraestructura política y sindical franquista) ya no se recatan en airearlo a los cuatro vientos. El teniente general Milans del Bosch, por el contrario, se afanará en organizar el falso golpe militar (“la intentona involucionista a cargo de unos cuantos nostálgicos del anterior régimen” con la que será bautizado cuando La Zarzuela se desmarque de ella por “inasumibles defectos de forma”) colocando a sus hombres (Ibañez Inglés, Torres Rojas, Pardo, Tejero…) a la cabeza de cada uno de los frentes que tendrá que abrir para hacerla medianamente creíble ante la opinión pública y, sobre todo, ante los peligrosos generales golpistas que preparan su cruento órdago para cuando en España empiece a reír nuevamente la primavera…
jjj
La Solución Armada, trufada de las consignas y exigencias de Milans, se pondrá en marcha finalmente, después de algunas dudas, vacilaciones y adelantos, a las 16,20 horas en punto del día 23 de febrero de 1981. En ese preciso instante (dato desconocido por lo demás para la mayoría de los españoles) veinte agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil vestidos de paisano y bajo el mando del teniente Suárez Alonso, que han llegado a las inmediaciones del Palacio de la Carrera de San Jerónimo siguiendo órdenes del Estado Mayor del Cuerpo a bordo de cinco coches camuflados, cierran las avenidas y calles que confluyen en el Congreso de los Diputados para facilitar la llegada y entrada en el mismo del teniente coronel Tejero al frente de sus hombres.
desfile-4
Tejero, que ha recibido amplias facilidades para cumplir su misión por parte del Estado Mayor de la Guardia Civil, por parte del Servicio de Información de la Benemérita y por parte del propio CESID (sus atípicas columnas de autobuses han sido llevadas “en volandas” al Congreso por comandos especiales de la Agrupación de Operaciones Militares Especiales de este centro) ejecuta el asalto al palacio de la Carrera de San Jerónimo a las 18,23 horas, como todos los españoles conocemos de sobra, de una forma rocambolesca, alocada, tercermundista, peligrosísima… con el agravante, además, de ser escuchado en directo por toda España a través de la radio y difundido después por la televisión. Resulta así una acción golpista esperpéntica en la forma (aunque efectiva y contundente en su desarrollo operativo, todo hay que decirlo), capaz de producir vergüenza ajena al más chapucero de los dictadores caribeños: tiros, empujones, gritos cuarteleros, humillaciones a las más altas autoridades del Gobierno… bochorno nacional, en suma. El general Armada, cerebro de la operación y director de la acción en Madrid, se asusta. El rey, informado de urgencia, también. A su fiel servidor, don Juan Carlos, le había dejado las cosas muy claras: ni violencia, ni soldados, ni tanques en las calles; por el contrario, discreción máxima, coordinación con las fuerzas políticas, respeto “en lo posible” a las formas democráticas y constitucionales que conformaban en sí mismas las señas de identidad de la Corona.
imageseeeee
ç
El general Armada, entonces, trata de reaccionar con rapidez e intenta que el rey le reciba lo más pronto posible en La Zarzuela para explicarle todo lo ocurrido y asegurarle la pronta solución del “asunto Tejero” por medio de una personal y urgente reconducción del mismo (reconducción de la reconducción). Pero ya es tarde. La “Solución Armada” ha sido de inmediato abandonada por La Zarzuela después de unos minutos de frenético cambio de impresiones entre don Juan Carlos, sus ayudantes, y el secretario general de su Casa, el general Sabino Fernández Campo. El monarca le dice a Armada, en conversación telefónica a las 18,40 horas en la que también interviene Fernández Campo, que continúe en su puesto militar del Estado Mayor del Ejército a las órdenes de su titular, el general Gabeiras, y que se abstenga de acudir a palacio. El rey teme que su nombre se asocie a la intentona.
slide_6
Don Juan Carlos, a toda prisa, monta su particular puesto de mando anticrisis en La Zarzuela, con el fiel Sabino (que ante la defenestración de Armada actuará a partir de entonces como nuevo valido regio) de jefe de operaciones, a fin de dirigir el proceso que salve la enrevesada situación política creada por la torpeza del marqués de Rivadulla y, por ende, a la Corona. Ambos inician, en lucha contra el tiempo, una frenética ronda telefónica con las diversas Capitanías Generales para tratar de atraer a todos sus titulares (antidemócratas viscerales la mayoría de ellos) a un frente democrático-monárquico contra el golpe militar en desarrollo que presentan, en principio, como minoritario, totalmente ajeno a ellos, y sin cabeza directora visible puesto que ni Milans, ni mucho menos Armada, son reconocidos como sus dirigentes.
Luego, cuando en La Zarzuela tengan la confianza de que casi todos los capitanes generales están con el rey (algunos, como el general De la Torre, jefe de Baleares, ni siquiera contestan a las llamadas regias y otros, como Elícegui, jefe de Aragón, retrasan voluntariamente durante horas la entrevista telefónica con el monarca) todo cambiará. Los dos generales monárquicos, Milans y Armada, serán elegidos como los “cabezas de turco” del desaguisado, los responsables directos de una alocada intentona militar contra la democracia y el pueblo español, mientras que Sabino Fernández Campo será investido de todos los honores y pasará a la historia, junto con el rey, como la gran figura del 23-F: el hombre fiel, inteligente y valeroso que supo reconducir magistralmente la difícil situación político-militar por la que pasaba el país salvando el Estado de derecho y las libertades de todos los españoles. Don Juan Carlos, por otra parte, ganará muchos puntos ante su pueblo, siendo venerado a partir de entonces como el “salvador y garante máximo de la democracia” en España y consiguiendo con ello asentar definitivamente su régimen monárquico que, en los últimos años, venía siendo severamente cuestionado por un franquismo residual, pero todavía poderoso, que no le perdonaba la “traición” cometida al sagrado legado del caudillo.
coronel-diego-camacho-23f-un-golpe-de-estado-en-busca-de-autor-parte-4-59-728.jpg
coronel-diego-camacho-23f-un-golpe-de-estado-en-busca-de-autor-parte-4-54-728.jpg
coronel-diego-camacho-23f-un-golpe-de-estado-en-busca-de-autor-parte-4-52-728
El general Armada, pese a no tener éxito en su infructuoso intento de entrevistarse personalmente con el rey, trata, pasados unos minutos de duda, de “reconducir” la situación a los cauces previstos. La salida de la División Acorazada (otra de las exigencias de Milans) está siendo abortada por el capitán general de Madrid, Quintana Lacaci (auxiliado por el CESID), que al igual que la JUJEM (con el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, general Gabeiras, como ejecutivo máximo de este órgano colegiado de poder militar tras imponerse a las ansias de protagonismo que en un primer momento habían mostrado sus compañeros) obedece prontamente las nuevas órdenes que empieza a impartir el “gabinete militar de crisis” de La Zarzuela dirigido por el general Sabino Fernández Campo. Las primeras Unidades que, un poco por libre, se aprestan a salir después de la reunión celebrada a primeras horas de la tarde en el Estado Mayor de la División y de las órdenes preparatorias cursadas al efecto por el comandante Pardo Zancada, son frenadas en seco por las tajantes instrucciones de la primera autoridad regional madrileña. Sólo algunos pequeños destacamentos motorizados llegarán a ocupar los objetivos fijados en determinadas áreas de la información y las comunicaciones: TVE, RNE… etc, etc. Por lo tanto, en este asunto de la Acorazada, de indudable importancia porque podría ser el detonante de un estado de guerra generalizado en el resto del territorio nacional si los carros de combate de esta gran Unidad llegaban a ocupar los objetivos estratégicos de la capital, Armada ve como se van resolviendo algunos problemas iniciales.
El general Torres Rojas, virtual jefe de la División, y su jefe de Estado Mayor, Pardo Zancada (el coronel San Martín, jefe del Estado Mayor de la División y componente del Grupo Almendros, se ve atropellado por un golpe que no es el suyo y coopera más bien pasivamente) no saben que hacer para neutralizar el “frenazo” de Quintana Lacaci a las unidades de la Acorazada ante la ausencia de órdenes del general Armada, director de la operación en Madrid. Éste, atrincherado en el Estado Mayor del Ejército, no da señales de vida. Trata por todos los medios de acudir al Congreso para serenar los ánimos y dar paso a la segunda fase de su plan: la formación de un Gobierno de concentración presidido por él y respaldado por el rey y por las fuerzas políticas mayoritarias. No quiere darse cuenta que, abandonado por La Zarzuela ante el cariz que han tomado los acontecimientos, eso ya no es viable y, en consecuencia, sus actuaciones en solitario van a levantar rechazos crecientes. Sus insinuaciones en tal sentido, procurando dejar siempre fuera de toda sospecha a la Corona, sus descaradas propuestas a favor de unos planes ya periclitados, sus deseos de protagonismo en la resolución de una crisis que se salía por completo de sus competencias… irán cerrando un peligrosísimo círculo a su alrededor que terminará devorándolo.
coronel-diego-camacho-23f-un-golpe-de-estado-en-busca-de-autor-parte-4-52-728
46214733
img_26410
Mientras tanto, el “gabinete de crisis” de La Zarzuela capitaneado por Sabino Fernández Campo (un Sabino exultante y seguro de sí mismo por la confianza absoluta que el rey acaba de depositar en su persona, en detrimento de su competidor Armada) intenta por todos los medios reconducir la situación a los nuevos planes. Se desaprueba oficiosamente el rocambolesco asalto al Congreso como medida inicial, pero nadie en palacio sabe la actitud que van a tomar los capitanes generales implicados en el golpe duro que, de momento, no han apoyado la acción de Tejero y están a la espera de que se clarifique la asonada.
El rey habla con el capitán general de Valencia quien, ante la inoperancia de Armada y las primeras noticias de La Zarzuela rechazando la operación, se siente traicionado y monta en cólera. La conversación, formalismos jerárquicos aparte, es muy tensa según personas del entorno más íntimo del Estado Mayor de Milans. Éste se niega en principio a revocar las órdenes de emergencia dictadas para la Capitanía General de Valencia y le espeta al rey unas duras palabras: “Aquí lo que pasa majestad es que algunos no tienen lo que hay que tener para llegar hasta el final. Esto no era lo pactado”. Juan Carlos intenta calmar los ánimos de su subordinado y amigo echando mano, como siempre, de su campechanía y sencillez de trato, pero esta vez los resultados serán modestos: la situación es muy delicada para el capitán general de la III Región Militar que, hasta el momento, es la única autoridad militar que ha declarado la ley marcial en su jurisdicción y ha sacado los tanques a la calle. Si su supremo valedor, su jefe supremo, la más alta autoridad del Estado a favor de la cual (y de su proyecto político) él ha dado semejante paso al frente, se desmarca totalmente de la operación alegando “inasumibles defectos de forma” y ordena la vuelta atrás con urgencia… su situación personal y profesional puede convertirse en desesperada en muy pocas horas. Máxime teniendo en cuenta que el general Armada, según el propio monarca, ni se encuentra en La Zarzuela, donde según los planes iniciales debería estar en esos momentos, ni controla la División Acorazada Brunete que permanece paralizada por ausencia de órdenes suyas y ni siquiera está localizable en su despacho del Estado Mayor del Ejército en Cibeles.
jaime-milans-del-bosch-2-con-juan-carlos-de-borbon
Pero a pesar de todo, nada indica todavía que la situación sea irreversible, que se hayan roto todos los puentes entre el teniente general más monárquico del Ejército español y su señor. Sólo se trata del primer contacto entre ambos, ciertamente preocupante, después del urgente cambio de planes motivado por el bochornoso espectáculo dado por Tejero en el Congreso y de la asunción por La Zarzuela de una nueva vía reconductora. La peligrosa pelota del “putsch” sigue en el tejado…
Don Juan Carlos continúa con su apresurada ronda telefónica, con el futuro conde de Latores allanando el camino que lleva a sus compañeros de generalato, para tratar de conocer la posición de todos los capitanes generales, la mayoría de los cuales, comprometidos con el golpe de mayo, son reacios a ponerse al aparato. En Madrid, Gabeiras (jefe del Estado Mayor del Ejército) y Quintana Lacaci (capitán general) se ponen enseguida al lado del rey en su nueva estrategia reconductora. Sin embargo, hasta tres veces tiene que insistir don Sabino con Zaragoza para que el capitán general Elícegui Prieto recoja personalmente la dramática llamada del monarca: “¿Estás conmigo, Antonio? ¿Puedo contar con tu lealtad?”
pedro-pitarch-rrss-1
Preguntas que son respondidas con evasivas tanto en la capital de Aragón como en Valladolid, Sevilla, Barcelona y La Coruña. Únicamente en Granada y Burgos, además de Madrid y Canarias, sus titulares no dudan ante el rey. En Palma de Mallorca, el general De la Torre Pascual ni siquiera se pone al teléfono. Sólo la primera autoridad militar de Canarias, González del Yerro, ha buscado personalmente el contacto con don Juan Carlos para dejar clara su posición con respecto al golpe. Nunca estuvo de acuerdo ni con que Armada fuera presidente de un Gobierno de concentración ni con la promoción de su compañero de Valencia, Milans del Bosch, al más alto puesto de las Fuerzas Armadas.
perote
En el curso de esta alocada ronda telefónica el rey recibe la urgente llamada de su padre, el conde de Barcelona: “Cuidado con los militares, hijo. Acuérdate de los coroneles griegos en 1967” le previene. También algunos dirigentes europeos, Giscard d´Estaing entre ellos, apoyan protocolariamente la amenazada democracia española. El gigante USA, por el contrario, permanece en principio callado y habla después con palabras equívocas: “Es un asunto interno español”, dirá el secretario de Estado norteamericano, Alexander Haig. Sentencia que cae en La Zarzuela como una segunda bomba, después de la de Tejero.
foto-montaje-23-f-revelaciones-elefante-blanco-1
Ante el cariz nada halagüeño que presenta, con el paso de las horas, la recién abrazada “reconducción de la reconducción”, don Juan Carlos decide jugársela. El tiempo apremia. El país está paralizado y su corona pende de un hilo. Llama nuevamente a Milans: “Jaime, le dice en tono solemne, tomo las riendas del Estado, ni abdico ni me voy, tendrán que fusilarme para que abandone”. Palabras dirigidas, más que a Milans que sabe es de los suyos, a los otros capitanes generales que, agazapados en sus respectivos centros de poder, esperan el momento más oportuno para saltar sobre la democracia y la Corona. Éstos, mientras tanto, siguen sin llamar al rey, lo ignoran. Consultan entre ellos. La pasividad de la División Acorazada los tiene inmovilizados. Desde el ya lejano órdago castrense de la Semana Santa de 1977 ésta había sido siempre la condición “sine qua non” para sumarse a cualquier eventual movimiento de Milans: “Ocupar Madrid con la DAC Brunete. Controlar con los carros de combate todos los centros neurálgicos del Estado”.
El rey no estará seguro de nada hasta pasada la medianoche del 23 de febrero. Desde las 18,23 horas, cuando se inició el asalto directo al Parlamento (la operación en sí comenzó a la 16,20 horas, como he relatado con anterioridad, con el cerco a distancia del palacio de la Carrera de San Jerónimo por efectivos del Servicio de Información de la Guardia Civil vestidos de paisano), no encuentra el momento para dirigirse al pueblo por radio o televisión.
¿Por qué no lanza un mensaje real por la radio o a través del teléfono a todos los medios de comunicación, dado que el palacio de La Zarzuela ha sido respetado con exquisito mimo por los golpistas?, se preguntaron entonces y se siguen preguntando todavía millones de ciudadanos españoles. De todos es conocido que en situaciones de golpe militar, sea cual sea el desgraciado país en el que ocurra, la toma de postura inmediata del jefe del Estado y su decisión o no de luchar contra él con todos los medios a su alcance suelen resultar determinantes para el desarrollo posterior de la asonada y, en ocasiones, para abortarla de manera fulminante.
La respuesta, treinta y cuatro años después, aparece con mucha más claridad que en el pasado y no se debe ocultar ni un día más en aras de hipotéticos secretos de Estado o ridículos e inexistentes peligros para la seguridad nacional. Razones que desde la culminación del lamentable evento del 23-F han esgrimido aquellos que siempre han deseado que la historia, la verdadera historia objetiva y valiente, no pudiera nunca abrirse camino entre la maraña de falsas historietas de buenos y malos, de militares golpistas y reyes “salvadores de la democracia y las libertades”, que ellos mismos consideraron oportuno fabricar desde el poder para que la sacrosanta transición no tuviera que hacer frente, en sus primeros pasos, a un vendaval político y social de consecuencias imprevisibles.
infografia-rey_juancarlos_2
14134736578462
Y la verdadera historia de este país nos dice ahora, y nos dirá siempre, que el rey Juan Carlos no controló en absoluto la situación durante las primeras horas de la “intentona involucionista” del 23 de febrero de 1981, ejecutada por sus edecanes palaciegos y autorizada en principio por él. La demencial entrada de Tejero en el Congreso, imposible de asumir, y la torpeza subsiguiente de Armada intentando personarse en palacio, le habían colocado en una situación personal tan incómoda y peligrosa que, profundamente afectado, intentó despejarla cuanto antes con la inestimable ayuda de sus ayudantes militares y, sobre todo, con la del secretario general de su Casa, Sabino Fernández Campo.
mx370bf
Éstos nuevos consejeros le recomendaron enseguida, en unas conversaciones dramáticas en las que estuvo presente la propia reina Sofía tratando de animar a un soberano deprimido y ausente, abandonar de inmediato sus estrechas relaciones con Armada, olvidarse por completo de la famosa Solución político-militar auspiciada por su eterno confidente y amigo (que le podía afectar de lleno si no obraba con prudencia pero con decisión) y coger el toro por los cuernos del arduo problema que había propiciado toda la aventura palaciega (el golpe duro contra la Corona que se perfilaba en el horizonte primaveral) hablando directamente con los díscolos capitanes generales franquistas que, a pesar de no tener su maniobra involucionista totalmente planificada, podían, ante el vacío de poder existente, dar un paso al frente y desencadenar una marea insurreccional que arrasara todo. El rey, siguiendo al pie de la letra las directrices de sus consejeros, se emplearía a fondo durante siete largas horas (sobrepasando ampliamente sus competencias constitucionales) para recobrar el control que no tenía y asegurarse su supervivencia política y personal, antes de hablar al país y definirse públicamente sobre los acontecimientos en curso. Mientras España se debatía entre la tensión y la duda.
Sobre las ocho de la tarde, no obstante, el monarca, consciente de que deberá dirigirse a los ciudadanos por televisión tan pronto como sus circunstancias personales y políticas se lo permitan, pide (a través del marqués de Mondéjar) a Prado del Rey los equipos técnicos necesarios para grabar un mensaje a la nación, pero no tiene prisa, necesita ganar tiempo. Acepta la propuesta del gabinete de Subsecretarios y Secretarios de Estado presidido por Francisco Laína, Director de la Seguridad del Estado, para mantener una imagen de normalidad en el funcionamiento de las instituciones pero él ya está decidido a usar todo el poder que la anómala situación ha puesto en sus manos para, dejando de lado las limitaciones que la Constitución establece para su figura, defender su corona con uñas y dientes, hasta las últimas consecuencias. Se asegura directamente la fidelidad de la JUJEM para su nueva estrategia (ya tenía su asentimiento previo a la “Solución Armada”), obviando la autoridad del presidente del nuevo Gobierno interino de la nación y de su “departamento de Defensa” que ni siquiera son consultados, a la que ordena controle militarmente la nueva situación usando todos los resortes de la cadena de mando. Asimismo establece, a través del “gabinete de guerra” que lidera Fernández Campo, un control exhaustivo y directo sobre la cúpula de la Guardia Civil y Policía Nacional. Las veleidades del flamante nuevo “presidente” Francisco Laína, ingenuo él, que sin estar en el meollo de la cuestión quiere acabar “manu militari” con una situación que considera explosiva asaltando cuanto antes el Congreso de los diputados con fuerzas especiales de estos dos últimos Cuerpos de Seguridad, son desestimadas sin contemplaciones por La Zarzuela que tiene otras prioridades mucho más acuciantes en esos momentos. Entre las que se encuentra, obviamente, la de asegurar la lealtad de los capitanes generales franquistas sin la que nada está seguro.
Sabino Fernández Campo intenta nuevamente hablar con Elícegui. En Zaragoza están acampados fuertes contingentes de la DAC “Brunete” (una Brigada acorazada), una fuerza operativa importante que puede ser decisiva. El general Merry Gordon, en uniforme de campaña y “bastante alterado”, se encuentra en su despacho de la Capitanía General de Sevilla. El general Campano, de Valladolid, en el suyo. En Baleares, el general De la Torre Pascual tiene ya preparado el bando de declaración del estado de guerra y sólo espera un guiño de sus compañeros más radicales. En el Estado Mayor de la Capitanía General de Galicia se dan los últimos toques a las órdenes de operaciones que pongan en marcha a las distintas Unidades. Sólo Madrid (Quintana Lacaci), Canarias (González del Yerro), Granada (Delgado) y Burgos (Polanco) garantizan cierta continuidad constitucional.
Los contactos telefónicos regios se suceden con dramatismo. El vacío de poder es alarmante y la situación empeora por momentos. La duda y la tensión hacen mella en determinados momentos en los propios “negociadores” de La Zarzuela que, a pesar de todo, continúan con su delicada misión. Por fin, la pasividad operativa de Armada, la sorpresa y frustración de Milans, el apoyo jerárquico de la JUJEM auxiliada permanentemente por el CESID, la fachada legal de continuación del Estado de derecho que ofrece el Gobierno interino de Subsecretarios y la decidida actuación del capitán general de Madrid, Quintana Lacaci, inclinarán la balanza, después de unas horas dramáticas, del lado de la sensatez y el orden.
En el Congreso de los Diputados, Tejero no acepta la propuesta de Armada (contemplada en la segunda fase de su plan y que él desconocía) de un Gobierno de coalición con socialistas, centristas y comunistas, presidido por el general. La considera una traición porque, según él, no era lo pactado: “Me vino con una lista del nuevo Gobierno que quería presentar al Congreso para su aprobación. En ese momento no me dijo si la conocía o no el rey. Predominaban altos cargos socialistas, centristas y hasta había comunistas. No la pude aceptar. Yo no me estaba jugando el tipo para eso”, comentaría meses más tarde con otros compañeros del Cuerpo. Se compromete, no obstante, con Armada a no causar víctimas si se respeta la situación existente y no se ataca a sus hombres. Compromiso que al mediodía del día siguiente, 24 de febrero, ampliará en el llamado “pacto del capó”, firmado sobre un vehículo aparcado en las cercanías, por el que aceptará salir del atolladero en el que se encuentra con ciertas condiciones que exculpan a sus subordinados. En este pacto intervendrán, además de Tejero, el omnipresente general Armada, el comandante Pardo Zancada, el teniente coronel Muñoz Grandes, ayudante del rey y delegado personal suyo para este tardío arreglo post golpista, y el también teniente coronel Fuentes Gómez de Salazar, antiguo integrante del SECED (Servicio de Inteligencia de Carrero Blanco).
Sobre las 1,10 horas de la madrugada del martes 24 de febrero de 1981 todo parece quedar definitivamente bajo control. Milans ha accedido a retirar sus carros de combate y el bando por el que asumía todos los poderes del Estado en su Región militar (orden que no se cumplirá totalmente hasta pasadas las cuatro de la madrugada); los capitanes generales “dudosos”, con parsimonia, han ido prometiendo lealtad al jefe supremo del Ejército; la situación en el palacio de la Carrera de San Jerónimo, a pesar del golpe de efecto testimonial del comandante Pardo Zancada y sus policías militares introduciéndose a última hora en el edificio en apoyo de sus compañeros de la Benemérita, está prácticamente resuelta…
El rey habla, por fin, por televisión. El país respira tranquilo. La democracia española y la corona se han salvado. El “golpe de los golpes”, el golpe que nunca existió, “el movimiento involucionista a cargo de unos cuantos militares y guardias civiles nostálgicos del anterior Régimen” según la teoría oficial del Gobierno de turno, el chapucero órdago político-militar-institucional patrocinado desde la más alta magistratura de la nación para desembarazarse de sus antiguos compañeros franquistas que le tachaban de traidor y amenazaban su trono, según la versión que más pronto o más tarde recogerá la historia de España… ha sido neutralizado. ¡Loado sea Dios!
 “El Golpe cumplió con su objetivo (soterrado) que no era otro que apuntalar la figura del Rey Juan Carlos y entronizarlo en el rol de salvador de la Patria, objetivo que se cumplió con creces”

INDICIOS RACIONALES DE LA MÁXIMA RESPONSABILIDAD DEL REY JUAN CARLOS EN LOS SUCESOS QUE SE DESARROLLARON EN ESPAÑA EN LA TARDE/NOCHE DEL 23 DE FEBRERO DE 1981.-

Y después de conocer con todo detalle, aunque en un sucinto resumen, toda la compleja trama del 23-F, voy ahora a adentrarme en los abundantes e irrefutables indicios racionales que señalan al entonces monarca español, Juan Carlos I, como máximo responsable de la artera maniobra político-militar-institucional puesta en marcha en este país la tarde/noche del 23 de febrero de 1981 por el propio palacio de La Zarzuela, conocida y aceptada por los principales partidos políticos del arco parlamentario español con el PSOE a la cabeza.

Anteriores al 23-F.-

Primero.- Armada se entrevista con don Juan Carlos en numerosas ocasiones a lo largo de los meses de diciembre de 1980 y enero y febrero de 1981. En total, once veces (tres en el mes de diciembre, una en enero, el día 3 de febrero a través del teléfono y nuevamente en reuniones personales reservadas los días 6, 7, 11, 12, 13 y 17 de febrero). ¿Qué asuntos tan graves y atípicos empujaban a Armada y al rey a relacionarse personalmente con tanta asiduidad (Baqueira, La Zarzuela, conferencias telefónicas…) no estando ya el primero al servicio directo del segundo sino, por el contrario, en un puesto activo en el Ejército, al mando de la División de Montaña Urgel nº 4 en Lérida y más tarde en el Estado Mayor del Ejército en Madrid?
Concretamente la entrevista celebrada el 13 de febrero (diez días antes del 23-F) en La Zarzuela es revestida del mayor de los secretos. Tanto que, meses después, procesado ya Armada, éste le pide al rey por carta autorización para usar en su defensa lo tratado en aquella reunión. El rey se lo deniega. Resulta así que ni para afrontar una condena de treinta años de prisión el general Armada puede desvelar la conversación mantenida con el monarca el 13 de febrero de 1981. Debe, en consecuencia, arriesgarse a ser condenado antes que hablar. ¿Razón de Estado? ¿Sacrificio personal por la corona…?
¿Qué asuntos trataron don Juan Carlos y el general Armada ese enigmático día 13 de febrero? Resulta pueril pensar que el general, para defenderse de una posible pena de treinta años de cárcel, intentara refugiarse en un rutinario informe personal sobre la situación del país y del Ejército (además, él no era la persona más indicada para presentar ese hipotético informe al rey) que, según bastantes “investigadores” del caso adscritos a las tesis oficiales, fue lo único que facilitó Armada al soberano a lo largo de la entrevista. Y resulta, asimismo, fuera de toda lógica que el monarca le prohibiese con posterioridad dar publicidad a esos informes y comentarios personales si le podían servir para defenderse.
¿De qué hablaron, pues, don Juan Carlos y su fiel servidor Armada en esa controvertida reunión? Ellos lo sabrán, desde luego, aunque a estas alturas lo lógico sería que todos los españoles lo conociéramos también. Y puesto que el “traidor” Armada ha obedecido escrupulosamente hasta el presente las instrucciones regias de permanecer callado y no es previsible que las desobedezca en el futuro, debería ser el rey Juan Carlos el que, en lugar de ir por ahí prohibiendo a su antiguo subordinado que hable o deje de hablar (circunstancia ésta que resulta muy poco ética en una democracia) nos contara de una vez a los ciudadanos de este país qué diantres de asuntos tan reservados y sensibles trató ese día en La Zarzuela con la persona que, días después, emergería ante la opinión pública española como el supremo cabecilla de la intentona.
Aunque yo me voy a permitir decir aquí y ahora, por si esa declaración regia no llega, lo que miles y miles de españoles llevan comentando vergonzantemente durante años en tertulias de café, reuniones familiares, pasillos ministeriales, charlas políticas… y que algunas personas que hemos dedicado mucho tiempo a este asunto conocemos de sobra: que allí se habló de la “Solución Armada”, de la maniobra político-palaciega a punto de comenzar, del estado de las conversaciones con Milans y con los líderes políticos, del estado de ánimo en los cuarteles, del otro golpe duro que amenazaba, a corto plazo, a la democracia y a la corona, de aquellas medidas necesarias y urgentes para intentar detener este último peligro sin dañar en demasía el orden constitucional vigente… Todo debía estar bajo control en esos preocupantes momentos, nada debía dejarse al azar. La cuenta atrás había comenzado. La suerte estaba echada. Sin embargo, los hechos posteriores demostrarían que en el entorno de la famosa Solución político-militar no todo estaba tan atado y bien atado como se creía.
Segundo.- Armada siempre le dijo a Milans, en todos sus contactos, que iba de parte del rey, que don Juan Carlos patrocinaba la operación en bien de España y de la democracia. Así lo han reconocido, una y otra vez, los más próximos colaboradores de Milans que estuvieron presentes en las entrevistas del 17 de noviembre de 1980 y 10 de enero de 1981. Nadie dudó nunca de la veracidad de las palabras de Armada. El general era una figura de gran altura profesional y política, de la máxima confianza regia. ¿Por qué iba a mentir? Sin el rey, la acción se presentaba irrealizable, demencial, nunca lograría llegar a ser el presidente del Gobierno de concentración-gestión que proponía para lo que necesitaba ineludiblemente la previa aceptación de La Zarzuela. Si el monarca no estaba detrás, la operación iría directa hacia un rotundo fracaso (como así fue cuando don Juan Carlos se desmarcó de ella) y Armada tendría que pagar un alto precio (como así fue también) por su alocado protagonismo.
Entonces ¿por qué iba a mentir Armada al capitán general de Valencia, Milans del Bosch? ¿Para ir los dos a un desastre, a un golpe militar conjunto sin ninguna posibilidad de triunfar y, encima, contra el rey, contra el supremo señor de los dos y al que ambos respetaban por encima de todas las cosas?
Armada sin el rey no era nada. No podía caber entonces en cabeza humana (y ahora con el paso de los años mucho menos) que, salvo que se hubiese vuelto loco, intentara montar todo ese tinglado político-castrense (que, vuelvo a repetir, necesitaba del monarca para ser viable) a espaldas de don Juan Carlos. Hubiera sido un salto en el vacío inexplicable, una temeridad impropia de su inteligencia, un suicidio profesional y político. Como se demostró en definitiva cuando, abandonado a su suerte, tuvo que pagar con el fracaso, el deshonor y treinta años de prisión la presunta traición a su señor.
23f
Ota prueba más, es la nimiedad de la penas de cárcel, y el posterior inulto. El la cárcel vivieron como Marqueses, pudiendo recibir visitas a cualquier hora; con amplias estancias y menús de marisco y esquisitos vinos, algo que sólo se pudo autorizar desde las más Altas instancias.
Pero es que, además, de esa autorización real para que Armada estableciera todos los contactos pertinentes de cara a planificar todo el operativo que conllevaba la maniobra político-militar bautizada con su nombre no podía caber ninguna duda entonces (y mucho menos ahora) puesto que el general, desde primeros de octubre de 1980, empezó a actuar de manera prácticamente pública en sus relaciones con partidos políticos y autoridades militares. En nombre del rey, naturalmente. Tanto su entrevista con Múgica, en Lérida, el 22 de octubre de 1980 (que alcanzó especial relevancia en los medios y provocó hasta un encendido debate en la Comisión Ejecutiva del P($O)€ como otras llevadas a cabo con diversos políticos del arco parlamentario español y militares de la cúpula castrense (de las dos de Valencia con Milans, en las que Armada dijo en voz muy alta que venía en nombre del monarca, tuvimos constancia detallada todos los estamentos militares de cierto nivel) no fueron para nada secretas, la mayoría de ellas serían recogidas por la prensa y, desde luego, todas por los servicios de Información del Ejército y de los cuerpos de Seguridad del Estado. Y lo lógico, lo racional, lo prudente y lo más conveniente para la seguridad del Estado y de la propia corona hubiera sido que si el rey no había autorizado semejantes contactos del señor Armada y este iba por ahí usando el nombre de su señor en vano de cara a una confusa operación político-militar de carácter anticonstitucional e ilegal, lo hubiera desenmascarado públicamente “ipso facto” pidiéndole a continuación al Jefe del Estado Mayor del Ejército un fuerte correctivo para el desleal militar. Y está bastante claro a estas alturas que el monarca calló… y otorgó. ¿Por qué?
coronel-diego-camacho-23f-un-golpe-de-estado-en-busca-de-autor-parte-6-9-728.jpg
Resulta curioso al respecto, y muy significativo al hilo de lo que estoy exponiendo, que el presidente del Gobierno de entonces, Adolfo Suárez, se enterara de la famosa reunión de Lérida, no por los socialistas que intervinieron en ella, ni por el P($O)€, ni por la cadena de mando militar (que tuvo pronto conocimiento a través de Armada) sino por el palacio de La Zarzuela, que había tenido puntual y urgente referencia de lo allí tratado. ¿Por parte de quién? Presumiblemente por parte del “traidor” Armada.
Tercero.- Está fuera de toda duda, porque lo reconocieron en su día tanto el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, como su ministro de Defensa, Rodríguez Sahagún, que el rey Juan Carlos estuvo muy interesado, a lo largo de todo el otoño de 1980, en llevar a Madrid al general Armada. Como fuera y donde fuera. Aunque tuviera que dejar de una forma muy poco conveniente para su curriculum profesional el mando operativo de una de las escasas divisiones del Ejército español. Tanto llegó a involucrarse el monarca en este tema que sus continuas recomendaciones y recordatorios causaron cierto malestar en el jefe del Ejecutivo centrista y no digamos en su fiel Rodríguez Sahagún (“Pelopincho” para los militares) que nunca llegaron a comprender el desmedido afán del monarca por volver a tener a su vera al antiguo secretario general de su Casa.
sumario.jpg
Este malestar de Suárez en relación con el destino de Armada a Madrid alcanzó su climax en el despacho que tuvo el presidente del Gobierno con el rey el 22 de enero de 1981, fecha en la que la dimisión del primero, por necesidades del guión de la famosa “Solución Armada” y por las continuas presiones de los generales franquistas, estaba ya decidida. Don Juan Carlos comenzó el despacho interesándose una vez más por el destino de su antiguo subordinado a Madrid. El JEME, general Gabeiras, había hablado ya repetidas veces sobre el asunto con el ministro, quien se había resistido siempre prudentemente a tomar cualquier medida en ese sentido. ¿Qué papel y de que carácter está previsto desempeñe Armada en Madrid para que tenga que abandonar precipitadamente un alto mando operativo en Lérida? ¿Por qué esa insistencia del general Gabeiras, siguiendo perceptibles recomendaciones de La Zarzuela, para hacer efectivo el cambio cuanto antes? se habían preguntado una y otra vez los máximos mandatarios de la defensa de este país.
Adolfo Suárez hace ver a don Juan Carlos que el cambio de destino a Madrid del general Armada puede ser prematuro en esos momentos. Ni la Jefatura de Artillería ni la Segunda Jefatura del Estado Mayor del Ejército, únicas vacantes que podría cubrir, son puestos con la relevancia necesaria para él, aunque el segundo de ellos sea importante desde el punto de vista de las relaciones políticas y sociales. Convendría esperar su ascenso a teniente general y destinarlo después a un cargo acorde con sus cualidades y conocimientos profesionales. El rey, con evidente malestar, se muestra en desacuerdo con el presidente y hace patente una vez más su deseo de que el general Armada se incorpore cuanto antes a un destino en la capital de España. Malhumorado cambia de tercio en la conversación…
En este asunto, aparentemente baladí, del destino del general Armada a Madrid se encierran algunas claves importantes para entender mejor todo lo que ocurriría después en la tarde/noche del 23-F. El interesado ha contribuido con sus manifestaciones (y contradicciones) a que mucha gente (y sobre todo los investigadores de aquél evento) hayamos prestado especial atención a un asunto que, de entrada, no revestiría trascendencia alguna: el cambio de destino profesional de un militar, por muy general que sea y por muy importantes que hayan sido sus cometidos anteriores. A no ser, claro está, que este cambio de guarnición del militar en cuestión fuera determinante para el éxito o el fracaso de una operación político-militar de altos vuelos que podría suponer, caso de concretarse, un auténtico revulsivo político nacional y llevar al susodicho militar nada menos que a la presidencia de un nuevo Gobierno de salvación nacional o de concentración (o de ambas cosas).
El caso es que con reticencias o sin ellas por parte del presidente Suárez y su ministro Rodríguez Sahagún, el general Armada se incorporó a su nuevo destino en Madrid, en el palacio de Buenavista, sede del Estado Mayor del Ejército, el 12 de febrero de 1981, once días antes de que el teniente coronel Tejero, con su alocado protagonismo, abortara en pocos minutos y de manera fulminante la famosa Solución política que llevaba el nombre de su jefe. ¿Qué impulsó al rey Juan Carlos a recomendar una y otra vez el destino urgente de Armada a Madrid? ¿Para qué lo quería tan cerca si continuamente se estaba entrevistando con él o llamándole por teléfono?

Durante el 23-F.-

Cuarto.- A las 18,40 horas del 23-F, escasos minutos después de que, como millones de españoles, se enterara del asalto al Congreso de los Diputados protagonizado por Tejero y todavía con la sorpresa y el estupor pegados a su mente puesto que lo ocurrido en la Carrera de San Jerónimo de Madrid se había salido totalmente del guión preestablecido e iba a condicionar (prácticamente a arruinar) la posterior consecución del proyecto político-militar que llevaba su nombre, el general Armada llama por teléfono al rey para, según el propio monarca que así se lo comunica a Sabino Fernández Campo cuando este le sorprende conversando con su antiguo colaborador, pedir su autorización para trasladarse a palacio a “explicarle lo ocurrido en el Congreso y buscar soluciones ante la grave situación creada”. Juan Carlos, después de un cambio de impresiones con Sabino, le deniega esa autorización y le ordena permanezca en el Estado Mayor del Ejército a las órdenes del general Gabeiras.
nota-manuscrita-de-pardo-zancada-1
Órdenes de la Unidades que asaltaron el Congreso.-
Esta sorprendente actuación de Armada habla por sí sola. Con esta llamada telefónica el general descubre nítidamente quien es el jefe supremo, la autoridad máxima, el responsable último de todo el operativo puesto en marcha minutos antes en el magno edificio de la Carrera de San Jerónimo de Madrid, el personaje en beneficio del cual todos los implicados en el mismo trabajan: el rey Juan Carlos.
Porque si el rey no hubiera sido el jefe de Armada, si el general no hubiera tenido por encima de él la autoridad suprema del monarca y hubiera sido él y solo él (como muchos han sostenido desde entonces, incluidos el tribunal de Campamento y el propio rey Juan Carlos I) el cerebro, el jefe, el cabecilla máximo de la operación ¿A qué venía llamar al rey? ¿Qué tenía que explicarle en La Zarzuela si su señor era ajeno a todo y esa explicación, caso de producirse, le hubiera supuesto una confesión de culpabilidad y, en consecuencia, el pasaporte para ingresar de inmediato en la prisión militar de Alcalá de Henares?
¿Es que Armada se había vuelto loco de remate? ¿Se puede asumir, además, sin caer en el absurdo, que el líder de un golpe militar en ejecución llame por teléfono al jefe del Estado contra el que teóricamente está actuando para poder acudir a su palacio a explicarle lo que está pasando y tratar de buscar soluciones juntos ante un tropiezo inicial en el operativo? Ridículo de verdad. Salvo, claro está, que dicho jefe de Estado esté al tanto de los planes del cabecilla golpista, los haya autorizado con anterioridad y vaya a ser él el beneficiado máximo de la asonada al conjurar con ella una maniobra involucionista en proyecto mucho más devastadora y cruenta contra su persona y contra su régimen político.
1385932363_363651_1385933068_album_normal
Si Armada, en un momento especialmente duro para él, de confusión y duda ante la desastrosa actuación de Tejero que trastoca sus planes, llama directamente al rey y quiere verle y explicarle lo ocurrido, la única razón plausible y lógica para cualquier investigador escrupuloso de los hechos no puede ser otra que la siguiente: El antiguo secretario general de la Casa del Rey se cree en la obligación de excusarse ante él, de explicarse ante su señor, ante su jefe, por la actuación inconveniente de uno de los principales ejecutores del plan previsto entre ambos; actuación que puede arruinar todo el proceso político-militar tan arduamente planificado. Si no es así no puede comprenderse la actuación de Armada. Que, evidentemente, cometió algunos importantes errores tanto en el propio 23-F como en las semanas y meses anteriores al mismo, pero que nunca dio señales de estar loco, más bien todo lo contrario. Uno de esos graves errores cometidos, no obstante, le costaría caro, le llevaría directamente a la cárcel, a la ruina de su carrera, a la enfermedad y al abandono de muchos: no supo darse cuenta, él que siempre supo manejarse tan bien por palacios y despachos, de que los reyes (todos los poderosos en general pero especialmente los representantes de esa casta plurinacional en vías de extinción) no admiten, no pueden consentir fracasos en sus subordinados y validos cuando se trata de subterráneas maniobras palaciegas u oscuras reconducciones políticas al margen de leyes y Constituciones. Cuando un caso de esos se da, el torpe ayudante regio es inmediatamente sustituido por otro, leal e inteligente, que enderece enseguida el entuerto causado por su antecesor y luego consiga, con efectividad y discreción, el objetivo marcado y ambicionado por su señor.
aaaageneral-armada-su-llegada-congreso.jpg
El General Armada hace su entrada triunfante en el Congreso suiguiendo intrucciones del Elefante Blanco.-
Quinto.- La respuesta del monarca a la pretensión de Armada de acudir a palacio a darle explicaciones sobre el asunto Tejero es asimismo sorprendente, sobre todo en una primera lectura, aunque a poco que reflexionemos sobre ella resulta muy clarificadora. A esa hora de la tarde del 23 de febrero de 1981 (18:40) nada ha trascendido todavía al país sobre la presunta responsabilidad del antiguo secretario general de la Casa del rey, marqués de Santa Cruz de Rivadulla y general de División, señor Armada y Comyn, en los hechos que contra la legalidad democrática han empezado a desarrollarse, primero en Madrid y luego en Valencia. El general Armada sigue siendo en esos duros momentos un hombre de plena confianza regia, que goza de un gran predicamento profesional y personal en amplios sectores políticos y militares, que ha sido trasladado por el monarca a Madrid (a la Segunda Jefatura del Estado Mayor del Ejército) para, según determinados medios de comunicación y bastantes expertos y comentaristas militares, tenerlo cerca de él en unos momentos especialmente delicados de la vida nacional, ya que es proverbial la amistad y la consideración entre ambos.
Entonces, si nada ha trascendido a la opinión pública a esa hora de la tarde del 23-F sobre presuntas responsabilidades de Armada en los hechos que empezaron a desarrollarse en el Congreso a las 18,23 horas y si, como siempre ha sido aceptado por la práctica totalidad de analistas e investigadores de ese funesto evento (La Zarzuela y el Tribunal militar de Campamento, incluidos), el rey no sabía nada de las andanzas político-militares de su subordinado y amigo ¿por qué no lo recibe en palacio como lo había venido haciendo en las semanas y meses anteriores? No existía ninguna razón objetiva para no hacerlo puesto que la figura de Armada seguía siendo en aquellos momentos de gran nivel, de gran prestigio, de reconocida solvencia, de profunda lealtad a la corona… y podía ser, además, de gran ayuda para su señor, el rey Juan Carlos, de cara a resolver el arduo problema nacional que se había suscitado con la entrada de Tejero en el Congreso de los Diputados y la posterior salida de los tanques de Milans en Valencia.
Sin embargo, el rey no le autoriza a personarse en La Zarzuela y le cuelga de facto, con su negativa, el sambenito de persona “non grata” en palacio. Esta extraña decisión de don Juan Carlos de abandonar a su antiguo subordinado y amigo, con el que llevaba meses despachando casi a diario, y del que se decía en casi todos los medios de comunicación y mentideros de Madrid que era el elegido del monarca para ser presidente de un hipotético Gobierno de concentración/salvación nacional si las cosas seguían poniéndose feas en este país (la famosa “Solución Armada”), solo puede comprenderse desde el conocimiento del rey de la responsabilidad de Armada en los hechos que se estaban sucediendo en Madrid y Valencia y de su ferviente deseo de dejar a la corona al abrigo de cualquier sospecha.
Pero es que, además, esta sorprendente reacción del rey Juan Carlos negándole el pan y la sal al hasta entonces fiel colaborador, presenta una segunda lectura tan interesante como la anterior. Si el rey, como acabo de apuntar en el párrafo anterior, sí sabía de la responsabilidad del general en los hechos, la decisión de no recibirle y dejarle al margen de los acontecimientos (el rey se encierra con Sabino después de un episodio personal de desfonde, depresión y nerviosismo del que es testigo su propia esposa y sus allegados) no es precisamente brillante y apropiada para la pronta resolución de la crisis desatada por Tejero… si es que en La Zarzuela se quería en esos momentos que el secuestro del Gobierno de la nación y los señores diputados quedara resuelto cuanto antes, que esa es otra cuestión sobre la que volveremos enseguida.
2
“El New York Time, estima la fortuna del Monarca en 1.790 millones… ¿Cómo es posible…?
Otros la elevan a cerca de 33.000 millones (denuncias del Espia del Cesid Ramón Arnau y Catedrático Roberto Centeno) fruto  de sus intermediaciones del petróleo y armas”.
Y digo que no fue ni brillante ni apropiada pues si el rey (como acabo de plantear) sabía de la autoridad de Armada sobre los golpistas, lo procedente para la pronta resolución de la crisis hubiera sido utilizar esa autoridad o liderazgo para, desde La Zarzuela, ordenar a Tejero a través de Armada su inmediata salida del Congreso. Orden que el teniente coronel de la Guardia Civil habría obedecido de inmediato si hubiera procedido de palacio. No se olvide que tanto los guardias civiles de Tejero como los soldados de la Acorazada que ocuparon Prado del Rey como los tanquistas de Milans iban dando vivas al rey, y sus oficiales, el propio Tejero (nada más llegar al Congreso manifestó públicamente que él estaba a las órdenes del rey y del capitán general de Valencia) y el general Milans del Bosch dijeron desde el principio que estaban a las órdenes del monarca por el bien de España. La cosa se hubiera resuelto en cuestión de minutos si Juan Carlos hubiera llamado a Armada a La Zarzuela y le hubiera pedido que desde allí (bien directamente o a través de Milans que era el jefe operativo) ordenara la salida de Tejero del Congreso y el regreso de los efectivos de la División Brunete a sus cuarteles. Igual que hizo luego personalmente con el capitán general de Valencia, Milans del Bosch, para que retirara sus carros de combate y el decreto por el que asumía todos los poderes en su región Militar. Al que curiosamente, sin embargo, nunca le pidió que diera orden a su subordinado Tejero de abandonar la sede de la soberanía nacional, que tenía ocupada, dejando libres a los señores diputados y miembros del Gobierno que se encontraban en su interior. Cuestión de prioridades, sin duda.
Entonces ¿por qué el rey ningunea a Armada y permite que el secuestro del Congreso se alargue innecesariamente y amenace con extenderse y pudrirse?
Pues porque en La Zarzuela se trabajaba ya con otros parámetros. El peligro real para la corona no estaba en los “golpistas” del Congreso ni en los de Valencia, cuyos dirigentes obedecerían ciegamente (como así fue en el caso de Valencia cuando el rey le dio la taxativa orden a Milans) cualquier indicación del rey. El peligro real para la corona y, por ende, para el sistema democrático español (pero este último en una segunda prioridad para el gabinete de crisis dirigido por Sabino Fernández Campo) lo representaba el golpe duro, a la turca, que, en fase de preparación desde septiembre de 1980, podía desencadenarse en cualquier momento. Y que siempre había sido, desde que los servicios secretos militares alertaron sobre el mismo a Armada y al rey, la razón última de tanta entrevista Juan Carlos-Armada, del lanzamiento de la Solución político-militar que llevaba el nombre del segundo, de las “negociaciones” de su titular con Milans para atraerlo a la misma, del aparcamiento de la primera Solución Armada (la pacífica y pseudoconstitucional) debido a la negativa de los capitanes generales a aceptarla en su inicial planteamiento, y de la planificación y desencadenamiento de la segunda Solución Armada (Solución Milans, más bien) que contemplaba ya el asalto de Tejero al Congreso como un revulsivo nacional (con vacío de poder incluido) que propiciara el desmantelamiento traumático del golpe duro de mayo y la asunción de sus dos más altos dirigentes a la cúspide del Gobierno y de las Fuerzas Armadas.
denuncia-a-la-princesa-600
A eso (a desmontar el golpe duro de los capitanes generales franquistas: Merry Gordon, Campano, De la Torre, Elícegui, Martínez Posse…) se dedicarían con prioridad absoluta el rey y su flamante gabinete de crisis, liderado por don Sabino. De ahí saldría ese espantoso vacío de poder constitucional de siete horas que puso al país al borde de un ataque de nervios. Lo del Congreso no es que no preocupara (repito que si se hubiera querido se podría haber resuelto en cuestión de minutos con una simple llamada del monarca, igual que ocurrió en Valencia) es que venía incluso muy bien para crear las condiciones idóneas para resolver de una vez por todas el grave problema que de verdad amenazaba a la corona y a la democracia: el golpe franquista en preparación que, todavía sin cerrar y con sus generales cogidos en falso, debía ser neutralizado aprovechando los poderes extraordinarios adquiridos por el monarca (inconstitucionales en principio) al permanecer secuestrados el Gobierno legítimo de la nación y todos los diputados.
La verdad sobre la monarquia peq.jpg
En efecto, el rey en esas dramáticas horas (desde las 18,23 hasta las 01,10) ejercerá de presidente de facto de un Gobierno inexistente de Subsecretarios y Secretarios de Estado, liderado en teoría por Francisco Laína, con todos los poderes en su mano. Sin decretar estado de excepción o de sitio alguno (decisión que debía haber recaído en el Gobierno por muy provisional que fuera) don Juan Carlos, aprovechándose del secuestro del Gobierno constitucional de la nación que él podía haber resuelto de inmediato si hubiera querido a través de Armada o Milans, mueve todos los hilos del poder (JUJEM, servicios secretos, Gobierno provisional…etc) para lograr, tras unas dramáticas negociaciones, lo que a él le interesa sobremanera: que los capitanes generales del golpe duro (prácticamente todas las autoridades regionales, el 80% del Ejército operativo) vuelvan al redil de la sumisión y la obediencia. Pero a su persona, ojo, (Antonio, Angel, Pedro… ¿estás conmigo? será la angustiosa fórmula inicial en las llamadas del rey a los generales franquistas) no a la autoridad democrática del Gobierno legítimamente elegido por el pueblo soberano al que, en todo este sainete real, le tocará hacer el triste papel de comparsa, de mudo, de humillado, de “secuestrado de piedra”…A manos de unos hombres armados que, para evitar desde el principio cualquier duda sobre quien los mandaba (los dos generales más monárquicos del país) entraron en el sagrado recinto de la soberanía nacional dando sonoros vivas al rey… y a la patria en peligro.
img_11761.jpg
img_5858
No obstante, a don Juan Carlos la tarea no le resulta fácil. Algunos capitanes generales ni siquiera se ponen al teléfono. Otros retrasan horas y horas la conversación con el rey. Hablan entre ellos. Los más radicales (Baleares, La Coruña, Zaragoza…) están dispuestos a sacar las tropas a la calle y decretar el estado de guerra. Pero la falta de preparación (el golpe estaba perfectamente planificado pero no se habían distribuido todavía las órdenes operativas y las logísticas), la sorpresa de lo de Tejero, la llamada del rey investido de todos los poderes y con su persona crecida por los acontecimientos, y la indecisión de Milans que, captado por Armada para la causa del rey, no se atreve a capitanear el nuevo golpe en preparación, precipita al aborto traumático del golpe de mayo.
Una vez que el rey, con la inestimable ayuda de Sabino, esté seguro del acatamiento de los capitanes generales habrá llegado la hora de desactivar el simulacro, el falso golpe del 23-F, la maniobra palaciega planificada por Armada para salvar la corona de su señor. Que luego, así es la vida, le acusará de traición igual que a Milans. Sabino, el nuevo valido real, a través del Ayudante del rey, Muñoz Grandes, y del coronel Gómez de Salazar, negocia (más bien ordena a Tejero) su salida del Congreso a través del llamado “pacto del capó”. El teniente coronel de la Guardia Civil, que no había sido informado de casi nada y que ya había protagonizado un rifirrafe con un Armada fuera de juego, se pliega rápidamente a las exigencias de La Zarzuela. Es evidente que Sabino podía haber dado esa orden de desalojo del Congreso a las siete o a las ocho de la tarde pero a esas horas el gabinete de crisis y el rey Juan Carlos estaban muy ocupados realizando la tarea que de verdad les preocupaba. Y para finalizar la cual con éxito no dudarían un solo instante en sacrificar a los dos generales más monárquicos y fieles (e ingenuos, por supuesto) que nunca ha tenido ni tendrá a su servicio monarca alguno.
Sexto. – El rey tarda siete horas en hablar al pueblo español para descalificar y oponerse al “golpe” que acaba de estallar con el asalto de Tejero al Congreso de los diputados. Lo podía haber hecho en cuestión de minutos a través de la radio mediante comunicación telefónica desde palacio. Sin embargo, no lo hace, pide unos equipos de grabación a Prado del Rey (que los oficiales golpistas que ocupan esas instalaciones le envían sin ningún problema) y pierde horas y horas en preparar una comparecencia por televisión que finalmente es emitida sobre las 01,13 horas del 24 de febrero, cuando la crisis política e institucional del país ha sido por fin resuelta y los capitanes generales de las distintas regiones militares han prometido fidelidad al monarca. ¿Por qué Juan Carlos no se define públicamente sobre la intentona golpista hasta pasadas siete horas del comienzo de la misma? Ya han sido expuestas en el presente trabajo algunas razones que justificarían tamaño retraso pero estoy seguro de que los ciudadanos de este país querrían oír algún día de labios del rey la principal, la suya, la que ha permanecido en la más absoluta de las oscuridades estos veinticinco años.
Séptimo.- Los presuntos golpistas del 23-F, como es norma en cualquier golpe de Estado que se precie, no ocuparon (ni intentaron ocupar) el palacio de La Zarzuela, sede oficial del jefe del Estado. No interrumpieron tampoco sus comunicaciones dejando al rey libre y perfectamente enlazado con todos los poderes del Estado. Incluso la relación telefónica de palacio con el Congreso de los Diputados, donde Tejero se había hecho fuerte, y el ministerio del Interior, sede del Gobierno interino, fueron siempre fluidas y satisfactorias. Este anómalo proceder de los dirigentes de la intentona casa perfectamente con sus insistentes declaraciones públicas, durante y después del operativo, en el sentido de que el rey avalaba la misma por el bien de España. Y la lógica efectivamente nos lleva en esa dirección (en la del respaldo regio, lo del bien de España ya es otra cuestión muy discutible) pues pensar otra cosa, a día de hoy, nos llevaría al absurdo de creer que los altos mandos militares que planificaron el 23-F (profesionales de Estado Mayor de tanto prestigio como Armada y Milans) eran tontos de capirote y se olvidaron de incomunicar al jefe del Estado contra el que iban actuar; medida ésta que jamás dejaría de tomar el más humilde e irreflexivo de los golpistas caribeños y africanos. O peor aún, que sin olvidarse para nada de semejante premisa golpista (que conocen todos, absolutamente todos, los cadetes de todos los Ejércitos del mundo) decidieron dejarlo libre para que así fuera capaz de oponerse mejor y luchar con más efectividad contra el golpe que ellos protagonizaban. Con lo que ellos fracasarían estrepitosamente y acabarían con sus huesos en la cárcel durante treinta años… Atípico golpe de Estado este del 23-F. “Made in Spain”.
Octavo.- Y sigamos con las excentricidades de tan atípico golpe militar. Los carros de combate de Milans salieron a las calles de Valencia totalmente desarmados (sólo con escasa munición de armas ligeras para la defensa de las tripulaciones) y con órdenes rigurosas de respetar el entorno urbano para evitar accidentes entre la población civil. Consigna esta última que cumplieron escrupulosamente (los pesados tanques de cincuenta toneladas se paraban educadamente ante los semáforos en rojo) hasta el punto que nunca se tuvo noticia del más pequeño incidente de circulación o de cualquier otro tipo a cargo de estas unidades.
1466908
Esta actuación del capitán general de Valencia y las órdenes reservadas impartidas a sus unidades operativas en el sentido de evitar la violencia a cualquier precio indican claramente que (parafernalia castrense aparte con bando incluido) aquello en lo que se había embarcado el general Milans no era en sí un verdadero golpe militar contra el sistema (que hubiera discurrido evidentemente por otros derroteros mucho menos educados y mucho más sangrientos) sino más bien un simulacro, una puesta en escena, un “teatrillo” castrense pactado con Armada para crear las condiciones adecuadas y necesarias para hacer viable la “Solución Armada”. O como declararía años después a este investigador desde la prisión militar de Alcalá de Henares el anciano militar: “…se trataba de escenificar una situación política especial, limitada en el tiempo, en provecho de España y la Corona”.
Como por otra parte quedaría fehacientemente demostrado a lo largo de la tarde/noche del 23 de febrero de 1981 cuando, superadas la sorpresa inicial y el malestar que le causaron el cambio de planes de La Zarzuela y las peticiones personales del rey para que echara marcha atrás, el general Milans cumpliría las nuevas órdenes del monarca quedando con ello en una situación personal y profesional harto difícil.
advertencia.png
Enero de 2017.- Habla una amante del Rey acerca de que el Rey sabía lo qiba a pasar.-
No cabe duda de que allá por donde lo miremos el famoso golpe del 23-F es atípico, irreal: ahí tenemos a la máxima autoridad militar de los “insurgentes”, el teniente general Milans del Bosch, charlando amigable y respetuosamente repetidas veces con el jefe del Estado contra el que teóricamente estaba actuando y obedeciendo a continuación sus órdenes para poner fin a la asonada. En España es que no somos serios ni cuando se trata de golpes militares. ¿Pero es que los golpistas, en alguna parte del mundo, reciben órdenes de alguien que no sea su jefe natural? ¿Pero es que un jefe golpista, en alguna parte del mundo, recibe una llamada del jefe del Estado en el que está actuando ilegalmente, llamándole por su nombre de pila y ordenándole que retire sus tanques y se meta el bando de declaración del estado de guerra por donde le quepa? ¿Pero es que un líder golpista, en el caso de recibir tan absurda llamada, iba a obedecer sin más la orden de retirar sus tropas para darse por fracasado antes de disparar un tiro y pasarse el resto de su vida en prisión o sólo unos segundos ante el pelotón de ejecución? ¿No es lícito pues que cualquier mortal más o menos instruido piense (incluido los nacidos en esta bendita piel de toro ibérica a los que siempre les dan todo pensado y repensado cuando se trata de estas cosas) que, en el caso de que esa sorprendente relación telefónica entre el jefe de un Estado y el jefe de los golpistas se diese realmente, alguna extraña dependencia debería existir entre ellos? Y no digamos nada si el jefe de ese hipotético Estado resulta ser un rey, por muy constitucional que sea, y el cabecilla golpista un general muy amigo del anterior y monárquico hasta el tuétano.
Noveno.- Los golpes militares no se inician jamás a las seis de la tarde; las fuerzas que intervienen en un golpe militar nunca dan vivas al jefe del Estado contra el que atentan en el curso de su ilegal operativo; los tanques que utilizan las Unidades rebeldes comprometidas en un golpe militar llevan siempre sus “santabárbaras” a tope de munición y sus tripulaciones armadas hasta los dientes; el primer objetivo de los rebeldes en un golpe militar es siempre, siempre, el palacio o residencia oficial del jefe del Estado; los presuntos golpistas en una acción militar contra el Estado nunca, nunca, dejan al jefe del mismo libre en su palacio y con todas sus comunicaciones con el exterior abiertas para que pueda reaccionar cómodamente contra sus enemigos; los dirigentes de un golpe militar no suelen ser tan estúpidos como para llamar por teléfono a la suprema autoridad de la nación, contra la que están actuando, para tratar de explicarle sus movimientos futuros y, menos todavía, para obedecer sin rechistar sus órdenes; los primeros movimientos de carros de combate en un golpe militar se dan siempre en la capital de la nación y no en la de una provincia periférica situada a más de trescientos kilómetros de distancia; los blindados rebeldes nunca, nunca, salvo que el “general” Gila ordene lo contrario, respetan los semáforos y las reglas de circulación, todo lo contrario, intentan por todos los medios alcanzar cuanto antes sus objetivos (palacio real o presidencial, palacio de Justicia, centrales telefónicas, emisoras de radio, de televisión, Banco Central…etc, etc) importándoles un comino los accidentes o bajas entre la población civil; y, por último, es absolutamente improbable que en un golpe militar el líder de los golpistas lleve en el bolsillo de su uniforme una lista de su futuro Gobierno (para hacerla pública si triunfa la asonada) formado curiosamente no por militares o civiles golpistas de su entorno sino por políticos pertenecientes a partidos del propio sistema contra el que está actuando ilegalmente.
img_16119
Todo esto es de sentido común y exactamente lo contrario a lo ocurrido aquí, en nuestro archifamoso 23-F. Que desde luego no fue un verdadero golpe militar, ni una “intentona involucionista a cargo de unos cuantos militares y guardias civiles nostálgicos del anterior régimen” según la tesis oficial de estos últimos veinticinco años, ni el pronunciamiento clásico de un Ejército como el franquista deseoso de parar “manu militari” el proceso político democrático en marcha (ese órdago antisistema estaba previsto para unos meses después), ni siquiera la maniobra despreciable de unos cuantos militares monárquicos que, queriendo medrar y promocionarse, traicionaron a su señor y utilizaron su nombre en vano. No, no fue nada de eso, aunque se nutriera en última instancia de personas, medios e ideas cercanas a alguno de estos planteamientos. A quien esto escribe, historiador militar inasequible al desaliento, le ha costado más de veinte años y miles de horas de trabajo y estudio llegar a desentrañar la mayor parte de este misterio político-militar español de finales del siglo XX. Y quiere, por supuesto, que sus conciudadanos, los españoles en general y la historia de este país lo conozcan también. En esas estamos…

Posteriores al 23-F.-

Décimo.- Armada solicita al rey (como ya he expresado al hablar de las numerosas entrevistas habidas entre ambos en los tres meses anteriores al 23-F) autorización para usar en su defensa lo tratado con él en la reunión secreta del 13 de febrero de 1981 en La Zarzuela, diez días antes del “intento involucionista”. El rey se lo deniega. Esta prohibición del monarca habla por sí sola. ¿Qué temía Juan Carlos de las declaraciones que pudiera efectuar su antiguo subordinado en relación con el 23-F? Si no estaba relacionado con ese desgraciado evento, ni sabía nada del mismo, lógicamente ese asunto no se habría tratado en la famosa reunión de La Zarzuela y no podía constituir ningún peligro para la corona el que saliera a la luz pública lo comentado en un encuentro privado e intrascendente.
Y todavía resulta más sorprendente, en este tema de la negativa regia a que Armada diera publicidad a lo tratado con su señor el 13 de febrero, el hecho de que el general le obedeciera y se callara como un muerto ante el tribunal que lo juzgó arriesgándose así a una fortísima pena. Si efectivamente Armada había traicionado al rey y había sido un desleal al organizar un golpe de Estado a espaldas del monarca (como ha reconocido la doctrina oficial todos estos años y el propio Juan Carlos no se ha cortado un pelo en propalar)
¿qué razones tenía para obedecerle después cuando ya había sido desenmascarado por su señor y se exponía a una larguísima condena de treinta años de cárcel? ¿Por qué renunciar a defenderse con lo que él presuponía (en caso contrario no se lo hubiera pedido al rey) podía ayudarle a rebajar o incluso anular tan grave pena?
Ciertamente resulta patética la figura de este hombre (Armada), tachado de traidor por su señor y arrojado a los pies de los caballos y que, sin embargo, le obedece y se sacrifica por él aún a costa de dar con sus huesos en la cárcel por muchos años; aunque apenas un lustro después, todo hay que decirlo, fuera excarcelado subrepticiamente debido a la profunda depresión que padecía, alojado todo un año con su familia en plan “VIP” en el hospital militar “Gómez Ulla” y posteriormente indultado.
          indicef18_646917_0x0_izda
¿Qué clase de traidor y desleal fue en realidad este Armada que se sacrifica por su rey, se convierte en un cabeza de turco de manual, y negocia a continuación su silencio perpetuo por el plato de lentejas de un retiro placentero lejos de la prisión militar? ¿No estaremos más bien ante la figura histórica del valido que, obedeciendo las órdenes de su señor, se mete en un “jardín” político-militar-institucional y después, ante el fracaso de la operación palaciega, es sacrificado y lanzado a las tinieblas por el bien del Estado y de la Institución?
alfonso-armada-644x362
Todo apunta efectivamente, veinticinco años después de aquellos acontecimientos, a que fue así. Y el propio interesado, cuando aún no había cerrado el pacto de silencio con La Zarzuela y permanecía sólo, abandonado y al borde de la muerte en la prisión de Alcalá de Henares, lo transmitió una y otra vez a las escasas personas que, por necesidades de su trabajo, por solidaridad y altruismo, estuvieron a su lado en aquellos tristes momentos de su vida. Algunas de estas personas todavía están vivas y que yo sepa no se han quedado mudas como el otrora poderoso (y ahora pobre cultivador de camelias) marqués de Santa Cruz de Rivadulla y general de División del Ejército español, don Alfonso Armada y Comyn.
2013120210251016674.jpg
Undécimo.- El rey Juan Carlos llama traidor al general Armada a través de José Luis de Vilallonga en el libro biográfico “El Rey”, publicado en Francia. Sin embargo, en la edición española del mismo no figura ese pasaje. Resulta extraña esa mutilación del texto original en un libro de amplísima difusión nacional y que le podía haber servido al monarca para ratificar ante los españoles, con pelos y señales, la incuestionable deslealtad de uno de sus más fieles colaboradores.
Sin embargo, no lo hace. ¿Por qué en Francia sí y en España no? ¿Pesaría en el ánimo de don Juan Carlos aquello tan arcaico de la inmadurez del pueblo español? ¿O tal vez aquello otro tan arcaico también de que en casa de uno hay cosas que mejor es “no meneallas”?
Duodécimo.- Siempre ha resultado muy extraño en esta oscura y rocambolesca “intentona golpista” del 23-F que fueran los dos generales más monárquicos del país (de gran prestigio los dos, por otra parte) los que se levantaran en armas contra el régimen político representado por su amo y señor, el rey de España, al que ambos profesaban un respeto y una consideración fuera de cualquier duda. Para estos dos militares, uno procedente de la nobleza y dedicado durante muchos años al servicio de don Juan Carlos, y el otro de familia entroncada en la élite castrense más monárquica, el rey era un bien en sí mismo, una especie de patrimonio nacional al que había que preservar de cualquier peligro y al que había que darle todo sin que importara sacrificio personal alguno.
Y efectivamente cada uno de ellos, en sus respectivos círculos profesionales, trabajaron sin desmayo durante años para que la monarquía recién “reinstaurada” por el dictador Franco echara raíces en una España convulsa a la que le costaba encontrar su camino. Uno de ellos, el de más peso militar, el teniente general Milans del Bosch, incluso llegó a enfrentarse (desmarcándose finalmente de su proyecto) al grupo de generales franquistas que, tachándole de traidor al generalísimo, querían la inmediata caída del rey Juan Carlos. El otro, el general Armada, convirtiéndose en el fiel servidor palaciego del monarca, en su confidente, en su ayudante, en su asesor personal, en el secretario general de su Casa.
Resulta increíble, por imposible, que estos dos altos militares monárquicos se pusieran de acuerdo para conspirar en secreto contra el Estado al margen de su amo y señor, poniendo así en peligro una Institución que para ellos era sagrada y por la que estaban dispuestos a arrostrar los mayores sacrificios. Y más increíble resulta todavía (de ciencia/ficción castrense, sin duda) que, después de esa hipotética conspiración, estos dos militares cortesanos se atrevieran a llevar a cabo unos planes político-militares, que necesitaban ineludiblemente del aval de la corona para tener un mínimo de garantías de triunfar, sin el conocimiento y la autorización del rey, por su cuenta y riesgo, capitaneando nada menos que un golpe de Estado que podía hacer saltar todo por los aires, incluida su amada Institución del alma.
img_47763
2C.jpg
Estos dos generales, Armada y Milans, eran (uno todavía lo es) monárquicos viscerales; el primero de ellos, Armada, probablemente también ambicioso; el segundo, Milans, autoritario y temerario, como muchos militares. Pero ninguno de los dos dio muestras jamás, a lo largo de sus dilatadas carreras, de estupidez supina, ingenuidad extrema o idealismo patológico. Además, nunca tuvieron reparo alguno en manifestar ninguno de los dos a todo aquél que quería oírles, salvo en el malhadado juicio militar de Campamento donde reinó un demencial “pacto de silencio” gestionado por los servicios secretos militares y el propio Gobierno de Calvo Sotelo, que ellos siempre fueron fieles al rey, no le traicionaron jamás, no conspiraron a sus espaldas, se limitaron a cumplir órdenes y a trabajar arduamente y con mucho riesgo personal para solucionarle la tremenda papeleta político-castrense que tenía encima de la mesa en aquél terrorífico otoño de 1980. Riesgo que al final se traduciría, como todos sabemos, en una exagerada condena de treinta años de prisión para cada uno de ellos.
Dos cabezas de turco “ad hoc”, evidentemente, para salvar una endiablada encrucijada histórica que podía dar al traste, si emergía la verdad, con la débil transición política emprendida.
Han pasado treinta y seis años y esa verdad, sin embargo, sigue siendo la misma, ha sido investigada a fondo y debe llegar de una vez a todos los españoles y a las páginas de la historia. Ahora ya no peligra el débil entramado de un Estado que en estos años se ha hecho fuerte, democrático y de derecho.

El pueblo soberano tiene derecho a saber toda la verdad sobre el 23-F a través de sus legítimos representantes…

Decimotercero.- El rey, en un programa televisivo especial con motivo del vigésimo quinto aniversario del inicio de la transición democrática, emitido por TVE el día 19 de noviembre de 2000 y titulado “Juan Carlos I, 25 años de reinado”, echó la culpa de su tardanza en salir por televisión para condenar el golpe del 23-F a “un capitán golpista (sic), de Caballería por más señas, que se negó a enviar los equipos necesarios para la grabación desde Prado del Rey”.
3404276_640px
Esta sorprendente afirmación de Juan Carlos, que no se ha prodigado precisamente en declaraciones personales en relación con este turbio asunto, es totalmente falsa ya que las Unidades militares que ocuparon las instalaciones de TVE (como otros objetivos muy limitados de Madrid) lo hicieron precisamente en nombre del monarca, dando vivas a su regia persona y obedeciendo, según sus jefes, órdenes de La Zarzuela. Ninguno de estos mandos se hubiera atrevido, en aquellas circunstancias, a hacer oídos sordos al más mínimo requerimiento del rey. Y el capitán “golpista” en cuestión (capitán Merlo del Regimiento de Caballería Villaviciosa 14) no sólo no puso pegas a la orden transmitida al efecto por el marqués de Móndejar sino que se apresuró a cumplirla con prontitud y eficacia recabando la salida de los equipos (2) al propio director general de la casa, Fernando Castedo.
Como se ve una vez más, seguimos con los sinsentidos, las inexactitudes y las falsedades en este golpe militar “sui generis” del 23-F: los “golpistas” dando vivas al jefe del Estado y enviándole unos equipos de televisión para que pueda dirigirse cómodamente a su pueblo desde su propio palacio y conjurar con ello cuanto antes la ilegal maniobra que ellos mismos protagonizan; éste, el rey, aprovechándose (aunque con evidente retraso por necesidades del guión) de las facilidades que le brindan esos atípicos golpistas y tachándoles después (cuando la corona ya no le baila sobre su cabeza) de eso, de auténticos golpistas y de traidores. ¡Cosas veredes, Sancho!
Decimocuarto.- “Todo lo que hice, lo hice obedeciendo órdenes del rey. Jamás fui desleal con él. Nunca le traicioné. Me he sacrificado siempre por la Corona”. “Fue precisamente el rey el que tras conocer puntualmente los peligros que se cernían sobre España, la democracia y la Corona, me propuso ser presidente de un Gobierno de concentración o unidad nacional a formar con representantes de los principales partidos políticos. Y me encargó que yo personalmente hablara con sus principales dirigentes y buscara el consenso para llevar a buen término el proyecto”.
cortina.jpg
Alusión a la operación OGRO: el Asesinato de Carrero Blanco urdido por los Servicios Españaoles y la CIA, utilizando a ETA de chivo expiatorio.-
Las palabras del monárquico general Armada en la prisión militar de Alcalá de Henares a algunas de las personas que le apoyaron espiritualmente en los últimos meses de soledad son bien elocuentes, si hemos de creer a un hombre acabado, abandonado, enfermo, deprimido, encarcelado…
Cosa que no resulta fácil, la verdad, tratándose de un “militar golpista, ambicioso, desleal y traidor”.
Decimoquinto.- En el juicio militar de Campamento prácticamente todas las personas que declararon (testigos e implicados) manifestaron que los presuntos golpistas creían obedecer órdenes del rey porque, según sus mandos, el monarca estaba al frente de la operación. El propio Tejero, una de las primeras cosas que dijo tras ocupar el Congreso de los Diputados fue que “sólo obedecería órdenes del rey y del capitán general de Valencia, Milans del Bosch”. Y el general Armada no se cansó de repetir, antes, durante y después del evento, que “siempre estuvo a las órdenes del rey”.
Sin embargo, el Tribunal militar dio por sentado que todos mentían o habían sido engañados y que sólo La Zarzuela decía la verdad, que no sabía nada de los manejos de Armada y que éste fue un desleal y un traidor. No se molestó en averiguar nada en esa dirección, en la de la posible culpabilidad del monarca, cuando existía sobre la mesa un dato estremecedor: el rey se había entrevistado 11 veces con Armada (el presunto cabecilla supremo de la intentona) entre diciembre de 1980 y febrero de 1981, las dos últimas escasos días antes del 23-F, concretamente el 13 de febrero (en la reunión reservada en La Zarzuela de la que don Juan Carlos exigió después a su invitado secreto absoluto) y el 17 del mismo mes, seis días antes del asalto de Tejero.
Entonces ¿por qué el Tribunal no investigó la actuación del rey antes y durante el frustrado golpe? ¿Es que el Tribunal no sintió nunca la más mínima curiosidad sobre lo que podrían haber hablado el monarca y el presunto máximo responsable de la asonada en sus frecuentes entrevistas y sobre todo en las dos últimas, a escasas fechas de ponerse en marcha el operativo golpista? ¿Por qué se dio por demostrado que La Zarzuela no sabía nada del mismo?
Porque resultaba chocante ya entonces (y no digamos ahora) que el rey no supiera nada de lo de Armada (sus planes político-militares se publicaron hasta en los periódicos y los servicios secretos castrenses ofrecieron suculentos resúmenes periódicos del estado operativo de los mismos a los mandos de las Fuerzas Armadas, incluidas las dos entrevistas de Armada con Milans en Valencia) y se siguiera entrevistando una y otra vez con él en el más absoluto de los secretos.
Y más chocante y extraño resulta todavía que habiendo declarado muchos testigos e implicados, bajo juramento, que todos ellos habían sido informados por sus mandos naturales (en el Ejército se suele respetar y creer al que ejerce el mando, sino aviada iba la Institución) de que el rey dirigía todo, de que la operación se hacía por el bien de la Corona y de España, el Tribunal militar no investigara en esa dirección para llegar al fondo de la verdad.
¿Es que se tenía miedo a esa verdad, a la verdad absoluta? ¿O es que esa verdad se conocía ya de antemano y no se quería que saliera a la luz? ¿Se temía que el país, como estaba en aquellos momentos, no aguantara la revelación de que en la jefatura del Estado podíamos tener a un presunto “rey golpista”?
Decimosexto.- Sin la autorización (tácita o expresa) del rey Juan Carlos jamás se hubiera podido producir (ojo a lo que digo ¡jamás!) el 23-F. Así de claro y así de rotundo. Para que ya nadie pueda alegar en este país que las cosas no se expresan con total claridad y que todavía tiene sus dudas… El rey siempre ha recibido desde su ascenso al trono en 1975, información privilegiada y directa de la cúpula militar (JUJEM), de los servicios secretos militares y en concreto, y desde su creación en 1978, del CESID (Centro Superior de Información de la Defensa), donde él mismo colocó en 1981 a uno de sus hombres de confianza, el general Manglano, que ha permanecido hasta fecha reciente al frente del mismo.
En la actualidad el CESID ha pasado a denominarse, como todos sabemos, CNI (Central Nacional de Inteligencia).
cni.jpg
Por lo tanto, el rey siempre estuvo perfectamente informado, porque todos estos órganos de Inteligencia también lo estaban, de los preparativos de Armada y Milans para llevar a cabo la llamada “Solución Armada”.
Como lo estábamos también muchos altos mandos militares y sus Estados Mayores. Quiere esto decir que, aunque Armada y Milans hubieran sido de verdad unos desleales de antología y se hubieran callado como muertos ante su señor en relación con esos planes (cosa harto difícil sobre todo para el primero dados sus continuos contactos y entrevistas), don Juan Carlos hubiera seguido igualmente al tanto de ellos a través de sus variados y selectos informantes; y, en consecuencia, en disposición de abortarlos en cualquier momento.
cdda4-vef_347950_fotos_cuanto_cuesta_la_monarquia.png
No lo hizo, evidentemente. Y si no lo hizo fue porque no quiso. Y si no quiso fue porque lógicamente y en líneas generales estaba de acuerdo con la operación.
Otra cosa es que le sorprendiera, como nos sorprendió a muchos, la estrafalaria entrada de Tejero en el Congreso y su penosa actuación posterior. Actuación desgraciada que, puestos a analizarla someramente, hundía sus raíces en variadas razones personales y de planificación: el desconocimiento que siempre arrastró el teniente coronel de la Guardia Civil sobre aspectos muy concretos y fundamentales del operativo en el que estaba inmerso; la excesiva libertad operativa que sus mandos le habían otorgado para la ejecución del mismo aunque exigiéndole, es cierto, mínima violencia y ausencia absoluta de bajas; y el efecto perverso que le supuso el llamado “síndrome del golpe de mano”, que conocemos muy bien los militares que hemos protagonizado alguna acción bélica muy arriesgada y espectacular, y que lleva al afectado a no poder metabolizar adecuadamente la inyección de adrenalina que inunda su cuerpo en el momento álgido de la acción, haciéndole cometer errores imperdonables y salidas de guión (o de órdenes) que arruinan la misión.
dibujo.jpg
Misma planificación y argumento que el GAL.-
coronel-diego-camacho-23f-un-golpe-de-estado-en-busca-de-autor-parte-1-49-728.jpg
Otro Golpe de iguales característicaa que pasó desapercibido para la opinión pública española llevado fue cabo en las mismas fecha por Hassan II (padre del actual monarca de Marruecos Mohamed VI. ¿Curioso, no…?
Y en esta peligrosísima ocasión del 23-F, el teniente coronel Tejero, atacado por ese desagradable síndrome operativo, por su reconocida vanidad, por su ancestral antipatía hacia los políticos y por un patológico afán de protagonismo, no sólo arruinaría la maniobra político- militar- institucional planificada por sus superiores (que renegarían enseguida de ella, incluidos los dirigentes de los principales partidos políticos que le habían dado su placet) sino que, además, a título personal, haría el más espantoso de los ridículos en su particular versión del “Comandante Cero” español.

CONCLUSIONES: CARGOS CONTRA EL REY JUAN CARLOS I QUE SE DESPRENDEN DEL ESTUDIO DE LOS HECHOS Y DE LOS INDICIOS RACIONALES DE RESPONSABILIDAD ANTERIORMENTE EXPUESTOS

Del pormenorizado estudio de los hechos relacionados en los apartados anteriores, así como de los abundantes indicios racionales de responsabilidad expuestos y analizados en los mismos, se desprende que don Juan Carlos de Borbón podría haber incurrido en las siguientes responsabilidades:
1ª.- Autorizar la puesta en marcha de una compleja operación político-militar inconstitucional y, por supuesto, ilegal, para cambiar el Gobierno de la nación al margen del deseo de los ciudadanos expresados en la urnas y que básicamente consistía en crear una situación de emergencia nacional ficticia (o por lo menos factible de ser controlada en cualquier momento) a cargo de un pequeño círculo de militares cortesanos para, una vez desatada ésta y creado un peligrosísimo vacío de poder, neutralizarla mediante la instauración en España de un Gobierno de concentración o unidad nacional presidido por un militar de prestigio (el general Armada) que pudiera abordar de inmediato el “golpe de timón” político hacia posturas más radicales y autoritarias, como insistentemente demandaba el ala más derechista del franquismo castrense. Y desmontando así el golpe involucionista (duro o a la turca) que contra la corona y la democracia preparaban los generales con más poder dentro de ese núcleo duro franquista.
2ª.- Una vez desencadenado el atrabiliario “golpe”, alarmado ante la incalificable actuación del teniente coronel Tejero en el asalto al Congreso de los Diputados y aconsejado por sus fieles edecanes palaciegos en el sentido de que no podía asumir unos acontecimientos que podían dañar seriamente a la Institución monárquica, se desmarcó inmediatamente de ella abandonando a su suerte a los dos generales monárquicos que la habían planificado, renegando de ellos y de las acciones que habían emprendido bajo sus órdenes para inmediatamente tratar de neutralizar la peligrosa situación creada en el país. En el curso de esta apresurada reconducción de sus propios planes despreció una y otra vez la autoridad del Gobierno interino de subsecretarios y secretarios de Estado que él mismo había aceptado, tomó decisiones políticas sin refrendo alguno de ese Ejecutivo provisional (y, por ende, sin ningún valor legal), se arrogó poderes que no le correspondían constitucionalmente (actuando de facto como un dictador) y “negoció” directamente con los capitanes generales franquistas la sumisión a su persona y a la Institución que ella representaba mediante promesas de actuación política a cargo de futuros Gobiernos de la nación.
3ª.- Dentro de esas decisiones políticas y tomas de postura personales sin refrendo alguno del Gobierno interino destacan las órdenes y conversaciones directas con el capitán general de Valencia, Milans del Bosch, obviando una y otra vez la autoridad de los responsables interinos del ministerio de Defensa, en orden a que retirara sus tanques y el bando por el que asumía todos los poderes en su Región Militar; así como la orden a la JUJEM, también directa y sin consultarla siquiera con el Ejecutivo provisional, para que controlara toda la estructura operativa de las Fuerzas Armadas a través de la cadena de mando y le informaran a él directamente de la más mínima novedad.
También ordenó, en una actuación que pone de relieve la autoridad que ejercía sobre los presuntos golpistas (que iban dando vivas a su persona y a España), a la Unidad militar que ocupaba las instalaciones de TVE en Prado del Rey (un escuadrón de Caballería del Regimiento Villaviciosa 14) el envió de dos equipos técnicos para grabar un mensaje al pueblo español, que salió al aire a las 01,13 del día 24 de febrero. Sin embargo, no impartió orden alguna ni ejerció personalmente ninguna presión sobre el teniente coronel Tejero para que retirara sus hombres del Congreso y pusiera fin al secuestro del Gobierno legítimo de la nación. Lo que hubiera podido solucionar la grave crisis que asolaba al país en cuestión de minutos puesto que una de las primeras manifestaciones que hizo el citado jefe de la Guardia Civil, después de ocupar la sede de la soberanía nacional, fue que el “sólo obedecería al rey y al general Milans”.
En definitiva, respetando la presunción de inocencia que le corresponde al jefe del Estado como a cualquier otro ciudadano español, si el rey Juan Carlos, como parece desprenderse de los numerosos indicios racionales apuntados, conspiró con los militares de su entorno más íntimo para cambiar el Gobierno legítimo de la nación al margen del pueblo y salvar así su corona desbordando e ignorando una y otra vez sus competencias constitucionales, podría haber incumplido sus obligaciones de “desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las comunidades Autónomas” recogidas en el artículo 61.1 de nuestra Carta Magna, convirtiéndose así de facto en todo un presunto “rey golpista”. Que, efectivamente (eso nadie lo duda) nos salvó a todos los españoles de un “pseudo golpe de Estado” el 23 de febrero de 1981. Del pseudo golpe o más bien “maniobra político-militar-institucional-borbónica” que él mismo había organizado con sus fieles cortesanos militares… Figura ésta, por otra parte (la de rey golpista), que no resulta nada nueva en la reciente historia de nuestro país. Ya Alfonso XIII en su día (1923) autorizó y respaldó un golpe de Estado militar (que en principio le salió bien aunque luego acabara con su reinado) colmando de prebendas y honores al marqués/general que lo protagonizó. En 1981, sin embargo, su nieto, más astuto y con menos remilgos morales, parece ser que supo apearse a tiempo del tigre que cabalgaba enviando a prisión a los dos generales que lideraban su atípica apuesta palaciega, uno de ellos ¡qué casualidad! también marqués. Resulta evidente que esto de los golpes militares, históricamente, les va mucho a los Borbones y, además, que han aprendido con el paso del tiempo y ahora manejan mejor y más expeditivamente a sus militares de cámara.
Alcalá de Henares 14 de febrero de 2017
Fdo: Amadeo Martínez Inglés

j1

memes-7h

BIBLIOGRAFÍA.-

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.